TIC    

El Ayuntamiento de Madrid, en busca de soluciones baratas para vigilar sus parkings disuasorios

El consistorio de José Luis Martínez-Almeida rechaza implantar sensores en cada plaza de sus nuevos parkings disuasorios y busca otras alternativas, basadas en cámaras e inteligencia artificial, que se ajusten a un presupuesto municipal reducido

06 FEB. 2020 - Madrid
4 minutos
Un parking disuasorio, como los que la ciudad de Madrid está implantando

Dentro del plan de movilidad presentado por el Ayuntamiento de Madrid, conocido como Madrid 360, se engloba una medida ya conocida por los ciudadanos de la capital y, especialmente, por los de las urbes del área metropolitana: los parkings disuasorios. Estas instalaciones, ubicadas en la periferia de Madrid, buscan servir de punto de llegada para los conductores que vienen a trabajar al centro de la ciudad, de modo que en ellos puedan dejar sus coches y tomar el transporte público.

Esta medida, ya implantada por el anterior consistorio de Manuela Carmena, ha sido retomada ahora en una fase todavía preliminar por la Administración de José Luis Martínez-Almeida. Ya se conoce la ubicación de uno de estos nuevos espacios de aparcamiento, ubicado sorprendentemente dentro de la M30, en las cercanías del parque del Retiro, y que contará con 1000 plazas subterráneas, tanto para residentes como de rotación.

A este nuevo parking, y los siguientes que le seguirán en su construcción, el Ayuntamiento de Madrid quiere dotarlos de capacidades tecnológicas avanzadas... pero a precio de saldo. Representantes del consistorio acudieron a la pasada edición del Smart City Expo World Congress, celebrado al acabar 2019 en Barcelona, con el objetivo de conocer cómo llevar a cabo esta particular simbiosis entre la innovación y el ahorro de costes.

Según fuentes conocedoras de las conversaciones, estos representantes admitieron que los parkings públicos que están planeados no podrán permitirse sensores de presencia en cada una de las plazas como disponen muchos espacios privados por su "elevado coste". De ahí que mostraran interés en algunas propuestas alternativas, menos testadas pero que a priori pueden solventar el problema con un gasto menor.

Entre ellas, el Ayuntamiento de Madrid se ha mostrado interesado en tecnologías de reconocimiento visual mediante cámaras, las cuales usarían inteligencia artificial para reconocer la localización de cada vehículo, si está ocupando o no una plaza, si lo está haciendo correctamente y, en un futuro, incluso si ese vehículo tiene multas pendientes. También, al multiplicarse el número de videocámaras grabando en intervalos de tiempo de diez o veinte segundos, pueden tomarse medidas preventivas y reactivas contra el vandalismo o los robos en los automóviles. Muchas ventajas técnicas que han gustado a los administradores municipales, quienes sin embargo reiteraron que su principal motivación era el menor de este despliegue (y su posterior mantenimiento).

Una de las compañías con las que el consistorio se sentó para conocer su tecnología al respecto es la norteamericana Oracle. Fuentes de la multinacional confirman estas conversaciones pero aseguran a INNOVADORES que "todavía se trata de algo muy incipiente, no hay negociaciones formales ni nada concreto".