Entre Bits y Chips    Análisis

Con Vasco Mini 2 te puedes entender hasta en chino

El traductor Vasco Mini 2 permite comunicarte en más de 50 idiomas sin necesidad de utilizar WiFis públicas ni los datos de tu móvil. En el precio incluye una tarjeta SIM de por vida válida para 150 países.

13 ENE. 2020 - Madrid
7 minutos
El Vasco Mini 2 es capaz de traducir 51 idiomas. / Javier López Tazón

Antes de nada, aclaremos una cuestión previa: no es un traductor de vasco a otras lenguas. Ni tan siquiera es de una compañía vasca, sino polaca que se llama Vasco-Electronics y está especializada en traductores.

Aunque han presentado un último modelo más estilizado en el último CES, el Vasco Mini 2 es el que está actualmente en el mercado. Es un equipo pequeño y fácil de manejar que tiene ventajas aunque también alguna pega.

Una segunda aclaración o reflexión. Los traductores que ya llevamos en los móviles funcionan cada día mejor. Incluso es difícil que este Vasco supere a los de Microsoft o Google. Pero sí tiene alguna ventaja. La fundamental es que cuando se adquiere este traductor de bolsillo también se obtiene el uso de por vida de una tarjeta SIM para datos que funciona prácticamente en todo el mundo. Son 150 países y la lista se puede consultar en la web de Vasco-Electronics.

Es cierto que con el fin del roaming, en la Unión Europea hemos dejado de tener miedo al consumo de datos, pero ¿qué sucede cuando se viaja fuera de la UE? ¿Qué va a suceder con Gran Bretaña? ¿Y si viajamos a China u otros países en los que las reglas para Internet no son las mismas? La tarjeta SIM que lleva el Vasco Mini 2 soluciona esos problemas sin necesidad de pagar tarifas mensuales.

Otra de las ventajas es que no funciona con un único servidor localizado en un punto. Vasco trabaja con cinco motores distribuidos por todos los continentes para dar una mejor y más rápida cobertura.

Pequeño y fácil de usar

El equipo se parece por tamaño y diseño a una de las pequeñas grabadoras digitales actuales (también en riesgo de desaparición por la competencia del móvil). Está construido en aluminio y mide 11,27 centímetros de largo, por 4,40 de ancho y 1,20 de grueso. Pesa apenas 68 gramos.

Los micrófonos y los altavoces son de calidad sufiente, aunque se puede utilizar con cascos para lo que incluye un conector mini jack de 3,5 milímetros. El procesador es de MediaTeck y cuenta con apenas un giga de memoria RAM y ocho de almacenamiento. La batería es un punto importante. Tiene 1.200 miliamperios y rinde lo suficiente para mantener muchas conversaciones.

Se maneja a través de una pequeña pantalla táctil TFT de dos pulgadas de diagonal y una resolución de 320 x 240 píxeles.

En funcionamiento

Lo he probado en varios escenarios, con nativos y con no nativos pero con dominio profundo de la segunda lengua en inglés, francés y alemán. Cuando explicas al voluntario que estás probando un equipo de traducción, lo primero que se le ocurre es ponerlo a prueba: "Te vas a enterar"... Sin embargo, en la mayoría de las situaciones se ha comportado bien, aunque ha habido ocasiones en las que le han tenido que repetir la frase.

Lo primero que hay que hacer es seleccionar los dos idiomas. Se mantiene presionada la tecla correspondiente al idioma, se espera a que nos escuche y se dice la frase o palabra que queramos traducir. La escucha y la escribe en el primer idioma y casi en tiempo real la traduce por escrito. El último paso es leerla, algo que no está disponible en todos los idiomas. De los 51 idiomas que maneja, lee en voz alta 28 y van añadiendo otros mediante actualizaciones.

Lo ideal es colocarse a una distancia prudencial del micro y utilizarlo en ambientes de ruido controlado. Si lo dejamos encima de una mesa de un restaurante con 10 comensales va a ser más difícil que nos comprenda.

A nadie se le escapa que mantener una conversación utilizando un traductor de este tipo es un poco pesado. Las imágenes que utiliza la compañía polaca para vender su Vasco Mici 2 sugieren conversaciones fluidas, pero no lo son tanto. Es un traductor simultáneo en dos tiempos, con alternancia, algo que le vendría muy bien a los contertulios.

Por otra parte, sí que puede ser una herramienta muy útil para realizar gestiones, desde cambiar moneda hasta pedir en un restaurante, preguntar por una calle...

El precio es más elevado que el de otros traductores, pero hay que pensar que no depende de la existencia de WiFi o de la tarifa de datos del móvil, sino que lleva dentro una tarjeta SIM que funciona en 150 países. En la tienda especializada Traductores Electronicos está a 249 euros. En Amazon, diez euros más caro.