Profesionales    A ritmo de startup

Esta startup catalana desarrolla un sistema de formación interactiva con videos 360

La tecnología de Immersium Studio se apoya en la realidad virtual para mejorar las actitudes ‘soft skills’ de residentes o líderes empresariales

11 JUN. 2020
5 minutos
Uno de los test de los dispositivos de Immersium Studio para formación.
Uno de los test de los dispositivos de Immersium Studio para formación.

Más allá del entretenimiento y el ocio, la realidad virtual y la realidad aumentada están encontrando en el sector formativo otro nicho de mercado. Un hueco que la spin off de la UOC Immersium Studio está intentando llenar con el desarrollo de un sistema propio de video 360 interactivo para generar experiencias hiperrealistas. “El objetivo es crear un entorno seguro e hiperrealista en el que el usuario puede ir explorando todas las situaciones posibles, equivocándose y aprendiendo de esos errores, sin miedo a que este tenga una consecuencia en la vida real”, asegura su CEO, Luis Villarejo, cofundador y CEO en Immersium Studio e investigador de la UOC.

Este sistema, subraya Villarejo, es “más eficiente” y es capaz de “multiplicar por cuatro el porcentaje de retención de los contenidos formativos en la memoria del usuario, gracias a los escenarios hiperrealistas”. De hecho, puntualiza, “a la hora de enfrentarse a una situación real, tu cerebro tiene más facilidad para recuperar esos conocimientos adquiridos con este tipo de aprendizaje”.

Esta spin off se ha especializado en realizar este tipo de soluciones visuales a medida, pero ¿cómo funcionan? Villarejo recuerda aquellos libros infantiles de ‘elige tu propia aventura’: “Esto es un poco lo mismo, pero con gafas de realidad virtual y aplicados a la formación de habilidades y actitudes profesionales”. Por ejemplo, en un hospital de Barcelona están trabajando con residentes para enseñarles a dar las temidas malas noticias que nunca quieren escuchar los familiares de un paciente.

En este caso, señala Villarejo, el hospital ya tiene identificados los patrones de típicas respuestas: agresividad, silencio, realizar constantemente las mismas preguntas de forma repetitiva. Sin embargo, el centro aún no tenía un sistema eficiente para trabajar estos patrones con sus residentes. Si hasta ahora se reservaba un día y se llevaba actores para trabajar in situ con los residentes, con la tecnología de Immersium Studio “se han diseñado todos los casos, se han grabado todas las posibilidades de desarrollo” y al ponerse las gafas, los residentes ya tienen que empezar a tomar decisiones: empezando por dónde se ubica para dar esa mala noticia a la familia, cerca, con una distancia… y en función de lo que va decidiendo el programa emite una situación 360 u otra. 

Así, “el residente vive una experiencia hiperrealista y envuelto en la escena, viviéndolo en primera persona. Puede ir tomando decisiones y ve las consecuencias de las mismas, puede ir atrás y tomar otra decisión y comparar sus efectos…”, destaca el responsable de esta startup. Todo lo que hace el usuario en esta experiencia queda recogido y monitorizado para que pueda visualizarse y estudiarse después, “para seguir aprendiendo de esas decisiones, gracias a simulaciones altamente realista”.

Este sistema se puede aplicar a cualquier tipo de disciplina, pero Villarejo reconoce que se están enfocando “donde aportan más valor”, es decir, en el desarrollo de las llamadas “soft skills, independiente del sector, ya sea en sanidad, docencia, banca…”. De este modo, se han especializado en formación centrada en mejorar actitudes y habilidades comunicativas y sociales, como el dar y recibir feedback, la capacidad de empatía o la inteligencia emocional, pero también habilidades directivas y de liderazgos, como la capacidad resolutiva.