Industria    Transporte

Drones para inspeccionar aviones y chatbots para el viajero, así cambiará la forma en que volamos

La directora de Innovación Global de IAG, Dupsy Abiola, destaca el papel de las startups de su programa Hangar 51 y revela las tecnologías clave para la revolución del sector

19 FEB. 2020 - Barcelona
8 minutos
Un avión de British Airways (IAG) entra en su hangar.

Hangar 51 se ha propuesto ofrecer a la industria aeronáutica un abanico de ideas innovadoras que incidan de manera determinante en el futuro del sector. La aceleradora de IAG (International Airlines Group, grupo al que pertenecen Iberia y Vueling, además de British Airways, Aer Lingus i Level), es uno de los 14 programas de innovación que tiene en marcha el grupo aeronáutico y, sin duda, la joya de la corona. "Las startups seleccionadas trabajan durante 10 semanas con mentores y expertos de las diferentes compañías que conforman IAG, tienen acceso a todos los recursos del Grupo para desarrollar sus innovaciones y tenerlas a punto para el Demo Day, que este año hemos celebrado a finales de enero en Barcelona", explica Dupsy Abiola, responsable de Innovación Global de IAG.

Frente a más de 200 asistentes, las 14 startups seleccionadas el septiembre pasado en Madrid mostraron sus innovaciones agrupadas en siete ámbitos: sostenibilidad, operaciones aeroportuarias y logística, logística de carga, incidencias, interacción con el cliente, productos y servicios, y el cajón de sastre denominado wildcard (comodín).

Tres españolas se encontraban entre las 14: Climate Blockchain Initiatives, una propuesta de sostenibilidad que permite a las empresas y los pasajeros compensar su huella de carbono invirtiendo en proyectos ecológicos que pueden rastrearse utilizando la cadena de bloques; AllRead MLT, que ha desarrollado un software dirigido a la logística de carga, que permite simplificar y optimizar los procesos de extracción de datos utilizando machine learning; y TroopTravel, una startup de nacionalidad española y sudafricana compartida, que utiliza el big data para optimizar los viajes, reuniones y eventos corporativos o de grupos al comparar el coste, tiempo de viaje, requisitos de visados y huella de carbono de los diferentes destinos.

"Apoyamos las innovaciones que consideramos que pueden beneficiar a la operativa del grupo o la interacción con los clientes. Pero cuando vemos que alguno de los proyectos presentados no encajan, no abandonamos los emprendedores, sino que iniciamos contactos con nuestros partners, con inversores y con el resto de la industria para que puedan abrirse puertas para ellos", comenta Abiola. En este sentido, apunta que alrededor del 60% de las propuestas que siguen el programa de aceleración de Hangar 51, creado por IAG hace cuatro años, acaban convirtiéndose en empresas y formando parte de la industria. 

Nuevos materiales que capturan las emisiones de CO2 en la atmósfera, realidad aumentada para optimizar los procesos comerciales, inteligencia artificial incorporada a aplicaciones para que los pasajeros autogestionen las incidencias en los vuelos, tecnología conversacional para mejorar la experiencia de los clientes y la eficiencia de los call centers o drones dispuestos a realizar inspecciones automatizadas en los aviones son algunas de las innovaciones presentadas en la edición de este año de Hangar 51, la segunda que se celebra en España y la primera en Barcelona. 

"Volantio es uno de los ejemplos de éxito de Hangar 51", recuerda Abiola. Vueling apoyó la startup y su plataforma Yana para que pudiera formar parte del programa de aceleración en su edición de 2017. La plataforma de Volantio permite a las aerolíneas identificar proactivamente pasajeros flexibles en vuelos de alta demanda y ofrecerles unos días antes de su salida asientos alternativos en vuelos de menor demanda. La startup, que realizó pruebas piloto de la plataforma con Iberia, recibió financiación del fondo de inversión de IAG para seguir avanzando en su innovación y, a mediados del año pasado, Amadeus decidió financiar la startup a través de su programa Amadeus Ventures, a la vez que firmó un acuerdo que permitirá la integración de Yana en la tecnología de Amadeus y por ende en las aerolíneas que la utilizan. Hoy en día, Volantio trabaja con siete compañías aéreas, entre ellas, Iberia, Qantas, Alaska Airlines, Volaris e IndiGo. 

Para Abiola, "toda la innovación que está surgiendo en el entorno del sector va a cambiar muy pronto la manera que tenemos de volar. La tecnología nos permitirá ofrecer nuevas experiencias a nuestros clientes, tanto en el ámbito de los servicios como del entretenimiento a bordo de los aviones. La realidad virtual ofrecerá espacios de ocio muy diferentes a los actuales. Será una auténtica revolución en el ámbito del entretenimiento aéreo. Pero la innovación también tendrá un impacto a nivel interno de la compañía, ya que la tecnología blockchain, que estamos intentando introducir para los pagos, o el uso de inteligencia artificial, de la analítica de datos o de la robótica nos permitirán hacer más eficaces nuestros procesos. La digitalización ya forma parte de toda la compañía".

Pensar globalmente y aplicar el concepto de innovación abierta en todos los rincones del grupo es el mantra que Abiola expande en IAG. "En nuestro Grupo, la innovación está presente todos los departamentos. Tenemos en marcha 14 programas de innovación, poseemos laboratorios, programas de incubación en diferentes direcciones: operaciones, clientes, eficiencia, automatización, datos, procesos… No hay ningún área excluida y nuestra mirada está puesta en todas partes, porqué la única manera de poder testear las novedades es no estar aislado. La innovación abierta es el único camino para mejorar".