Opinión    Sostenibilidad

El COP25 y la era de la innovación “ecoeficiente”

La innovación “ecoeficiente” debe responder a nuevos retos que demandan soluciones y respuestas urgentes

04 DIC. 2019
5 minutos

El crecimiento económico de los últimos 250 años basado en un modelo lineal: extraer, fabricar, usar y tirar, nos ha llevado a los graves problemas medioambientales con los que no enfrentamos hoy; cambio climático, agotamiento de los recursos naturales o la pérdida de biodiversidad. En este contexto, debemos reinventar nuestro modelo económico, hacer más con menos, conseguir la máxima eficiencia en todas las fases de producción y debemos hacerlo rápido.

Sin duda, la innovación es una de las palancas claves para que las empresas alcancen soluciones sostenibles que nos permitan ser más eficientes en la gestión de nuestros recursos y minimizar los efectos negativos de nuestras actividades en el medio ambiente, haciendo posible que la escasez de recursos se transforme en nuevas oportunidades.

Desde AFIDI (Asociación Española para el Fomento de la Financiación de la I+D+i), hemos aportado nuestro granito de arena a la COP25 Zona verde (Espacio Ciencia e Innovación organizado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades), moderando la mesa debate la Innovación Tecnológica como palanca en el tránsito a la economía circular y la interiorización del concepto ecoeficiencia, en la que se contó con excepcionales intervinientes en nombre de: Acciona, el Hub de Economía Circular de Málaga (Semilla IPST BV y la UMA), Atlantic Copper y el Grupo Interplataformas de Economía Circular.

Ha sido un formato muy interesante en un espacio abierto en el que todo agente social pudiese interaccionar con los intervinientes de la mesa. Estamos ante un reto que nos afecta a todos; como ciudadanos, empresarios, políticos o académico, y esto ha sido algo muy palpable. Como conclusiones de este debate, destacaría las siguientes:

La transformación que supone este tránsito, de la economía lineal hacia la economía circular, está siendo asumido como reto en las empresas, interiorizando no sólo las externalidades negativas medioambientales, sino abordándolo desde una perspectiva mucho más ambiciosa, de cadena de valor con el enfoque de “crear para regenerar”.

El término “colaboración”, cobra gran relevancia, entre sectores, público – privada, así como entre proveedor, productor y cliente final. Es esencial este enfoque colaborativo para investigar y diseñar los productos para la reutilización y el reciclado

E incidir que cualquier iniciativa o proyecto de innovación tiene que verse apoyada y ser evaluada no solo desde el punto de vista de las inversiones necesarias, sino también desde la vertiente ambiental. Los avances tecnológicos deben ponerse al servicio de este cambio de paradigma, interiorizando el concepto de “ecoeficiencia” con la evaluando del impacto ambiental de estas actuaciones y persiguiendo  su minimización.

Se requiere potenciar figuras de apoyo económico a estas actuaciones innovadoras, como la compra pública innovadora, contratación pública verde, o incentivos fiscales a una I+D+i “ecoeficiente”, mediante la implementación de soluciones innovadoras tecnológicamente, así como sostenibles y eficientes.

Clausuramos la mesa con la siguiente frase “La mejor forma de predecir el futuro es crearlo” (Peter Drucker). ¡¡¡Tiempo de actuar!!!

Noelia Escobar Izquierdo, miembro de la Junta Directiva de AFIDI y responsable de RII en Incotec