Especial    Impresión 3D

El ‘boom’ de la impresión 3D seduce ya también a las pymes

La multinacional Bechtle, que distribuye marcas como Makerbot de Stratasys, ofrece la tecnología y la capacitación profesional para que empresas de los sectores industrial, sanitario y educativo pueden sacar más rendimiento

27 ABR. 2020
10 minutos
La pandemia ha abierto los ojos a muchas empresas sobre las ventajas de la fabricación aditiva.
La pandemia ha abierto los ojos a muchas empresas sobre las ventajas de la fabricación aditiva.

Sin duda, durante las primeras semanas de la crisis del coronavirus, la impresión 3D se ha erigido como una de las tecnologías clave para dar una respuesta ágil y flexible al desafío. Hasta el punto de que se ha generado en el mercado la sensación de que ha llegado su hora de la verdad, el momento de introducir la fabricación aditiva en el tejido empresarial español, más allá de las grandes factorías y de los pequeños dispositivos domésticos. Su boom exponencial, su eficacia ante las necesidades de la emergencia sanitaria, está llevando de hecho a muchas pymes a preguntarse por el día después, por cómo sacar rendimiento a las impresoras 3D en sus negocios.

El movimiento colaborativo surgido del tejido empresarial español, con la complicidad de los llamados makers, se ha materializado en iniciaticas que van desde el diseño y fabricación de  mascarillas o viseras de protección para sanitarios hasta abridores de puertas que evitan el contacto con las manos. Había que ofrecer alternativas a la falta de stock por la ruptura de la cadena de suministro, pero esa carencia puede repetirse en el futuro por otras circunstancias imprevistas. 

La tecnología de impresión 3D no es flor de un día, "lleva muchos años en el mercado, aunque ahora se lleve todos los titulares. No solo sirve para hacer mascarillas y productos de emergencia, tiene muchas aplicaciones interesantes que desarrollar", explica a INNOVADORES Elisa Rojas, Head Printing Specialist de Bechtle.

Gracias a una impresora 3D profesional de MakerBot, con la ingeniería y un servicio de capacitación como el que ofrece Bechtle, una pyme puede transformarse con éxito. La visión del empresario resulta fundamental porque es el que mejor conoce "cuáles son las necesidades que este producto tan específico" puede cubrir en su negocio, subraya Montse Guindo, directora de Delegación de Cataluña y Baleares y del área de Educación de Bechtle en España.

Hasta hace poco el precio era uno de los principales hándicaps para que una empresa no tecnológica se hiciera con una impresora 3D, porque esa inversión no estaba al alcance de todos, subraya Guindo. Esto no solo ha cambiado, sino que también se está superando otra segunda barrera: la facilidad de uso de una tecnología que podía entenderse como compleja. "Ahora podemos formar y enseñar a la compañía a sacarle rendimiento según sus necesidades. No hace falta ser Einstein", subraya. Si a esto se une la creciente necesidad generada en el mercado por la incertidumbre global, se entiende el boom que estamos viviendo de la impresión 3D. 

Si se actúa correctamente, esta tecnología está diseñada para que las empresas tengan un retorno de inversión prácticamente inmediato. Por  ello, en muchas ocasiones, se necesita de un asesor especializado que explique no solo cómo funciona, sino cómo sacarle el mayor provecho y obtener el rendimiento que realmente se necesita. Es el papel que asume la propia Bechtle, que incorpora un servicio de ‘acompañamiento’ a sus clientes con la capacitación profesional necesaria. 

La multinacional alemana se ha especializado en implementar esta tecnología en las empresas del sector industrial, sanitario y educativo. Su objetivo es crear ecosistemas más allá de la venta de un equipo de impresión que engloban aspectos como la digitalización, el escaneo en 3D, el tratamiento de ingeniería inversa, la impresión en diferentes materiales y posacabado. Algo impensable en máquinas domesticas no profesionales.

En este sentido, Manel Ribas, responsable de MakerBot, cuyos productos distribuye Bechtle, remarca que a pesar de este boom en torno a la fabricación aditiva hay que tener claro que "no todo el mundo va a tener una impresora 3D en casa. Esto no va a pasar". La clave ahora es asentar un nicho de mercado entre el sector profesional e incorporar a todas aquellas empresas que aún contemplan expectantes qué es la impresión 3D y para qué podrían utilizarla en su negocio. 

Esta fue una de las razones por las que Stratasys, uno de los grandes líderes mundiales del sector, decidió adquirir en 2013 una compañía como MakerBot para aprovechar las patentes de sus imponentes máquinas industriales para adaptarlas a dispositivos más asequibles para todo el público empresarial. "Son equipos profesionales para el mercado profesional, por lo que cuentan con los mismos estándares de calidad que las máquinas industriales, pero enfocados para las pymes", puntualiza Ribas.

Con la emergencia sanitaria actual se ha visto que existía una necesidad de suministros, pero también se ha demostrado, asegura Guindo, que "tenemos las herramientas para cubrirlas". Ribas apostilla que "había capacidad de fabricación, pero no control, porque no todas las máquinas pueden fabricarlo todo, como se ha demostrado en sanidad".

En definitiva, existe una oportunidad, y hay profesionales disponibles para poder sacarle provecho, que garantizan el objetivo de "ser autosuficiente con equipos asequibles, pero profesionales". Por ejemplo, en Bechtle han detectado clientes que están comprando impresoras 3D profesionales para fabricar recambios de productos o máquinas que, aunque siguen funcionando, están en vías de obsolescencia, por lo que el mercado ya no vende esas piezas de repuesto para el mantenimiento. La solución está en la fabricación aditiva in situ. 

Del COVID-19 a explorar otros usos

Ante la necesidad de suministros por la pandemia, el Hospital CIMA de Sanitas atendió la petición de uno de sus profesionales Eduard Escortell, del área de Sistemas de este centro sanitario, para adquirir en Bechtle dos impresoras 3D. El objetivo inicial era poder fabricar con estas máquinas desde manillas para abrir puertas con el brazo hasta  máscaras o mascarillas para proteger a sus profesionales y pacientes.

"Ahora apostamos por la tecnología 3D no solo a corto plazo para dar soporte a temas relacionados por el COVID-19, sino que estamos explorando las amplias posibilidades de las impresoras 3D en el ámbito médico", puntualiza Escortell.    

Oficina Central C/ Vía de los Poblados 3  CP. 28033 Madrid
Teléfono: +34 913 640-234
Fax: +34 91 3667-445
Correo electrónico: bechtle@bechtle.es 
Oficina Barcelona Avda Can Fatjo no. 3, 3ª Mod B, Ed. Mapfre CUB 1 CP. 08173 Sant Cugat
Teléfono: +34 93 325-8335
Fax: +34 93 325-5106
Correo electrónico: barcelona@bechtle.es