Industria    Óptica

Hologramas con sello español para documentos de la Fábrica de Moneda o botones interactivos en los coches de PSA

El proyecto europeo PHENOmenon, liderado por el centro español Aimen, consigue por primera vez a nivel mundial dividir un único láser en más de 10.000 haces simultáneos con una resolución mejor que una micra y mantener el proceso con calidad en cada uno de ellos

16 SEP. 2020
6 minutos
Celda de microprocesado láser de AIMEN
Celda de microprocesado láser de Aimen. / Innovadores

Desarrollar una nueva tecnología de fabricación de ópticas y productos holográficos a medida es el objetivo del proyecto europeo PHENOmenon, liderado por Aimen Centro Tecnológico. En los últimos tres años se ha trabajado para crear hologramas con propiedades mejoradas orientados a distintas aplicaciones, como la iluminación de alta eficiencia, la mejora de pantallas curvas y flexibles o para los sectores de automoción o aeroespacial.

El principal valor diferencial de este proyecto, que cuenta con un presupuesto cercano a los cuatro millones de euros, es que aborda "un área prácticamente sin explorar y que permitirá la fabricación de productos muy innovadores con funcionalidades que no existen en la actualidad", dicen desde Aimen.

En el marco de PHENOmenon, se ha aplicado la 'paralelización masiva', una técnica de producción por láser que consiste en la división del láser en una gran cantidad de rayos simultáneos, cada uno de los cuales es capaz de funcionar como una impresora 3D independiente a escala nanométrica.

Se trata de la primera vez a nivel mundial que se consigue dividir un único láser en más de 10.000 haces simultáneos con una resolución mejor que una micra y mantener el proceso con calidad en cada uno de ellos. Con ello, se puede aprovechar mucho mejor la potencia de los láseres industriales y, sobre todo, se reduce enormemente el tiempo de fabricación y se abarata el proceso.

Gracias a esta técnica, PHENOmenon, que se encuentra en su fase final, ha conseguido fabricar lentes de un espesor de una micra y con unas propiedades ópticas extraordinarias como la ausencia de dispersión cromática, utilizando solo nanoestructuras impresas en 3D.

Esto, según sus creadores, supone un avance "relevante", ya que permite diseñar sistemas de concentración solar sin prácticamente añadir peso, lo cual es esencial en aplicaciones espaciales; o posibilita miniaturizar cámaras y sensores hasta niveles difíciles de alcanzar de otra forma.

Otro reto alcanzado por el proyecto PHENOmenon ha sido transformar film plásticos en un difusor ultracompacto de alto rendimiento gracias a la aplicación de microestructuras fabricadas por láser.

Estos films son muy apreciados por la industria TIC para mejorar las pantallas de los dispositivos electrónicos, especialmente, para las futuras pantallas flexibles o curvas, integradas en superficies como vehículos o en arquitectura. Además, la particularidad del film difusor desarrollado en este proyecto es que permite diseñar la forma en que la luz es dirigida en esa superficie curva, lo cual es muy valioso para pantallas avanzadas, pero también para sistemas de iluminación LED.

Aplicaciones disruptivas

Los avances desarrollados por PHENOmenon se están validando en diferentes aplicaciones innovadoras. Una de ellas es para la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, para la que se están diseñando nuevas estructuras holográficas para documentos de identificación, como una herramienta adicional que dificulte las falsificaciones.

Asimismo, para PSA se está trabajando para integrar en los automóviles paneles de información y entretenimiento en los interiores, tanto para visualización 2D como 3D, con interacción sin contacto empleando hologramas. En concreto, PHENOmenon está avanzando en un concepto de botonera holográfica, que pueda incorporarse al mercado en un plazo de dos o tres años.

Con la firma FlexEnable, se está avanzando en un sistema de retroiluminación eficiente para pantallas flexibles y curvas, que podría incorporarse en  sus productos en apenas dos años.

Por otra parte, con la empresa DesignLED, el proyecto está optimizando uno de sus productos: una lámina plástica flexible con LEDs integrados, que permite una mejor integración en arquitectura y mobiliario que los sistemas convencionales y que resulta mucho más compacta que otras técnicas de iluminación. En este caso concreto, el proyecto aporta la posibilidad de diseñar cómo se distribuye la luz a la salida de la lámina, consiguiendo la homogeneidad deseada en la superficie iluminada.

Por último, con Thales se está trabajando en concentradores fotovoltaicos mejorados para aplicaciones aeroespaciales, con un peso menor que los actuales y con propiedades antiniebla, cuyos demostradores se están verificando a escala laboratorio para que puedan adaptarse a los exigentes estándares de la industria.