Actualidad    Digitalización

Rebelión de la economía digital ante el anuncio unilateral de un impuesto al sector

Un manifiesto firmado por Ametic, Adigital, IAB Spain y la Asociación Española de Startups pide al Gobierno que frene esta iniciativa mañana en el Congreso hasta que se alcance un acuerdo en el ámbito internacional

02 JUN. 2020
5 minutos
Pleno del Congreso de los Diputados celebrado durante el estado de alarma.
Pleno del Congreso de los Diputados celebrado durante el estado de alarma.

Ante el debate a la totalidad del Proyecto de Ley del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales en el Pleno del Congreso, el sector de la economía digital, representado por la patronal Ametic, IAB Spain, la Asociación Española de Startups y la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), ha manifestado su rechazo al desarrollo unilateral de un impuesto digital en España.

En este sentido, antes la de sesión del Congreo de los Diputados este miércoles 3 de junio solicitan al Gobierno que reconsidere su posición hasta que se alcance un acuerdo en el ámbito internacional.

Estas entidades han firmado un Manifiesto del sector de la economía digital contra el establecimiento de un impuesto sobre determinados servicios digitales en el que advierten de los “efectos negativos” que esta medida tendrá para el conjunto de la economía española, que quedaría abocada a ser “menos productiva, menos innovadora, menos emprendedora y, en consecuencia, menos competitiva a nivel global”.

En concreto, hacen hincapié en el impacto particular que tendrá sobre las pymes y las startups: “Aunque se supone que los umbrales del impuesto afectarían solo a las grandes multinacionales, en realidad aquellas subsidiarias que pertenecen a grupos nacionales más grandes que cumplieran los criterios fijados se verían plenamente afectadas lastrando su competitividad en un mundo tan globalizado”.

Además, estas entidades aseguran que se producirá una traslación del efecto del impuesto en la cadena de valor y la repercusión del impuesto en cascada impactará en las empresas de forma abrupta en un país en el que el 99,5% de las empresas son pequeñas y medianas, que en su conjunto representan 2/3 del PIB español y el 78% de los empleos.

Por estos motivos, rechazan la puesta en marcha de este impuesto de manera unilateral en nuestro país y apoyan, por el contrario, una solución coordinada en el marco de la OCDE. “Los acuerdos sobre cambios en las normas fiscales internacionales y en los principios generales del derecho tributario siempre deben tener lugar a nivel global, ya que es la única manera de garantizar la igualdad de condiciones a nivel internacional”.

En este manifiesto señalan que una medida como esta solo dificultará y ralentizará el proceso de digitalización de las empresas y la economía en un momento en el que, a la luz de los acontecimientos de los últimos meses, es más necesaria que nunca.

La digitalización “está íntimamente ligada al bienestar de la ciudadanía, al ser creadora de empleos de calidad, facilitar la conciliación, el acceso a la sanidad o la educación, e incluso como herramienta de reconexión de las zonas rurales”, apostillan. En su opinión, “la importancia crucial de la digitalización como palanca de recuperación económica es más evidente que nunca tras el impacto de la crisis de la Covid-19 y su efecto en los sectores productivos”.

Por ello, puntualizan que ante  “los enormes retos económicos y productivos que se avecinan en el futuro inmediato, España no puede correr el riesgo de quedarse atrás” y una tasa aprobada de forma unilateral ”nos alejará, en definitiva, del tren del liderazgo mundial de la digitalización”.