I + D    Energía

Big data e inteligencia artificial para gestionar las redes eléctricas

Ante el incremento de dispositivos conectados a la red se desarrolla una plataforma en la nube para mejorar la monitorización y planificación de la energía eléctrica

27 FEB. 2020
6 minutos

Ante el incremento de dispositivos de generación y consumo distribuidos en un mundo interconectado como el actual, las redes eléctricas de distribución se enfrentan a nuevos retos. Con el paso del mundo analógico al mundo de la internet de las cosas hay una gran cantidad de datos de sistemas energéticos disponibles, la mayoría de las cuales no están utilizadas o están infrautilizadas. El seguimiento, la adquisición y el procesamiento adecuados de estos datos puede impulsar herramientas y servicios innovadores, pero, ¿cómo mejorar la gestión de la red eléctrica para poder soportar estos avances?

Así, nace el proyecto europeo BD4OPEM para mejorar la monitorización, la operación, el mantenimiento y la planificación de las redes eléctricas de distribución. Financiado por la Unión Europea con ocho millones de euros dentro del programa H2020, este proyecto trabaja en el desarrollo de una plataforma, alojada en la nube (analytic toolbox), que integrará servicios basados en inteligencia artificial para conseguirlo.

Cordinado por Mònica Aragüés Peñalba, profesora lectora del Departamento de Ingeniería Eléctrica e investigadora del Centro de Innovación Tecnológica en Convertidores Estáticos y Accionamientos (CITCEA-UPC) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), la estrategia del proyecto BD4OPEM es compartir y extraer más valor de los datos disponibles proporcionando nuevas soluciones basadas en inteligencia artificial para mejorar la gestión de las redes eléctricas, en un mercado abierto o plataforma pública, donde los usuarios encuentren lo que necesitan utilizando los servicios prestados por diferentes empresas especializadas.

Modelo de innovación abierta

En esta plataforma estarán disponibles, entre otros, servicios para detectar errores de medida, analizar la topología y la observabilidad de redes de baja tensión, realizar el mantenimiento predictivo, identificar pérdidas no técnicas, hacer estimaciones de la flexibilidad de la red, incluyendo la que procede de la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos, así como servicios para ayudar en la toma de decisiones de futuras expansiones de la red.

La plataforma de herramientas estará basada en innovación abierta, un nuevo modelo de relación entre las empresas del sector y otros agentes implicados (universidades, startup, centros de investigación u otras entidades que promueve la colaboración y el intercambio de ideas). Esta plataforma garantizará los flujos de datos seguros desde proveedores de datos hasta proveedores de servicios, cumpliendo los requisitos del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (GDPR, por sus siglas en inglés).

Por otra parte, la plataforma que se desarrollará promueve la integración de energías renovables y la participación activa de los consumidores en los intercambios de energía eléctrica. Estos cambios están transformando el sistema eléctrico de potencia, facilitando la descarbonización, pero a la vez plantean retos para su operación, control y planificación, a los que el proyecto BD4OPEM H2020 pretende dar respuesta.

Los resultados del proyecto, además, ayudarán a generar crecimiento en el sector energético en general, el mercado informático europeo y el ecosistema europeo de innovación sostenible, generando puestos de trabajo altamente cualificados en los sectores TIC y energético. Además, la plataforma tiene la posibilidad de convertirse en una herramienta de referencia del sector energético y facilitar la introducción de normativas que avancen hacia la Unión Energética.

Cuatro pilotos europeos Estos servicios se implementarán en cuatro pilotos europeos con diferentes tecnologías renovables instaladas: en Bélgica (al Brussels Health Campus, que es una microrred que incluye un hospital y una parte de la universidad Vrije Universiteit Brussel), Dinamarca (en la isla de Bornholm, con puntos de recarga de vehículo eléctrico bidireccionales), Eslovenia (una parte de la red eléctrica de distribución de Elektro Celje), España (una parte de la red de distribución de Estabanell Energia) y Turquía (una parte de la red de distribución de Osmangazi Electric Distribution).