Industria    Motor

Controlar por voz las fábricas para reducir contactos

La empresa española TedCas ha rediseñado su tecnología de interfaces naturales para que las plantas productivas puedan trabajar en remoto o manejar los ‘cobots’ a distancia evitando riesgos de salud

11 JUN. 2020
8 minutos
La tecnología de la española TedCas tiene aplicaciones en el ámbito industrial y médico.
La tecnología de la española TedCas tiene aplicaciones en el ámbito industrial y médico.

Cuando Jesús Pérez-Llano ideó una tecnología hospitalaria utilizando herramientas del mundo del videojuego, nunca pensó que podría llegar a servir de ‘escudo’ para la sanidad y la industria en medio de una pandemia global. Su empresa, TedCas, trabajaba en facilitar la interacción humano-máquina antes de que se convirtiese en una tendencia del sector.

Así la compañía de Noáin (Navarra) logró crear un sistema que permitía al cirujano controlar los equipos informáticos mediante gestos y órdenes. El médico tomaba por primera vez el control de las pantallas informativas durante las operaciones, sin tener que recurrir a terceras personas. Su misión: disminuir el tiempo del paciente en el quirófano reduciendo los riesgos y con el consecuente ahorro de costes. Pronto atrajo a centros de medio mundo como el HCA Healthcare de Texas, Academisch Medisch Centrum de Ámsterdam, Azienda Ospedaliera Universitaria Integrata de Verona o La Paz de Madrid. 

Después llegó el auge de las nuevas interfaces naturales de usuario, que buscan una manera de comunicarnos con la tecnología más intuitiva incluso que las pantallas táctiles. Y, ¿qué hay más sencillo que usar la voz o los gestos? Así que la industria, que buscaba nuevos sistemas para el control de la maquinaria, encontró en el sistema de TedCas el mejor aliado, con Volkswagen como primer cliente. 

Hoy, la necesidad es otra, pero el core de la tecnología es la misma. Ahora el requisito es reducir al máximo el contacto de las personas con todo tipo de máquinas, material o incluso otras personas. La empresa navarra ya ha rediseñado su solución para dar respuesta a las nuevas exigencias tanto en el ámbito industrial como en el sanitario.

En las fábricas, su tecnología se está utilizando con dos enfoques. El primero está relacionado con las auditorías avanzadas. La empresa ya había implantado un sistema que permitía al responsable de una planta o una línea de producción controlar el trabajo de todos los operarios que, a través de una tablet, iban actualizando la información. También podían introducir esos datos por voz, aunque era una opción que pocos escogían. Pero, "el control por voz empieza a tener más sentido", indica Pérez-Llano a INNOVADORES. Esas tabletas se comparten entre distintas personas dentro de la planta. "Además de la comodidad del operario, ahora entra en juego la higiene y el factor de riesgo". 

Pero las interfaces naturales también son clave para el uso de otro tipo de maquinaria avanzada: los robots colaborativos. "Nunca nos habían pedido esta funcionalidad, pero ya hemos vendido unidades para poder controlar por voz a los cobots", señala el CEO. 

Además, estas últimas semanas, los clientes demandaban un sistema que facilitase el telecontrol o incluso la asistencia remota del proceso de fabricación. En una misma compañía con plantas distribuidas es habitual que, cuando hay una incidencia, los expertos se muevan de una a otra para solucionarla. Una práctica que, durante el confinamiento, no ha podido llevarse a cabo. TedCas ha aprovechado su experiencia en el sector médico, para desarrollar un sistema de telecontrol plug and play. Su tecnología permite actuar sobre el equipo a distancia para que el experto pueda resolver el problema sin moverse de casa. Se trata de un hardware que, con solo conectarlo, ofrece el control remoto sin necesidad de instalar nada. 

¿Quién está beneficiándose ya de la solución de TedCas? En un año, la planta de Volkswagen en Navarra ha ampliado su uso a todas las áreas, desde calidad a logística, y la idea es que se amplíe a otras fábricas de la multinacional. Otras empresas españolas como Aernnova o ITp también usan la tecnología. En Alemania, Plastic Omnium, proveedor de Audi, también ha introducido el sistema en sus líneas de producción de plásticos de automoción.

Por su parte, en el sector médico, la empresa ha visto cómo el control por voz ha salido del quirófano a todo el hospital. "Es una aplicación que no esperábamos", reconoce Pérez-Llano. También para el control en remoto de la tecnología sanitaria. Hasta hace unos meses, su sistema se empleaba habitualmente en zonas con mucha radiación para evitar el contacto de los profesionales con estas máquinas. "Ahora hemos dado un paso más allá y estamos llegando a zonas con carga viral alta para reducir el riesgo de contagio", subraya el CEO. 

Garantizar la seguridad de la información En entornos tan críticos como la industria o la sanidad, la ciberseguridad se convierte en una asignatura obligatoria para TedCas. Para garantizarla, implementa mecanismos como la encriptación de la información. Aunque muchos clientes optan por instalar la tecnología en su propia red privada virtual (VPN). "Para reconocimiento de voz, siempre recomiendamos motores de reconocimiento ‘offline’, nada sale del hospital o de la fábrica", dice Pérez-Llano.