Entre Bits y Chips    Análisis / Almacenamiento Seguro

Gran capacidad de memoria, ligera, rápida y protegida

La nueva generación de discos duros portátiles de Samsung, la SSD T7 Touch, gana en rapidez de escritura y lectura y añada un lector de huellas para desbloquearla.

15 SEP. 2020 - Madrid
5 minutos

A la memoria le sucede lo mismo que a la capacidad de cálculo de los procesadores: cuanto más me des, más necesito. Tengas la memoria que tengas en tu ordenador, móvil o disco duro externo, tras unos meses de uso ya estarás llegando al máximo de capacidad e irás borrando archivos para guardar otros. Da igual que se empeñen en ampliar las gigas disponibles en la nube, en dar almacenamiento ilimitado para fotografías... la memoria termina por llenarse.

A esa tendencia natural (igual soy un espécimen raro y al resto de los mortales no les sucede) hay que sumar el incremento de la resolución de vídeo y audio. No pesa lo mismo un fichero de audio en MP3 que en alta resolución, ni una película en definición SD, HD, Full HD, 4K y ahora 8K.

Así que, cuanto más mejor. Pero a la vez, hace falta que el acceso, tanto en lectura como escritura sea rápido y que podamos proteger la información. Puestos a pedir, exigimos que no necesite una fuente de alimentación, es decir, que extraiga la energía que necesita para funcionar del equipo al que se conecta para transferir archivos. Y también, que esa unidad de almacenamiento sea pequeña, sólida, ligera, resistente y atractiva.

A todas esas exigencias responde la nueva generación de discos duros externos de estado sólido SSD T7 Touch de Samsung. La generalización del uso de memoria sólida está haciendo que nos olvidemos de los discos duros convencionales, que, por cierto, siguen teniendo sus aplicaciones y están presentes en ordenadores y discos externos. La gran ventaja de la primera sobre los segundos es que no cuenta con partes móviles ni es mecánica. Eso permite menor consumo de energía, mayor resistencia y compactabilidad e incrementa la velocidad de acceso a la información.

Si llevamos a cifras las exigencias que se detallan más arriba, el Portable SSD T7 Touch está disponible en tres capacidades de almacenamiento: 500 gigas, un tera (1.000 gigas) y dos teras. Por lo que respecta a la velocidad de lectura y escritura, en las mejores condiciones, supera el giga en la primera (1.050 MB) y lo alcanza en la escritura

Extrae la energía del puerto USB (3.2 segunda generación. Incluye cable USB tipo C a tipo C y USB tipo C a A) del equipo al que se conecta, ya sea un PC con Windows, un Mac o un teléfono Android

La seguridad de este disco de almacenamiento externo es su punto diferencial. Se apellida Touch por algo y es que a la posibilidad de bloquear el acceso mediante una contraseña, añade un lector de huella dactilar integrado en la superficie. Es mucho más práctico ya que no hace falta acceder al programa de gestión para desbloquearlo. El funcionamiento para registrar huellas como para escanear es muy similar al de un teléfono móvil. Se apoya en una luz led azul para indicar el estado: si pide la huella para desbloquear o cuando está leyendo o escribiendo.

Es pequeño, aunque a lo largo de las generaciones ha ido creciento en longitud y adelgazando. Mide 8,5 centímetros de largo, por 5,7 de ancho y apenas ocho milímetros de grueso. Y pesa 58 gramos (sin el cable). La construcción es del tipo unibody, en aluminio y está certificado frente a caídas de dos metros. 

Disponible en dos colores, plata y negro, los precios, arrancan en 161,99 euros para el de 500 GB. A partir de ahí, hay que ir sumando 100 euros para el de un tera y otros 100 más o menos para el de dos. Aunque varían en función del market al que se acuda.