Industria    Industria 4.0

Del ‘big data’ al ‘smart data’ para los ascensores de Thyssenkrupp

La empresa de movilidad inaugura en Madrid su primer almacén tecnológico al que le seguirán nueve más en otros países en los próximos dos años

04 FEB. 2020
6 minutos
Registro de entrada de piezas al nuevo centro de Thyssenkrupp.
Registro de entrada de piezas al nuevo centro de Thyssenkrupp. / Innovadores

Thyssenkrupp ha inaugurado en Madrid su primer almacén tecnológico con el objetivo de centralizar el servicio logístico de piezas para repuesto y mantenimiento de ascensores y hacerlo de forma “tecnológicamente inteligente”.

Para ello, la empresa de movilidad ha desarrollado un sistema propio de predicción de incidencias con el que pretende reducir al 50% el tiempo en el que sus ascensores no está en funcionamiento.

El nuevo servicio, basado en machine learning y smart data supone, según la compañía, agilizar el servicio de atención de las averías en un 30% y ahorrar un 10% el tiempo usado en desplazamientos, reduciendo así la huella ecológica.

Este proyecto piloto, al que le seguirán nueve centros más en distintos países del mundo, como Shanghái o Porto Alegre, sustituirá el servicio que hasta ahora daban 72 centros repartidos por distintas ciudades españolas. La planta de Madrid atenderá las peticiones de España, Portugal e Italia.

El objetivo de Thyssenkrupp es que los 10 grandes centros tecnológicos de los que dispondrá en unos años sustituyan a los cerca de 10.000 puntos de almacenamiento que la empresa tiene en la actualidad.

Peter Walker, CEO de la empresa, ha destacado las ventajas del nuevo centro: “En la actualidad somos la cuarta empresa por volumen de negocio a nivel mundial. Este proyecto nos permite colocarnos en un lugar privilegiado y mejorar nuestra competitividad. El nuevo sistema, basado en las nuevas tecnologías, simplifica todo el proceso porque conecta a los clientes con los técnicos, con el personal de servicios y con el de oficina de forma automática, reduciendo los tiempos”.

Cuando se produce cualquier tipo de avería en un ascensor o en una cinta transportadora, lo que peor llevan los clientes, según se ha destacado en la presentación, es la espera. La realidad es que, habitualmente, se tarda cierto tiempo en descubrir que un dispositivo no funciona bien. Cuando se comprueba el mal funcionamiento, o deja directamente de funcionar, hay que avisar al técnico para que acuda a las instalaciones, analice el problema y solicite las piezas al almacén. Además, este experto debe ir a recoger la pieza y empezar entonces la reparación. Es un proceso que en la actualidad dura como mínimo varios días.

El sistema tecnológico del Almacén Tecnológico de San Fernando de Henares de Thyssenkrupp está basado en MAX, una nueva forma de ver la logística en este mercado que incluye machine learning, big data, smart data e internet de las cosas (IoT).

Este sistema inteligente predice qué piezas están a punto de estropearse, por el uso o por el tiempo que llevan colocadas. También puede notar que el ascensor va más lento o las puertas no se abren bien, y ver cuál es el problema. El sistema, por tanto, manda una orden al centro de logística de la empresa para que prepare la pieza necesaria y se la mande al técnico para que la sustituya.

La pieza, incluso, podría ser depositada por la agencia de transportes directamente en la furgoneta del técnico. El operario puede cogerla y cambiarla al momento, antes de que el ascensor se estropee, por lo que el ascensor no estará parado por avería.

Darío Vicario, CEO de la empresa para España, África y Portugal, ha destacado la importancia de esta innovación: “Hoy en día, los distintos elementos de movilidad son una parte esencial de nuestras vidas. De hecho, mil millones de personas en todo el mundo se mueven cada día en ascensores o en escaleras mecánicas. Con nuestro nuevo desarrollo lo que conseguimos es la sensación de que ese aparato que están utilizando no se estropea, porque evitas que surja una avería”.

El nuevo almacén, con una superficie de casi 7.000 metros cuadrados, puede llegar a atender más de 1.400.000 pedidos anuales, lo que supone un 400% de incremento respecto al anterior almacén. La empresa ha calculado que esta nueva sede, que ha supuesto una inversión de 3,5 millones de euros, ahorrará a la compañía alrededor de 1,5 millones de euros anuales en la parte de logística.