Entre Bits y Chips    Coronavirus

El Ejército desinfecta por tierra y ahora también por aire

El Batallón de Tansmisiones de la UME utiliza dos modelos de drones para desinfectar grandes áreas y vehículos. Es una experiencia pionera en Europa, pero que se empleó en China con éxito.

02 ABR. 2020 - Madrid
5 minutos

Hace apenas dos semanas, el 16 de marzo, el Foro Económico Mundial (WEF) divulgaba que China había utilizado drones como una herramienta clave para la desinfección aérea en su lucha contra la Covid-19, así como para la entrega de medicamientos y el transporte de muestras médicas.

En su texto, que recoge el fabricante de drones chino DJI en su página web, explica que "dependiendo de la aplicación en la que se use, la pulverización con drones puede ser 50 veces más eficiente que la pulverización realizada por personas". Y afirma "los drones deben integrarse en las respuestas de salud planificadas".

La división de agricultura de DJI, encargada de desarrollar este tipo de equipos para que fumiguen campos, junto con XAG Technology y agencias chinas de investigación sanitaria y agrícola, han publicado guías de uso y de especificaciones técnicas para el empleo de drones en tareas de desinfección.

Precisamente un dron de DJI, un Agras-MG1 cedido por la empresa Stock RC, y un Hexa XL AG, de la compañía sevillana DroneTools, son los que está empleando el Batallón de Transmisiones de la UME (BTUME) para probar la nebulización tanto sobre campo abierto como para desinfectar vehículos, desde una altura de unos tres metros.

Desde la Unidad Militar de Emergencias se considera que los resultados son lo suficientemente satisfactorios en ambos casos como para valorar su utilidad en las tareas de desinfección dentro de la operación Balmis, en la que la UME cuenta con 1.107 militares desplegados para más de 230 actividades diarias: desinfecciones de estaciones, residencias de ancianos...

Los dos drones que está probando el Ejército están diseñados específicamente para uso agrícola, de hecho, así como el modelo de DJI lleva la denominación AGRAS, el de DroneTools es la versión agraria del Hexa XL. En ambos casos, la carga útil son diez litros.

El AGRAS-MG1 es un dron de ocho rotores fabricado por DJI que puede cubrir un área de entre 4.000 y 6.000 metros cuadrados en aproximadamente 10 minutos, según la información proporcionada por la compañía china, lo que equivales a entre 40 y 60 veces más rápido que nebulizando manualmente.

Por su parte, el Hexa XL AG, desarrollado por la compañía sevillana DroneTools. Como el nombre indica, tiene seis motores y está específicamente desarrollado para tareas agrarias. Lleva un depósito para diez litros, aunque por potencia de carga podría levantar un 50% más, 16 litros, pero sobrepasaría el límite total de los 25 kilos. Está equipado con un software que le permite dosificar la cantidad de producto que se quiere nebulizar en una zona específica.

Con el depósito de diez litros cargado a tope, cubre dos hectáreas en 14 minutos y tiene una autonomía de vuelo de 18 minutos. Cuenta con un radar que le permite esquivar obstáculos y mantener la altura de vuelo.
"Nuestro equipo", comenta Nicolás Zapata, CEO y fundador de DroneTools, "es más moderno que el que están probando de DJI, aunque estos tienen un modelo más avanzado. Pero el Hexa XL AG es mucho más robusto. Es como un tractor. Está pensado para el campo".

La UME utilizó otro modelo de esta misma empresa sevillana, el Cóndor, equipado con cámara y megáfono, para avisar a la población de las medidas de aislamiento.

Recibe las últimas novedades sobre la carrera de la innovación contra el coronavirus en nuestra NEWSLETTER ESPECIAL COVID-19 pinchando aquí