I + D    Patentes

El CSIC y Tecnalia solicitan más patentes europeas que ninguna española del Ibex 35

Las peticiones desde España, con el CSIC, Tecnalia y la farmacéutica Esteve a la cabeza, crecen un 6% por tercer año consecutivo. Las tecnologías 5G e inteligencia artificial tiran con fuerza de la innovación en Europa, según la EPO

12 MAR. 2020
12 minutos
El laboratorio 4.0 de Tecnalia y la UPV/EHU.
El laboratorio 4.0 de Tecnalia y la UPV/EHU. / Tecnalia

El inventor-innovador español (que en general no es un señor, sino una empresa u organismo investigador) se ha convencido en los tres últimos años de que su camino le debe llevar al ancho mundo. Por tercer año consecutivo, las solicitudes de patentes europeas procedentes de España aumentan en el entorno del 6%, estableciendo un récord, mientras que disminuyen las solicitadas en nuestro propio país. En aplicantes concretos españoles en Europa, la Fundación Tecnalia salta al segundo puesto, superando a la farmacéutica Esteve, que ocupó esa posición en 2018 y pasa a la cuarta posición, por detrás de Telefónica (tercer puesto de este podio liderado por el CSIC).

China se acoge a la misma senda de internacionalización, con un aumento del 29,2% en sus solicitudes europeas. Y en particular lo hace Huawei, estigmatizada en Estados Unidos y volcada en Europa, que presenta 3.524 patentes frente a las 2.485 que pidió en 2018. Casi un 42% de incremento.

Además, como era previsible vista la efervescencia de los últimos meses, las tecnologías 5G y la inteligencia artificial se han convertido en el motor que tira de la innovación registrada en la Oficina Europea de Patentes (EPO) durante el pasado año.  

Anuncio sin convocatoria

Según los datos de 2019 anunciados esta mañana por EPO (prescindiendo de la habitual presentación que acostumbra a convocar en Bruselas para detallar sus resultados), las solicitudes registradas desde España fueron 1.887, lo que indica una tendencia de ascenso consolidada al 6% anual, aunque levemente inferior a los dos años anteriores (6,2% en 2017 y 6,3% en 2018). Paradójicamente, la cifra de patentes otorgadas a las solicitudes españolas durante el pasado año retrocede un 3,8%, con un total de 927 frente a las 964 de 2018. Solicitar una patente no es sinónimo de obtenerla.

El director de comunicación de EPO, Luis Berenguer, asegura a INNOVADORES que "ese dato no significa nada específico, es una tendencia pequeña. En el momento en que tú solicitas una patente empiezas un proceso de conversación con la oficina de registro. Hay muchas solicitudes que se hacen por cuestión de estrategia de propiedad intelectual e industrial, para poner una fecha de prioridad, pero sin estar totalmente interesado en obtener la patente. Estas cifras que aparecen ahora pueden referirse a años bastante anteriores. El proceso puede tardar tres o cuatro. Para nosotros, como factor para medir el desarrollo en la innovación, son mucho más importantes las solicitudes, que muestran el esfuerzo en materia de innovación que una economía está realizando".

La otra tendencia que parece consolidarse es que, al contrario que en las solicitudes en EPO, disminuyen las presentadas ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), según datos provisionales del 3 de febrero. En 2019 se solicitaron 1.356 patentes nacionales frente a las 1.576 de 2018 (que fue el año de la gran caída, en 2017 se habían solicitado 2.286).

También se percibe una diferencia en los orígenes regionales, en lo que se aspira a patentar en Europa y en España. En EPO se presentaron 645 solicitudes desde Cataluña, 362 desde Madrid, 194 desde el País Vasco, 150 desde la Comunidad Valenciana y 133 desde Aragón (un aumento del 232,5%). En OEPM fueron 278 desde Madrid, 202 desde Cataluña, 182 desde Andalucía y 180 desde la Comunidad Valenciana.

En cuanto a las entidades que presentan esas solicitudes, el registro europeo sitúa en primer lugar al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, con 34 solicitudes (en 2018 pidió 61). El 'vuelco' en esta clasificación se produce en el segundo lugar, al que salta la Fundación Tecnalia Research & Innovation, con 26 aplicaciones (17 en 2018), por encima de las 23 de Telefónica (14 el año anterior) y las 20 de Esteve (33).

Tecnalia se presenta bajo el lema Transformamos tecnología en PIB, con 1.400 empleados y actividades en construcción (sostenible e inteligente); energía y medio ambiente; tecnologías digitales ITC; industria y transporte; salud; y servicios de laboratorio para evaluar productos. Declara unos ingresos de 110 millones de euros anuales.

La lista de los más destacados solicitantes españoles se completa con las 19 peticiones de Dalphi Metal España, 14 de la Universidad Autónoma de Barcelona, 12 de la Fundació Institut de Ciències Fotòniques y 11 de Repsol. De esos ocho principales aplicantes, la mitad son instituciones académicas.

Pero todas esas cifras quedan lejísimos de los auténticos campeones de la patente europea, por más que el portugués Antonio Campinos, presidente de EPO, se esfuerce en echar un capote a la innovación hispana, apreciando que "el constante crecimiento del número de solicitudes de patente presentadas en la OEP es un reflejo de las inversiones a largo plazo en I+D. También demuestra que la capacidad de innovación de España descansa en unos cimientos cada vez más firmes".

Huawei, número uno

Si se observa la lista de grandes aplicantes en EPO, de los europeos el número uno es Siemens, con 2.619 solicitudes, y con eso, la multinacional germana sólo es la quinta de la lista, bien lejos de la china Huawei, 3.524, las coreanas Samsung, 2.858, y LG, 2.817, y la estadounidense United Technologies. En 2018, con menos peticiones de patente, 2.493, Siemens era líder global. Parece que Europa se ha convertido en un mercado más atractivo desde que empezaron las guerras arancelarias.

Como se puede comprobar, cada uno de los cinco primeros gigantes supera por si solo el total de solicitudes españolas. El top 10 se completa con la estadounidense Qualcomm, 1.668, en sexto lugar, las europeas Ericsson, 1.616, y Royal Philips, 1.542, la japonesa Sony, 1.512, y la europea Robert Bosch, 1.498, en décima posición.

En los números globales, EPO registra un crecimiento del 4% en las solicitudes, 181.406, de las cuales un 25% procede de Estados Unidos, un 12% de Japón, 7% de China (sube dos puntos en el total global y un 29,2% en sus números particulares), 5% de Corea del Sur y 6% otros. El conjunto de países europeos pierde dos puntos, 45% en total, manteniendo el orden de países con Alemania (15% del global), Francia (6%), Suiza (5%), Holanda (4%), Reino Unido (3%), Italia (2%) y Suecia (2%). España se queda en el pelotón del 1%, clasificada en 15ª posición de la clasificación global.

Según el análisis sectorial, la comunicación digital, que incluye la tecnología 5G, es el número uno de los campos tecnológicos punteros, con 14.175 solicitudes (+19,6%). "Las proporciones de solicitudes de patente desde China, Estados Unidos y Europa estuvieron casi a la par, y cada una de ellas representó alrededor de un cuarto del total. Con un aumento del 64,6%, las empresas chinas fueron las que más contribuyeron al crecimiento en este campo", señala la Oficina Europea de Patentes al respecto.

Computación, que incluye la inteligencia artificial, es el tercero, con 12.774 (+10,2%). Tecnologías médicas queda en segunda posición, con 13.833 aplicaciones y un modesto crecimiento del 0,9%.  

En cuanto al momento caótico que vive la sociedad globalizada y el impacto que pueda tener el coronavirus en la actividad de investigación y creación de tecnología, el portavoz de EPO explica a INNOVADORES que "todavía es muy pronto para nosotros para determinarlo. Estamos notando algunas solicitudes que, sobre el papel podrían ser válidas para luchar contra el coronavirus, pero una solicitud de patente al principio no da muchos datos. No identifica como especificación la lucha contra un determinado virus, sino contra una enfermedad. Este virus básicamente es una gripe. También es pronto para saber en qué medida va a impactar en las cifras de solicitudes. Tenemos una previsión para 2020 de un 4% de crecimiento, pero es evidente que va a haber un impacto en la economía y también las solicitudes de patentes se van a ver impactadas".

En las solicitudes españolas por áreas de actividad, según las define la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (WIPO), no hay grandes cambios en las tendencias. La salud, con un 9% en farmacéuticas y un 7% en tecnología médica, es el gran motor, seguida por el transporte, con el 8%. Maquinaria eléctrica, aparatos y energía suman el 6% y biotecnología, otro 6%.