Profesionales    Transformación digital

Formación ‘online’ e inteligencia artificial, los ejes de la era digital en recursos humanos

La gestión del talento, la aplicación para un nuevo puesto de trabajo y los procesos de selección se aprovechan de las nuevas tecnologías para apoyar a los recursos humanos

11 minutos
Digitalizar el empleo no es una mera acumulación de recursos basados en tecnología.
Digitalizar el empleo no es una mera acumulación de recursos basados en tecnología.

El bien más preciado de cualquier empresa son sus trabajadores. Su gestión es el cometido principal de los profesionales de recursos humanos, constituyéndose así en uno de los departamentos más relevantes de cualquier organización. Acompañan al empleado desde el momento en el que se inicia el proceso de reclutamiento, pasando por su desarrollo profesional y, llegado el caso, le asisten cuando se produce el fin de la relación laboral. En cada uno de esos puntos de contacto, se manejan muchos datos e información con el objeto de encontrar el encaje idóneo entre trabajador y empresa y, así, satisfacer las necesidades de ambos.

Dentro de la transformación digital que están llevando a cabo las compañías, el papel de este departamento es esencial. "Es un proceso de reorientación de toda la organización para adaptarse a los nuevos escenarios, que no se consigue sin involucrar y empoderar a las personas. Por eso el rol de RRHH adquiere un papel clave", sostiene Mireia Ranera, vicepresidenta de Incipy y directora de la división Digital HR Employee Digitalization. "Hablamos de personas, de gestionar cambios en nuevas formas de trabajar, de comunicar, de desarrollar, atraer y comprometer al talento".

Esta firma de análisis recoge en la quinta edición de su estudio Transformación digital en RRHH, publicado a principios de abril, que un 80% de las empresas de nuestro país ya está abordando este reto. Entre ellas, un 23% confirma estar en una fase más avanzada y solo un 7% del total de las encuestadas –más de cien– reconoce que no es una de sus prioridades.

Automatización

A día de hoy la digitalización ha llegado a todas las áreas de los recursos humanos y ya no debería ser una novedad. "Son numerosas las herramientas que ayudan a gestionarlos, permitiendo asignar tareas y hacer su seguimiento de manera remota, midiendo el esfuerzo y rendimiento de cada uno de los empleados; además de ser fundamentales para la comunicación interna y hacer llegar los mensajes correctos a los empleados para construir una sólida cultura corporativa", describe Marta Prats. La Associate Manager de la división de Recursos Humanos de Michael Page también apunta a que "avanzamos hacia un mundo más digital, donde la mayoría buscamos una manera de conciliar vida personal y profesional". Una evolución que deberían asumir todas las organizaciones, al margen de su tamaño y naturaleza. 

«La digitalización de RRHH no es una acumulación de cambios, sino una transformación»

En la Fundació Hospital de l’Esperit Sant (FHES), perteneciente al sistema sanitario integral de utilización pública de Cataluña (Siscat), el cambio se ha producido de una forma paulatina. "Buscábamos soluciones rápidas a problemas cotidianos, que agilizaran y facilitaran los procesos habituales del trabajo. Las primeras actuaciones se realizaron en áreas tan diversas como administración, planificación, gestión del tiempo, comunicación, etc.", nos describe su director de RRHH, Josep Vidal Negre.

Han implantado un portal del empleado basado en tecnologías de inteligencia artificial (IA). No se limita al procesamiento de nóminas y gestión de planes de formación, sino que emplea la información que tiene de cada trabajador para adecuar el desarrollo de su carrera profesional a sus aptitudes y objetivos. "El despliegue de la solución permite elevar hasta en un 42% la productividad del conjunto de la organización e incrementar en un rango entre el 60% y el 70% la satisfacción de los empleados", asevera Oscar Pierre, CEO de aggity, proveedor de la plataforma.

Vidal Negre detalla que otras soluciones innovadoras en las que trabajan son el uso de la firma biométrica en contratos laborales o la utilización de un sistema que incluye la obtención y análisis de datos, como retribuciones o absentismo, que favorecen la toma de decisiones. A pesar de los pasos que ya están dando, el responsable de recursos humanos de este centro sanitario reconoce que aún se encuentran en una fase incipiente: "La digitalización de RRHH no es una mera acumulación de cambios tecnológicos en los procesos habituales de trabajo, sino una transformación de la propia organización".

En la conversación con INNOVADORES es inevitable que surja el actual episodio de pandemia de la COVID-19 y cómo las medidas organizativas excepcionales han puesto a prueba las competencias digitales de sus profesionales, incorporando por primera vez estrategias de teletrabajo o reuniones virtuales. "Esta experiencia ha puesto en evidencia que no todo el personal tiene el mismo grado de familiarización con las TIC y que debemos eliminar la brecha digital que todavía existe en nuestra organización". 

En BBVA, por su parte, se encuentran en una fase más avanzada. En 2017 iniciaron el proceso de cambio en su unidad Talento y Cultura –que es como denominan las funciones de recursos humanos– con la introducción de metodologías ágiles (agile). "Este departamento participa, como uno más, en el proyecto de generación de capacidades analíticas que se está implantando en todo el grupo, y dispone ya de su propia unidad de Data Scientist que crea las herramientas necesarias para el área", confirma Enrique González, responsable de Cultura Corporativa y Comunicación con Empleados de la entidad.

González explica a INNOVADORES que no hay que perder de vista que la transformación digital de una compañía impacta en la mayoría de los procesos que lideran los profesionales de recursos humanos. Lo que incluye "la gestión del talento, la formación, la evaluación del desempeño o la selección, tanto en lo referido a políticas de empresa como de herramientas, lo que nos obliga a redefinir la experiencia del empleado". Para incentivar la adquisición de nuevos conocimientos, por ejemplo, han creado una moneda virtual con la que los trabajadores pueden "comprar" formación. El modo de conseguir más monedas es completando cursos o convertirse ellos mismos en formadores: "Más de un 90% lo usa y se ha incrementado en más de un 10% las horas de formación por persona".

Con los objetivos cuantitativos definidos, la digitalización de los recursos humanos implica el replanteamiento de los valores corporativos de las compañías. "Las personas y la cultura son los mayores obstáculos para el cambio. No hay que perder de vista que no es un reto tecnológico, sino de personas", advierte la vicepresidenta de Incipy. "Recursos humanos tiene que ser líder, impulsor y acelerador de esa evolución, identificando el gap digital de sus empleados, entendiendo las necesidades y retos de negocio, y definiendo la hoja de ruta de esa transformación digital".

Rompiendo el techo de cristal En BBVA han analizado datos de empleados para profundizar en la problemática de los techos de cristal para las mujeres. Han confirmado que los hombres se presentan a una oferta de trabajo si cumplen el 60% de los requisitos, mientras que ellas lo hacen cuando creen tener el 90%. También han identificado que el uso de determinado lenguaje puede alejar a las candidatas, por lo que han reformulado todas sus ofertas con términos más inclusivos con un aumento de un 30% en la captación.