I + D    Tecnología

De la realidad aumentada a la emoción aumentada

Neo-Noumena es un dispositivo que combina la realidad virtual y la inteligencia artificial para permitir que veamos el estado de ánimo de nuestro interlocutor. Unas gafas de realidad virtual para dar el paso a la “emoción aumentada”

27 JUL. 2020
4 minutos

Dicen que la cara es el espejo del alma. Pero muchas veces nuestra expresión facial no llega a comunicar realmente lo que sentimos. Y para que exista una buena comunicación interpersonal es importante reconocer las expresiones faciales, el tono de voz de una persona o su lenguaje corporal. Aunque parezca ciencia ficción la realidad aumentada y la inteligencia artificial pueden interpretar esos mensajes no verbales. Pueden ayudarnos a “ver” la emoción de nuestro interlocutor.

Investigadores australianos de la Universidad de Monash y el Instituto de Tecnología de Melbourne (RMIT) han desarrollado un prototipo llamado Neo-Noumena, un sistema comunicativo de respuesta neurológica que utiliza la interfaz cerebro-computadora para leer el estado emocional de una persona y comunicarlo a sus interlocutores a través de unas gafas de realidad virtual.

Neo-Noumena es un dispositivo de realidad aumentada que utiliza inteligencia artificial para tratar de mejorar la comunicación emocional cara a cara. En palabras de su creador, Florian 'Floyd' Mueller, director del Laboratorio de juegos de esfuerzo en la Universidad de Monash, “mediante el uso de tecnologías avanzadas como la inteligencia artificial, la realidad aumentada, la electroencefalografía móvil (EEG) y realidad mixta, podemos evaluar la emoción neurogénica en tiempo real y mostrar este contenido digital en un espacio físico”. Es decir, estas gafas de realidad virtual nos garantizan que veamos e interpretemos los sentimientos de la persona con la que interactuamos.

Con este sistema, las gafas analizan las distintas señales que emite el cerebro a través de mecanismos como electroencefalograma (EEG). Estas señales neuronales son recogidas por un programa de inteligencia artificial que lo analiza e interpreta y envía la correspondiente respuesta a las gafas. El prototipo ya se ha probado con una muestra de 5 parejas que, según indican los investigadores “informaron que podían comprender mejor cómo se sentía su pareja al asociar diferentes factores ambientales, como la música, los medios de comunicación y la presencia de estrés”. Además, aseguran, respondieron mejor a las emociones de su pareja y mostraron una mayor capacidad para regular sus propias emociones.

El sistema Neo-Noumena tiene un gran potencial para ayudar a las personas con autismo. Los pacientes pueden aumentar su capacidad de comunicación emocional e incluso comprender cómo responden al tratamiento.

"Hay mucho interés en aplicar la inteligencia artificial a la informática centrada en el ser humano, en colocar a las personas en el centro de lo que investigamos. Creo que Neo-Noumena tiene un gran potencial para contribuir a esta investigación que tendrá un gran impacto en la sociedad", señala Fabio Zambetta, de la Universidad RMIT.