Industria    INGENIERÍA

Así será la experiencia del ascensor que sube un kilómetro

La finlandesa KONE presenta en Londres las posibilidades de la inteligencia artificial en la personalización del uso de los elevadores. Su principal hito en ciernes: las 169 plantas de la Torre Jeddah

12 DIC. 2019 - londres (reino unido)
7 minutos
Una de las versiones de ascensor de KONE. / INNOVADORES

La multinacional KONE ha presentado estos días la última innovación en ascensores, su primera serie de elevadores completamente digitales, que tienen como objetivo que el usuario viva una sensación única. Abordan esta idea combinando diseño, tecnología y nuevos materiales, estos últimos son además antimanchas, antiarañazos y capaces incluso de repeler las bacterias.

La empresa finlandesa cuenta entre sus productos con ascensores, escaleras, pasillos móviles y puertas automáticas e industriales. En este sentido, uno de sus retos es encontrar soluciones innovadoras aplicadas al mantenimiento y modernización de los mecanismos que producen.

El CEO de la empresa, Henrik Ehrnrooth, detalla para INNOVADORES cómo es la nueva generación de ascensores de la marca: "Nuestro objetivo es mejorar el flujo de personas, que se puedan mover con facilidad y que sea una experiencia agradable. Ya no es sólo una forma de viajar entre pisos, sino una plataforma integral que ofrece experiencias intuitivas y ambientales".

Según la compañía, una de las ventajas de este nuevo desarrollo es que podrá incorporar los nuevos avances tecnológicos que se produzcan en los próximos años y es completamente personalizable. El ascensor puede sintonizar la música que te gusta, comentarte las actividades que hay programadas en tu oficina o sugerirte que subas a la azotea del hotel para invitarte a algo.

Asimismo, como todos los servicios pueden estar integrados a lo largo de todo el edificio, si llevas las manos ocupadas, también se puede encargar de abrir las puertas. "Todo dependerá de los gustos del cliente. A medida que los edificios evolucionan, o se transforma su uso, los ascensores también pueden evolucionar y adaptarse a las nuevas necesidades de los usuarios", destaca Ehrnrooth.

Ante la creciente preocupación por el control de los datos de los clientes y el uso de la inteligencia artificial, el CEO puntualiza: "Se puede elegir formar parte o no de la experiencia, aunque siempre se puede elegir no interactuar, eso es decisión del usuario. Pero si se quiere, se puede elegir la música o la intensidad de la luz del ascensor, que se activará cuando entremos incluso al edificio. Puede que por las mañanas queramos ver las noticias y que por la tarde queramos ver fotografías de paisajes relajantes, por ejemplo". 

Maciej Kranz, el director de Tecnología de KONE, destaca para INNOVADORES algunas ventajas tecnológicas de los nuevos sistemas: "Hoy en día se puede optimizar todo. Si hay un edificio enorme que incluye un hotel y apartamentos, podemos priorizar los ascensores hacia las plantas de abajo a primera hora de la mañana para que la gente vaya al trabajo, a la hora de comer, que estén en la zona de restaurantes, y por la tarde, que estén abajo para que la gente vuelva a casa o suba a sus habitaciones".

"La inteligencia artificial se usa para tener los ascensores totalmente conectados. Estos sistemas te permiten actualizar al momento la información y saber, antes de que sea necesario arreglarlo, que algo no está funcionando bien o que en breve habrá que cambiar algo. Así se pueden hacer los ajustes antes de que el ascensor tenga que pararse por mantenimiento y nos aseguramos de que funcione bien todo el tiempo", apunta Kranz. 

En 2018 la empresa, que tiene 57.000 empleados, consiguió unas ventas valoradas en más de 9.000 millones de euros. Un 1,6% de sus ingresos los invierte en ciencia, innovación y desarrollo, cifra que aumenta hasta el 3% si se añaden los recursos usados para informática.

El equipo de investigación de nuevos productos, que es multidisciplinar, incluye a artistas, ingenieros, diseñadores y a expertos en el mundo digital, que trabajan mano a mano con los consumidores. 

Torre Jeddah

En sus laboratorios de Italia, China, India, Estados Unidos y Finlandia trabajan en nuevos productos cerca de 2.000 personas. El centro de pruebas del país nórdico es, además, muy peculiar, ya que está construido aprovechando una antigua mina, y tiene 350 metros de profundidad, por lo que todas las pruebas de sus prototipos y de las nuevas innovaciones se hacen bajo tierra.

Hablando de innovar, una de las próximas creaciones de la empresa será crear una sala de reuniones dentro de uno de los ascensores. Esta petición ha surgido directamente de un cliente, que pretende ganar espacio de oficinas. Así, salvo en hora punta, ese espacio tendrá más usos. Creatividad y tecnología siempre van de la mano

Lo que está ya en proceso es el ascensor más largo del mundo, ubicado en el edificio más alto que se ha alzado hasta el momento. Aunque está todavía en construcción (llevan 60 plantas de las 169 proyectadas), la torre Jeddah de Arabia Saudí, tendrá algo más de un kilómetro de altura cuando termine de edificarse en 2021.