I + D    Investigación

Así se podrán escuchar los sonidos del fondo del mar como lo hacen los delfines

Una aplicación basada en la bioacústica, diseñada por la Universidad Politécnica de Catalunya, monitoriza la biodiversidad marina en tiempo real, lo que facilita que los investigadores puedan controlar el equilibrio natural del fondo del océano a través de un smartphone

5 minutos
Las pruebas iniciales de la tecnología se han realizado en la Antártida, en una expedición dirigida por el investigador Michel André
Las pruebas iniciales de la tecnología se han realizado en la Antártida, en una expedición dirigida por el investigador Michel André.

También el océano sufre de contaminación acústica. El ruido generado por la actividad humana altera el equilibrio natural de los organismos marinos que usan el sonido como herramienta principal para explorar su entorno, navegar y buscar su alimento. La bioacústica es una rama de la ciencia que estudia los sonidos emitidos por los animales para mantener las funciones biológicas, esenciales para el desarrollo y la supervivencia de las poblaciones.

Y como es lógico, también analiza los efectos del ruido antropogénico en el equilibrio de los ecosistemas marinos. La contaminación acústica afecta a toda la red alimentaria del océano y el aumento de las actividades humanas responsables de sus efectos es tan alarmante como la falta de recursos para estudiarla y controlarla.

Para facilitar el trabajo de los investigadores del océano, el Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la Universidad Politécnica de Catalunya ha desarrollado una app que se ocupará de monitorizar la biodiversidad de los fondos marinos desde cualquier plataforma móvil. EAR to the WILD, como se conoce esta nueva aplicación, permite observar y analizar los sonidos de los rincones más ocultos del mar empleando tan sólo un smartphone. 

EAR to the WILD permitirá a los seres humanos escuchar y procesar sonidos subacuáticos como si fuéramos delfines. Empleará la red LIDO creada por la UPC hace 15 años y que cuenta con estaciones de escucha fijas en todo el mundo capaces de monitorizar el ruido del océano en tiempo real. Estos observatorios acústicos están equipados con un paquete de software que analiza continuamente el flujo de datos acústicos y produce espectrogramas (visualización de los sonidos grabados en forma de diagramas 3D). 

A partir de ahora EAR to the WILD lleva toda esa red de control bioacústico a los teléfonos inteligentes lo que permite extender su red a océanos remotos, por ejemplo a las zonas polares, donde faltan datos de referencia sobre biodiversidad. Un solo clic en la pantalla registrará automáticamente los sonidos subacuáticos que se analizarán en servidores en la nube (incluida la medición de los niveles de ruido, la identificación automática de especies y las fuentes de sonido artificial) y estarán disponibles en todo el mundo. 

El primer viaje en el Mauritius

El primer barco de investigación marina que empleará EAR to the WILD será el velero suizo Mauritius, que ha partido de Douarnenez, en Bretaña, hacia el Ártico. Se trata de una expedición diseñada y dirigida por la Fondation Pacifique que en los próximos cinco años se ocupará de medir el impacto humano en una de las regiones más sensibles del mundo en el contexto urgente del cambio climático.

Además de ocuparse de la contaminación acústica con EAR to the WILD, la expedición controlará continuamente las concentraciones de gases de efecto invernadero (metano y dióxido de carbono), las temperaturas y otros datos importantes tanto en la atmósfera polar como en la superficie del océano.

Inicialmente, la nueva app sólo será accesible para la comunidad científica, pero a partir de septiembre será de uso público.