Entre Bits y Chips    Altavoz

Amazon Echo Studio: el buen sonido se paga más caro

Un buen altavoz pesa, tiene un volumen relativamente grande y es más caro. Es una constante que todavía nadie ha cambiado. Ni tampoco Amazon. Es cuestión de física. Por eso el Echo Studio es así: más grande, más pesado y más caro

7 minutos

La última presentación de productos de la gama Alexa de Amazon fue en grupo: un Echo, un Echo Flex, un Dot con reloj y el Studio. Los focos, o mejor dicho, los oídos se los llevó este último. Aunque seguro, segurísimo, el nuevo Echo, el que no tiene apellido, será el que más venda.

Motivos no les faltan a ninguno de los dos. Con respecto a este último, el Echo a secas, une a su precio -99,99 euros- unas prestaciones mejoradas.

Básicamente, han tomado el Echo Plus y le han quitado el módulo de control Zigbee, que le permite manejar cualquier equipo compatible con los protocolos Zigbee sin necesidad de instalar un bridge en el router.

La diferencia entre el Echo del año pasado y el Echo Plus no era sólo este módulo, sino que los altavoces eran sensiblemente mejores. Ese sonido de mayor calidad se ha pasado ahora al Echo. Y se nota. También las terminaciones mejoran y se añaden colores.
La configuración de los altavoces es la misma que el Plus: un woofer (bajos potentes) de tres pulgadas y un tweeter de 0,8 pulgadas. Eso se traduce en un sonido bastante aceptable.

Los micrófonos de largo rango escuchan muy bien a distancias de unos cuatro o cinco metros. Si nos vamos más allá de los siete, hay que subir un poco la voz. La experiencia de manejo es la misma y va evolucionando a medida que los ingenieros de Amazon incorporan nuevas funcionalidades y afinan su sentido del humor -por cierto, cada día muestra un humor más inteligente-.

Por si la privacidad era un tema olvidado, el estudio del Instituto Nacional de Estadística basado en datos suministrados por las operadoras de telefonía móvil la ha vuelto a poner de moda. Así que sí, los nuevos Echo de Amazon mantienen el botón que desconecta los micrófonos. No es que los ponga en modo Mute, es que los desconecta del sistema. Es como si no tuvieran micrófono hasta que no se vuelve a pulsar el botón.

Echo Studio, un altavoz serio

En el interior del Studio se puede apreciar el gran woofer, de 5,25 pulgadas, tres conos de rango medio de dos pulgadas -hacia arriba, derecha e izquierda- y un tweeter de una pulgada hacia el frente. Generan un sonido envolvente y 360 grados certificado por Dolby Atmos.

Los Echo en su conjunto podrían definirse como altavoces inteligentes, así que conviene estar atentos no sólo a lo que son capaces de entendernos y hacer (encender luces, sugerirnos recetas y conducirnos en la elaboración de platos, poner en marcha la cafetera o rutinas de despertar…) sino también a la pura parte de audio. Aquí el rey dentro del ecosistema de Amazon es el Studio.

Es más grande y más pesado, pero también el que rinde mejor sonido. Aquí los 360 grados no se logran porque los altavoces internos estén colocados en horizontal. Al menos, no solo en horizontal, ya que añade tres conos más a los dos que llevan los Echo y Echo Plus. El woofer -colocado en la parte inferior orientado hacia abajo- es en el Studio de 5,25 pulgadas, y en la parte superior, hacia arriba, han colocado un altavoz de rango medio de dos pulgadas. Alrededor del cilindro, otros dos conos de rango medio y dos pulgadas apuntan hacia el lado izquierdo y derecho, respectivamente, mientras que el tweeter -ahora de una pulgada- apunta hacia el frente.

Además, cuenta con la certificación Dolby Atmos y se nota. He estado probando el Studio vinculado con el Fire TV Stick 4K. Y realmente no sabes de dónde procede el sonido. Como los altavoces más avanzados, es capaz de detectar el espacio en el que se encuentra y se autorregula aprovechando los rebotes y minimizando las pérdidas de sonido.

Pesa tres kilos y medio y mide algo más de 20 centímetros de alto por 17,5 de diámetro, es decir, es muy sólido y con peso suficiente para no vibrar. A pesar de eso, si se pone el volumen muy alto, el sonido se empasta.

Es el más caro de los altavoces de Amazon, pero también es el más completo y, en cuanto a calidad como equipo de sonido es el mejor de los Echo. Cuesta 199,99 euros (a saber qué sucede durante el Black Friday) y a sus cualidades musicales suma el hecho de que sí cuenta, como el Plus, con un módulo de control de cosas inteligentes (smart things) compatibles con Zigbee: enchufes, bombillas, termostatos, calefacciones, cerraduras…