Entre Bits y Chips    Biometría

Este software español es capaz de verificar tu identidad incluso si llevas mascarillas

FacePhi desarrolla un algoritmo que reconoce, con un 99% de fiabilidad, el rostro parcial de una persona. Esta tecnología se activa de forma voluntaria y previa autorización del usuario

16 JUL. 2020 - Madrid
9 minutos

La  española FacePhi, especializada en soluciones biométricas para la verificación de identidad, ha desarrollado un algoritmo capaz de reconocer, con más de un 99% de fiabilidad, el rostro parcialmente tapado de una persona. Esta tecnología ha sido diseñada para activarse de forma voluntaria y previa autorización del usuario, facilitándole el acceso seguro a datos y actividades mediante el uso de su cara como llave, incluso llevando mascarillas.

Este reconocimiento es posible gracias a un software especialmente entrenado para centrarse en la biometría periocular, es decir, en los rasgos diferenciales que presenta una cara en los ojos y su contorno. De esta forma, se evitan fallos en el reconocimiento y posibles suplantaciones de identidad, dando más garantías tanto a las empresas que utilizan este tipo de tecnología como a los propios usuarios.

“Gracias a esta evolución de Selphi, nuestro programa de autenticación de rostros, pueden darse mejores soluciones a entornos sanitarios o espacios donde es importante extremar la higiene, por lo que el acceso mediante reconocimiento facial puede ser muy útil. El uso de esta tecnología va más allá de la convivencia actual con la Covid-19 y puede ser un gran aliado para hospitales, clínicas y laboratorios, entornos donde el uso de la mascarilla es constante y las soluciones de identificación contactless son las más recomendables para evitar contagios”, explican desde la compañía.

Autenticación facial

La autenticación o verificación de identidad con biometría facial sigue avanzando como la opción de acceso más segura para sectores en los que la protección de datos y la accesibilidad sencilla son claves, como ocurre en la banca o en la sanidad. Tras llevar sus servicios de onboarding digital y reconocimiento facial en más de 50 bancos de todo el mundo, FacePhi ha desembarcado de forma reciente en el ámbito de la eHealth, integrando su software en el hospital Kangbuk Samsung de Corea del Sur, junto a la tecnológica NSSMART.

“Gracias a nuestros desarrollos, los pacientes de este hospital han cambiado sus tarjetas sanitarias y la introducción manual de registros por un sistema de reconocimiento facial con consentimiento previo. Con ello se está consiguiendo evitar fraudes en seguros médicos y se está ofreciendo una experiencia rápida y que limita mucho el contacto, algo que, como estamos comprobando, va a marcar el futuro de la sanidad. Seguimos trabajando para que nuevas aplicaciones, como la autenticación con mascarilla, empiecen a integrarse en hospitales y centros de salud”, concluyen desde FacePhi.

Pero, ¿cómo funciona este reconocimiento facial?


La generalización del uso de mascarillas ha supuesto un quebradero de cabeza a las compañías que basaban sus sistemas de seguridad en el reconocimiento facial. De repente, no teníamos cara. El óvalo de la cara, la nariz, la boca... desaparecen bajo la protección. Quedan los ojos, el pelo y las orejas.
Apple, que tiene el sistema de reconocimiento facial más robusto en telefonía móvil -de hecho, prescindió del escáner de huellas- se conformó con esquivar el problema. Todo su sistema, basado en su cámara True Depth, sólo sirve para cuando podemos quitarnos la mascarilla y para reconocer que la llevamos puesta. Cuando ve que no nos va a poder identificar nos pide la clave numérica.

Sin embargo, FacePhi sí lo ha conseguido. Hemos hablado con Javier Barrachina, director de I+D de esta compañía española, para saber cómo funciona.

La nota de prensa se acompañaba con una imagen en la que se puede ver a dos mujeres con su EPI frente a un móvil. Inmediatamente surgió la pregunta: ¿Se puede aplicar el sistema de FacePhi en un móvil? 

R.- Sí, así es. El algoritmo que hemos desarrollado puede integrarse en puntos concretos o quioscos que usen reconocimiento facial para autenticar pacientes, como los que implementamos recientemente en el Hospital Kangbuk Samsung junto a NSSMART, pero
también podría trasladarse a teléfonos móviles.

Se basa en la biometría periocular (la zona que rodea al ojo), pero ¿cómo toma las  imágenes de la zona? ¿Utiliza cámaras de profundidad, 3D...?

R.- Los sistemas de reconocimiento de FacePhi han sido diseñados para poder funcionar con cámaras 2D, incluso con las de dispositivos de gama media y baja. Esto es aplicable a Selphi, nuestro sistema de autenticación mediante reconocimiento facial, y también a este nuevo
sistema periocular. Éste es un punto clave para que nuestra tecnología pueda ser utilizada en todos los dispositivos móviles del mercado. 

Entonces, ¿reconoce los cambios que se producen en el usuario? ¿Si lleva gafas o se cambia el pelo o se deja barba?

R.- Sí, nuestra tecnología de reconocimiento periocular está preparada para reconocer al usuario aun cuando hay cambios físicos: ojeras, ojos rojos, depilación de cejas o incluso llevar gafas. El patrón de FacePhi es inteligente; aprende del usuario a media que se va haciendo uso del sistema: cómo pone la cara, el entorno de luz.  La tecnología va aprendiendo del usuario con cada autenticación. El sistema que actualmente tenemos implantado en bancos y cajeros con reconocimiento facial, Selphi, compara 16.000 puntos de rostro con el patrón previamente registrado, consiguiendo una tasa de acierto de 99.998 %.

Este sistema se basa en la zona periocular, ¿qué ventajas tiene frente a los basados en el reconocimiento del iris?

R.- Normalmente el reconocimiento de iris necesita que el usuario se acerque mucho al sensor. Además, los sensores de reconocimiento del iris con más caros. El reconocimiento periocular de FacePhi resulta ser más usable y económico que los sistemas de iris, y proporciona el mismo nivel de seguridad.

¿Está instalado en algún sitio? ¿Se ha hecho algún piloto o prueba de uso?

R.- Hablamos de un desarrollo muy reciente, por lo que no ha habido margen de tiempo para integrarlo en hospitales o clínicas. Nos hemos involucrado especialmente en este proyecto por la situación existente con la Covid-19, que está redefiniendo muchos protocolos de acceso y gestión en el ámbito sanitario, por lo que esperamos que nuestra tecnología sea una aportación al sector y a los ciudadanos en estos momentos de cambio.