Industria    Construcción

Hormigón impreso en 3D: eficiente, sostenible y personalizable

El ETH de Zurich ha desarrollado una solución automatizada de encofrado que combina la velocidad de la impresión 3D de hormigón con la precisión geométrica del encofrado reutilizable

3 minutos

La fabricación aditiva está empezando a desempeñar un papel fundamental en la construcción. Y la impresión 3D de hormigón tiene cada día más adeptos entre arquitectos y constructores por dos razones de peso: es más barata y más rápida que los sistemas tradicionales. Pero además es más sostenible: los algoritmos de optimización que se emplean para producirlo reducen a la mitad la cantidad de material necesario.

Ahora se añade una ventaja más: la posibilidad de personalización. Desde la Escuela de Tecnología de Zurich (ETHZ) han puesto en marcha el proyecto Fast Complexity, una solución automatizada que combina la velocidad de la impresión 3D de hormigón con la precisión geométrica del encofrado reutilizable.

Para demostrar el nuevo sistema, ETH en colaboración con Digital Building Tecnologies (DBT), han desarrollado un proceso innovador que permite controlar dinámicamente la velocidad de fraguado del hormigón impreso en 3D.

El control digital sobre las propiedades del material significa que los constructores puedan “extruir un hormigón fluido que emule perfectamente la superficie compleja del modelo que se quiera, sin necesidad de encofrado adicional para la estructura superior”, señalan desde DBT. Es decir, puede conseguirse una nueva estética en las losas con características funcionales en ambos lados.

La impresión 3D con este nuevo sistema consigue que la construcción sea más sostenible (emplea menos material y contamina menos), más eficiente (requiere menos mano de obra y es más rápido) y más barata.

Añade, además, la libertad con la que los constructores pueden diseñar sus trabajos sin las limitaciones de las geometrías predefinidas del sistema tradicional. La personalización es ilimitada. La creatividad no tiene límites.

Dicen sus creadores que esta nueva técnica de impresión 3D permitirá un “repertorio diverso de soluciones de diseño contextualizadas en edificios reales”.