Salud    Coronavirus

Esta tecnología elimina las partículas con virus del aire en el Hospital Clínic de Barcelona

Se trata de un dispositivo diseñado por Urban Air Purifier inicialmente para filtrar gases contaminantes y reducir la polución en las ciudades, pero ha sido adaptado para eliminar también la presencia de COVID-19 en el aire

09 ABR. 2020
5 minutos
Uno de los dispositivos purificadores del Urban Air Purifier en el Hospital Clinic de Barcelona.
Uno de los dispositivos purificadores del Urban Air Purifier en el Hospital Clinic de Barcelona.

El Hospital Clínic de Barcelona ha sido el primer hospital del mundo en instalar un dispositivo UAP-V, una medida para ayudar a combatir la propagación del coronavirus y proteger a sus profesionales sanitarios de posibles contagios. Se trata de un dispositivo diseñado inicialmente para filtrar gases contaminantes y reducir la polución en las ciudades y que ha sido adaptado para eliminar también la presencia de COVID-19 en el aire.

Una vez absorbido, el aire pasa por cuatro capas de filtros que captan partículas (PM10 y PM 2,5), gases (NO, NO2, Nox y CO) y compuestos orgánicos volátiles, para acabar creando un ambiente limpio a una distancia de 25 a 50 metros por lado, en función del modelo.

A esta tecnología que purifica el aire hasta en un 98%, los ingenieros de Urban Air Purifier le han añadido un filtro HEPA-ULPA que asegura una eficiencia del 99,97% llegando hasta partículas de 0,01 micras, según la norma EN1822. De esta forma, todos los virus y bacterias asociados a partículas quedarán capturados en los filtros del este dispositivo.

Esto ha sido posible gracias a la contribución de la empresa tecnológica de origen barcelonés Urban Air Purifier, que ha adaptado en tiempo record su dispositivo a las necesidades de la crisis sanitaria actual provocada por la expansión del COVID-19 y ha donado el primer dispositivo, a través de la Fundació Clínic, “para poner esta tecnología al servicio del sistema sanitario y luchar todos juntos para frenar esta amenaza global”, afirma Joaquín Cusí, CEO i fundador de la empresa.

Las máquinas UAP permiten absorber con gran fuerza el aire que tienen alrededor gracias a la tecnología patentada por Urban Air Purifier, que cuenta con la certificación de Bureau Veritas.

Adaptación ante la emergencia sanitaria

Urban Air Purifier, que fabrica equipos para el filtrado y eliminación de contaminantes, partículas y organismos del aire, diseñó este dispositivo inicialmente para combatir la contaminación de las ciudades, pero dada la situación de emergencia vieron la necesidad de adaptar su sistema de filtrado y esterilización del aire con el objetivo de atacar directamente al COVID-19.

“Aprovechando nuestra tecnología, podemos definir el tipo de elemento que queremos eliminar con la máxima eficiencia. Y en estos momentos está claro: el coronavirus”, declara su ingeniero jefe, Alberto Quintana.

Además, también se ha instalado un paso con lámparas ultravioleta UV-C de onda corta para esterilizar el aire y anular la actividad de todas aquellas partículas retenidas en los filtros que puedan contener bacterias y virus. La luz UV-C ataca directamente al ADN de las células, destruyendo la actividad de cualquier tipo de organismo. 

Con estas innovaciones los ingenieros de Urban Air Purifier aseguran que todo el aire que sale del nuevo UAP-V está libre de partículas cargadas con bacterias y virus.

Los UAP tienen conexión remota vía router que permite controlar los parámetros de filtrado, temporizadores, programadores, velocidad de filtrado y estado de saturación de los filtros, así como recibir información en tiempo real de los niveles de calidad del aire.

Recibe las últimas novedades sobre la carrera de la innovación contra el coronavirus en nuestra NEWSLETTER ESPECIAL COVID-19 pinchando aquí