Entrevistas    Tecnología

Moulton, CTO de Dell: “Invertiría en el campo de interfaz mediante voz”

Nigel Moulton, CTO Global de Dell Technologies, advierte del impacto que tendrá en la gestión de los datos el cambio de percepción sobre seguridad y privacidad

17 DIC. 2019 - Madrid
7 minutos
El CTO de Dell Technologies, Nigel Moulton, en su última visita a Madrid. / Innovadores

Coincidiendo con la presentación en España de los últimos avances de Dell Technologies, INNOVADORES ha hablado con Nigel Moulton, director global de Tecnología de esta empresa, que ha explicado los futuros desarrollos de la multinacional y su visión del mundo de la seguridad y la protección de datos. Él personalmente ve muchas oportunidades en la interfaz mediante voz. Aunque ya existen aplicaciones para el teléfono móvil con Siri incorporado que te permite usar el habla, y no el teclado, para comunicarte e iniciar procesos en las máquinas, Moulton cree que el gran avance está aún por llegar. "Es una gran área de desarrollo y la parte más dura del trabajo ya está hecho, por eso creo que vamos a ver grandes innovaciones en los próximos años. Si tuviese la oportunidad de hacerlo, yo invertiría en este campo", ha detallado el directivo.

Moulton considera que los grandes desafíos del mundo tecnológico pasan por la transformación del IT, de las aplicaciones, de la fuerza de trabajo y de la seguridad, que además avanzan juntos.

En este mundo hiperconectado, la seguridad de nuestros datos es uno de los temas que más visibilidad tiene, especialmente cuando se producen fallos. "Hoy en día las personas tienen la capacidad de elegir si quieren publicar ciertos datos o no. Tú siempre puedes elegir. Ahí la seguridad se reduce a un tema de privacidad, que es otra cosa, y puedes decidir qué estás preparado para compartir y que no. Si eliges compartir esos datos, la organización con la que los compartes se vuelve responsable de los mismos", puntualiza Moulton. 

Sus palabras hacen referencia al Reglamento General de Protección de Datos, la normativa europea para mejorar la protección de datos personales y que entró en vigor en 2018. Este reglamento protege a los ciudadanos y responsabiliza a las organizaciones de los posibles problemas que puedan surgir. La forma de manejar esta información por parte de las organizaciones se ha visto muy afectada por la nueva normativa, ya que las empresas que lo incumplan podrían enfrentarse a sanciones de hasta un 4% de sus ingresos globales.

El directivo destaca la diferencia entre privacidad y seguridad. "Lo que hemos aprendido en los últimos 10 años es que antes no nos importaba la privacidad de nuestros datos y ahora, por el contrario, nos inquieta muchísimo. En general nadie siente preocupación al hacer operaciones con su móvil, como transferencias de dinero. Cerca del 85% de la población entiende los riesgos y los asume", destaca. 

En otros temas, la cosa cambia. "Cuando algunas grandes empresas de tecnología y redes sociales empezaron, todos les dimos los datos sin ningún problema, podemos debatir si eso fue una buena idea, porque ahora somos muy conscientes del valor que tienen nuestros datos", detalla Moulton. 

En este sentido, el director de tecnología concluye: "Creo que se ha puesto mucho el foco en la seguridad que tienen las compañías para proteger nuestros datos y son conscientes de su responsabilidad más que nunca. Si lo haces mal, se te castiga muy duramente y ocupas los titulares de los medios de comunicación…".

Tecnologías del futuro

Dell Tecnologies, que viene de una etapa de consolidación por las adquisiciones empresariales que ha realizado los últimos años, se centra ahora en dos ideas que inspiran sus productos: los consumidores, que dicen qué necesitan de estas compañías, y el mercado, que es el que dice hacia donde va este campo.

En el área de los ordenadores personales, la multinacional sigue focalizando sus esfuerzos en que sean asequibles y prácticos. En el mundo de las nuevas tecnologías, Dell se centra en la computación de alto rendimiento o HPC, por sus siglas en inglés. En el mundo de la HPC la tecnología busca soluciones a los problemas complejos. Aquí entran en juego los superordenadores, usados además en investigación científica porque entre sus aplicaciones está el análisis de secuencias genéticas, de datos de clima, la creación de simulaciones y big data, entre otros. 

Un ejemplo es Frontera, el quinto superordenador más potente del mundo, y el más potente para uso académico, superando incluso al español Marenostrum. Frontera, ubicado en la Universidad de Texas (EEUU), es fruto de la colaboración de Dell e Intel, que han invertido 60 millones de dólares para conseguir una potencia de procesado de 38,75 petaflops.

"En las tecnologías emergentes todavía estamos en la fase inicial, así que el trabajo que tenemos por delante es inmenso. Ya veremos en qué tipo de productos o servicios se traduce, porque en estos momentos su aplicación es mínima, pero sabemos que será fundamental en el futuro. Quien se coloque a la cabeza ahora, tendrá una gran ventaja respecto al resto, porque disfrutará unos rendimientos exponenciales con respecto a la inversión que haga", adelanta Moulton.