TIC    SAPPHIRE NOW

Christian Klein y la hoja de ruta de SAP

SAP se encomienda a la resiliencia y a la sostenibilidad como ejes vertebradores del nuevo liderazgo de Christian Klein y los desafíos del mercado y la transición a la nube

7 minutos
Christian Klein, CEO de SAP
Christian Klein, CEO de SAP

Christian Klein, 40 años y originario de Mühlhausen, apenas aparenta su edad, con un rostro casi adolescente que acompaña con looks pretendidamente desenfadados. Sin ir más lejos, en la cita anual de SAP, Klein, convertido ahora en su máximo directivo, apareció ataviado con camiseta y zapatillas deportivas blancas. Un evento, el SAPPHIRE NOW, que no sólo es su gran puesta de largo al frente de la empresa, sino que ha de ser el punto de inflexión para la compañía germana, cuyos últimos tiempos han sido bastante convulsos.

En primer lugar, SAP se ha enfrentado a una competencia cada vez más agresiva en el terreno clásico del ERP, con Oracle y otros rivales cobrándose cuota de mercado a pasos agigantados. Por otro, la multinacional sigue inmersa en su transición a la nube (unidad de negocio que creció un 27% en el primer trimestre del año, aunque sigue suponiendo solo una tercera parte de los ingresos de la compañía: 2011 de 6521 millones de euros). Y, especialmente, debido a los inesperados cambios internos que han acontecido en este grupo de más de 100.000 trabajadores desde la marcha de su mediático CEO Bill McDermott hace un año.

SAP decidió entonces encarar este momento clave de su historia con una dupla al frente, formada por la experimentada Jennifer Morgan y el más joven Christian Klein, el ‘ojo derecho’ del fundador de la empresa, Hasso Platter. Sin embargo, en abril, apenas medio año después de esta decisión, SAP anunciaba por sorpresa el despido de Morgan y le entregaba todos los poderes a Klein. Por eso todas las miras estaban puestas en su intervención en esta cita virtual, casi como si de un examen vital se tratase.

Resiliencia y sostenibilidad

Klein marcó muy claramente las diferencias con McDermott y el estilo tradicional de SAP en esta primer aparición en el escenario del SAPPHIRE. A diferencia de su predecesor, apenas comentó de pasada la cartera de productos de la firma. Tampoco hubo grandes anuncios ni de nuevos servicios ni de las bondades de las últimas adquisiciones del grupo. Por el contrario, la suya fue una ponencia más al estilo de Platter: aspiracional y reflexiva, de sentar unos objetivos y no tanto de detallar el camino hacia ellos.

Así pues, el CEO de SAP no dudó en repetir una y otra vez que su meta es ayudar a la "resiliencia, los beneficios y la sostenibilidad" de sus clientes. La resiliencia parece ser, sin duda, su mantra al frente de la empresa, el cual respalda apelando primero a la historia y, después, a una progresiva verticalización de sus propuestas comerciales. "No hay nadie mejor preparado que SAP para la transformación digital de los negocios porque llevamos haciéndolo durante 50 años. Llevamos mucho tiempo conociendo las necesidades de los clientes y adaptándonos a ellas", sentenció Klein. Sobre la verticalización, representada en su ERP industrial (con 25 verticales distintos), el directivo explica que "esta es la forma más eficiente de gestionar procesos, que ayuda a impulsar las capacidades del ERP con un conocimiento profundo de cada segmento". 

Resiliencia, una vez más, que se sustenta en última instancia en el valor de los datos, terreno donde SAP tiene un poder prácticamente omnipresente. "No sirve de nada tener el mejor software de analítica si los datos están hechos un asco. Y eso no se arregla poniendo todos los datos en un mismo ‘data lake’: hay que entenderlos e integrarlos de forma precisa", dijo Christian Klein. Y en ese camino, SAP está aprovechando para reescribir todas sus aplicaciones con código propio (50% en la actualidad, 90% a final de año según sus previsiones), con SAP 4/HANA y su Cloud Platform como ejes vertebradores de ese común denominador que será la futura SAP.

En el ámbito de la sostenibilidad, la nueva SAP que encarna Christian Klein quiere ser referente en economía circular y en maximizar las eficiencias no sólo desde el punto de vista económico, sino también medioambiental. En esas lides, la firma ha anunciado Climate 21, una iniciativa que ayudará a las compañías a analizar y optimizar la huella de carbono de sus productos y las emisiones de gases de efecto invernadero.

FUTURISTA SAP tuvo que cancelar su evento físico de SAPPHIRE NOW, que suele tener lugar en la calurosa ciudad de Orlando (Florida, EEUU) debido a la pandemia del COVID-19, al igual que toda la industria. Decisión que, según las cuentas de la compañía, le supuso un coste de 36 millones de euros en indemnizaciones y pagos a proveedores. Sin embargo, ha sido la oportunidad de presentar un encuentro virtual de lo más futurista: la presentación de Klein se desarrolló en un escenario donde confluían la realidad aumentada y los efectos especiales, muy lejos de la imagen clásica de la firma germana. Creatividad que compensó los errores técnicos que impidieron el acceso a la charla en los primeros instantes.