Profesionales    Periodismo

Comienza una década decisiva para el periodismo

Reporteros Sin Fronteras apunta a la confluencia de crisis geopolíticas, la confusión de emisores asociada a la transformación digital, y la pérdida de confianza de los ciudadanos en las informaciones

01 MAY. 2020
5 minutos
El futuro del periodismo. / Matt Chesin / Unsplash

Reporteros Sin Fronteras (RSF) acaba de publicar su Índice Anual sobre Libertad de Prensa. España se mantiene en el puesto 29, con una puntuación de 22,16. La organización afirma que entramos en una "década decisiva para el futuro del periodismo", debido a la confluencia de crisis geopolíticas; la confusión de emisores asociada a la transformación digital; y la pérdida de confianza de los ciudadanos en las informaciones.

El secretario general de RSF, Christophe Deloire, apunta que la actual pandemia global por el Covid-19 "ilustra los factores negativos que amenazan el derecho a información fiable y es en sí mismo un factor exacerbador". Ante esto, Deloire se pregunta: "¿Cómo será la libertad de información, el pluralismo y la fiabilidad en 2030? La respuesta a esa pregunta se está determinando hoy", advierte.

Así, la libertad de prensa deberá afrontar en los próximos diez años difrentes crisis convergentes que afectan a su futuro: "Una crisis geopolítica (debido a agresividad de los regímenes autoritarios); una crisis tecnológica (debido a la falta de garantías democráticas); una crisis democrática (debido a la polarización y las políticas represivas); una crisis de confianza (debido a la sospecha e incluso al odio a los medios de comunicación); y una crisis económica (empobrecimiento del periodismo de calidad)".

Por ejemplo, se incide en que existe "una clara correlación" entre la supresión de la libertad de los medios en respuesta a la pandemia de coronavirus y la clasificación de un país en el Índice. "La crisis de salud pública brinda a los gobiernos autoritarios la oportunidad de implementar la doctrina del shock" e imponer medidas que serían "imposible en tiempos normales", asegura Deloire. 

En este sentido, se ha detectado que la "desconfianza" hacia los medios de comunicación sospechosos de emitir o publicar noticias contaminadas con información poco fiable sigue creciendo. Según el Edelman Trust Barometer, que estudia la confianza del público en las instituciones, el 57% de las personas encuestadas en todo el mundo pensaba que los medios de comunicación que consumían estaban contaminados con información poco fiable.

"Esta crisis de confianza hace que los periodistas se conviertan en el blanco de la ira del público durante las grandes manifestaciones que tienen lugar en muchas partes del mundo y en las que los periodistas también pueden ser víctimas de la violencia policial", señalan desde RSF y citan: Irak, Líbano, Chile, Bolivia, Ecuador o Francia.

Además, otro fenómeno cada vez más visible, lamentan desde RSF, es la actitud de grupos nacionalistas o de extrema derecha "atacando abiertamente a los periodistas".Un fenómeno que se está dando en España, Austria, Italia o Grecia

Estas actitudes contra la prensa se radicaliza con los talibanes en Afganistán y algunos fundamentalistas budistas en Myanmar que "no tienen reparos en utilizar la violencia para imponer su visión del mundo a los medios de comunicación".

Por ello, desde Reporteros sin Fronteras inciden en que, con el objetivo de que la siguiente década "no sea desastrosa", "las personas de buena voluntad, sean quienes sean, deben hacer campaña para que los periodistas puedan cumplir su papel como esos 'terceros' de confianza para la sociedad, lo que significa que deben tener la capacidad para hacerlo", apostillan.