Entrevistas    Negocio

El plan de la ‘nueva’ Informática El Corte Inglés en plena reinvención de banca, retail e industria

Iecisa, que se quedará con las patentes si Competencia autoriza su venta, prepara una ‘call a startups’. Hablamos también con su director de innovación, David Pascual, de cloud, apificación y la economía de plataformas

11 FEB. 2020 - Madrid
9 minutos
El director de innovación de Informática El Corte Inglés, David Pascual. / Pilar Brañas

Todo es cambio en el seno de Informática El Corte Inglés (Iecisa). "Momento de oportunidad", es la expresión que repite David Pascual, incorporado recientemente como director de innovación procedente de Indra. A la espera de que las autoridades de competencia se pronuncien sobre la compra de la compañía por parte del grupo francés Gfi, acordada en diciembre, hay ya algunos aspectos clave que sirven de referencia para describir cuál va a ser su estrategia de innovación: la creciente inclinación de los clientes por soluciones agile, sin abandonar por ahora, obviamente, los grandes proyectos; la apertura al ecosistema startup; el mantenimiento de dos puntos fuertes de Iecisa: la propiedad intelectual de sus patentes tecnológicas y las relaciones con proveedores de tecnología, especialmente con SAP; y las nuevas reglas de competencia en un mundo en el que los sectores están borrando sus barreras, y hay que acertar rápido en las decisiones sobre cloud, la apificación y la economía de plataformas.

Referente en nuestro país de integración de software y de gestión de grandes proyectos en las principales empresas, Iecisa está pivotando desde hace un tiempo hacia un mercado en el que "los clientes tienden a servicios más agile porque quieren que cocreemos con ellos, dado que no siempre tienen clara la solución", apunta Pascual. 

La visión de Iecisa es que durante unos años todavía se va a seguir demandando grandes proyectos, para sostener el backbone, los legacy, los grandes sistemas, va a seguir habiendo grandes contratos de implantación, pero cada vez más las grandes empresas, en determinados sectores más que en otros, desarrollarán su plataforma digital, una solución mucho más componentizada, mucho más pequeña, mucho más agile, basada en soluciones de terceros, de startup más punteras, dirigidas a resolver el enfoque del cliente.

La respuesta del área de innovación de Iecisa a este desafío se articula en diferentes escalas. En primer lugar, David Pascual habla de la colaboración con startups y spin off "desde una posición de socio industrial, como compañía tractora, con el objetivo final de no buscar tanto una rentabilidad financiera como tecnológica, que nos ayude a evolucionar hoy la oferta futura de la compañía".

En ese sentido, Iecisa busca ahora mismo startups "B2B [por las siglas de business to business] de base tecnológica, fundamentalmente en una fase seed o serie A, temprana, que estén desarrollando un nuevo activo en tecnología. Estamos abiertos a la coinversión y participación donde pueden entrar clientes, partners y otro tipo de inversores del ecosistema". 

En cuanto a las tecnologías que deben proveer esas startups, da prioridad a "cloud, IoT, big data, inteligencia artificial, machine learning, muy ligado a poner en valor el dato, ya sea en la parte de Administración pública, en temas asociados a Industria 4.0 o en la parte de análisis del sentimiento y el comportamiento de los clientes usuarios". Atentos interesados porque pronto habrá "una call en temas de interés de la compañía".

Sectores sin barreras

En cuanto a las fortalezas intrínsecas con las que Iecisa afronta la transformación del negocio, hay que contar con el mantenimiento de la propiedad intelectual de las patentes. Eso implica que, en caso de que finalmente se autorice la venta a Gfi, no habrá ningún servicio o solución que no pueda seguir vendiendo porque sea de El Corte Inglés. Es cierto, en todo caso, que la mayor parte de lo que comercializa Iecisa proviene de terceros, con especial protagonismo de SAP, un aspecto que le permite ser muy complementario con la actividad de Gfi en España. De hecho, SAP acaba de premiar recientemente a Iecisa por sus propuestas de marketing para llegar a los clientes que denomina GB (general business, de hasta 600 millones de euros de facturación). 

Entre las tendencias de la transformación digital en las que David Pascual considera estratégico estar bien posicionado, destaca la apificación. "Es un momento de oportunidad: abrir las API da la posibilidad de construir nuevas soluciones de valor a cierto tipo de clientes o instituciones. Y esto en banca está ocurriendo con la PSD2, pero también en otros sectores como seguros y administración pública", afirma. Precisamente, cuando Iecisa diseñó junto a la EMT la solución MaaS Madrid para integrar todo el sistema de movilidad de la capital, el factor clave fue la apertura de las API y la disponibilidad de los datos por parte de la Administración.

Muy conectado con esto está la economía de plataformas. "Ahora un banco vende de todo menos productos financieros, las fronteras entre sectores desaparecen. Las telco parece que quieren ser bancos, los bancos retailers y los retailers bancos. Estamos en la economía de plataformas y se trata de, con los productos que una empresa tiene actualmente, crear una plataforma y ser el interlocutor único con el cliente para, a partir de ahí, gestionar al resto de proveedores y dar una solución única", explica David Pascual. En última instancia, "no vamos a soluciones genéricas, sino hacia una hiperpersonalización de los servicios al usuario y eso implica plataformas que gestionen toda la información y todo el contexto para ofrecer ese servicio que el cliente necesita en cada momento".

Las empresas deben reaccionar, pero sin caer en la tecnología por la tecnología. "Muchos procesos de cambio hacia la Industria 4.0 no están cumpliendo los objetivos deseados porque el proceso de digestión del cambio, es decir, cómo cambia la forma de trabajar, se hace al final. Y eso se tiene que pensar al principio y con la extensión con la que lo quieres hacer», concluye.

Blockchain: aprender del puente de Génova Dos minutos antes de la trágica caída del puente de Génova en 2018 se tomó una foto de la grieta que podría haber salvado miles de vidas si se hubiera canalizado rápidamente y por una vía securizada por blockchain. Esta ide empoderar al ciudadano en la vigilancia de infraestructuras sirvió de base para un caso de uso con el que Iecisa ganó el hackaton del reciente Global Blockchain Congress.