Huawei Mate 30 Pro, qué gran móvil desaprovechado

Por potencia, diseño, rendimiento, componentes... tiene derecho a un lugar preeminente en la lista de mejores móviles, pero tiene el hándicap de no contar con los servicios de Google

14 minutos

Huawei lleva todo el año en el centro de un tsunami. Vive, en las zonas en las que alcanza la larga mano de la Administración Trump, montado en una tormenta. A veces parece que amaina y en otras ocasiones se recrudece siguiendo los vaivenes del huésped de la Casa Blanca y su batalla comercial contra China.

Gran parte de los esfuerzos del gigante chino de las comunicaciones se han dedicado este año a explicar, aplicar remaches y buscar alternativas, sin descuidar la investigación y el desarrollo de nuevos productos. Han explicado la situación en Europa por activa y por pasiva, han suplido con móviles 'cedidos' por Honor (segunda marca de Huawei en telefonía móvil) el veto para lanzar terminales con Adroid completo con los Google Services, continúan desarrollando un sistema operativo propio (HarmonyOS) para reemplazar Android en sus terminales y han desarrollado un móvil como el Mate 30 Pro, un equipo que si contara con Android convencional como sistema operativo se podría enfrentar a cualquiera de los grandes en todos los aspectos.

Para quienes no estén al corriente de los padecimientos de Huawei este año, la Administración Trump ha incluido a Huawei en su "entity list", eso básicamente quiere decir que no tiene permiso para comprar hardware o software de compañías estadounidenses, lo que le deja fuera del mercado de ciertos componentes (en apenas seis meses ha logrado cambiar la cadena de suministros y ya no utiliza materiales de Estados Unidos) y, algo que no es tan sencillo de solventar, del omnipresente Google.

Un móvil en el eje del mal

El resultado de este veto, que coloca a Huawei en el 'eje del mal', es que los nuevos móviles de la marca china no tendrán acceso ni a Google Play ni a los Google Services. Si alguien quiere utilizar g-mail o WhatsApp, por poner dos ejemplos, tendrá que aprender cómo hacerlo. Para usuarios avanzados es relativamente sencillo; en 10 minutos se puede tener preparado el Mate 30 Pro para descargar y utilizar el gestor de correo, los servicios de mensajería instantánea (WhatsApp) y las redes sociales más comunes. Pero para un consumidor 'normal', o acude al cuñado listillo (y le deberá una) o tendrá un problema.

Éste ha sido el motivo por el que la comercialización del móvil más avanzado de Huawei se haya realizado con cuentagotas. De hecho, varios países han decidido no lanzarlo en sus mercados. En España, se puso a la venta sólo en la tienda central de Huawei, en la Gran Vía madrileña, por cierto, su mayor tienda en todo el mundo. La idea era que se pudiera explicar al comprador las condiciones especiales del terminal.

En la flagship madrileña se vendieron los 500 Mate 30 Pro y hace un par de semanas, la filial española de Huawei anunció que lo lanzaba en otros canales, como las tiendas de El Corte Inglés, AliExpress Plaza, PC Componentes, Media Markt y FNAC. Además, refuerzan la llegada a estas tiendas con una oferta doble. Por un lado, quienes compren un Mate 30 Pro hasta el 10 de febrero de 2020 se llevarán junto con el móvil la nueva tableta MediaPad M6 y los 500 primeros una suscripción de un año al servicio de vídeo por streaming Filmin. Lo que no han hecho es reducir el precio. La última vez que lo comprobé en la FNAC marcaba 1.099 euros, 15 euros menos si eres socio.

La tableta MediaPad M6, de 10,8 pulgadas con resolución 2K, es ligera, pero potente. Cuenta con el procesador fabricado por la propia Huawei, Kirin 980, sistema de sonido estéreo con cuatro altavoces y una batería de gran capacidad: 7.500 miliamperios. Quienes quieran saber más de ella tendrán que esperar. La he pedido para probar, pero no me ha llegado aún.

A pesar de las promociones, el Mate 30 Pro no tiene pinta de que se vaya a convertir en un superventas. Y en Huawei son muy conscientes de ello. De hecho, se ha presentado como un terminal para usuarios 'Pro', consumidores que se atreven a realizar configuraciones más profundas que las habituales de activar o desactivar WiFi, Datos Móviles, BlueTooth...

También es verdad que muy pocos terminales caros se aúpan a la lista de los más vendidos. En el tercer trimestre del año (últimos datos disponibles), según los datos de Counterpoint Research, el iPhone XR de Apple, lanzado el año pasado, encabezaba el listado, y el iPhone 11 (a la venta desde septiembre de este año) ocupa la quinta posición. Huawei ha colocado el P30 en el décimo puesto y el resto de los diez primeros se los reparten Samsung, Oppo y Xiaomi, pero con terminales bastante más baratos.

Una desventaja, pero muchos puntos fuertes

La gran desventaja del Huawei Mate 30 Pro frente a la competencia dentro del mundo Android es la falta de Google Play y de los Google Services. Para intentar paliarla, la han reemplazado por la AppGallery, pero no hay color. De hecho, quien quiera mantener la experiencia habitual que tenemos con Android en Occidente, deberá recurrir a un tutorial para poder utilizar Google Play y las aplicaciones que se pueden descargar.

Sin embargo, no es un terminal manco. Ni mucho menos. Nada más sacarlo de la caja la promera sorpresa positiva es el diseño (al margen del color, el mío para probar es el negro). Han colocado las cuatro cámaras traseras dentro de un círculo al que llaman Halo. Todavía la sensación va a mejor cuando se enciende el móvil: la pantalla tiene una curvatura mayor que la competencia y da la sensación de que la imagen se prolonga hacia la parte trasera desde los laterales.

Además, el diseño es muy limpio. El hecho de que todo el borde lateral sea pantalla impide la colocación de botones. Sólo tenemos el de encendido en la parte derecha, mientras que el control del volumen es una barra virtual sobre la misma pantalla: se pulsa dos veces en el lateral y aparece la barra.

Una gran pantalla

La pantalla es un panel OLED de 6,53 pulgadas de diagonal, con resolución Full HD + (2.400 x 1.176 puntos) y un formato 18,5:9. Muestra un nivel de brillo perfecto para poder manejar el móvil en exteriores. En la parte superior lleva una muesca para que puedan asomar, además de la cámara frontal diversos sensores. Sirven para el reconocimiento facial (en este caso es menos seguro que el desbloqueo mediante el escáner de huella colocado bajo la pantalla) y también para poder manejar ciertas acciones con gestos de la mano.

La proporción entre pantalla y superficie de del 94,1 %, es decir que los marcos y el flequillo superior ocupan menos que el 6%.

En el interior, destaca con luz propia el procesador. Se trata del Kirin 990, de fabricación propia, junto con los ocho gigas de memoria RAM, este procesador sí que ha colocado al Mate en la mayoría de los test de rendimiento entre los primeros de la clase, cuando no el primero, por encima de los últimos (hasta la fecha) procesadores de Qualcomm.

La combinación de una memoria rápida y un procesador como el 990 de Kirin da un rendimiento envidiable.

En cuanto a las cámaras, ha mejorado notablemente en dos aspectos (siempre desde un punto de vista muy personal): el vídeo y el respeto por los colores naturales, algo a lo que puede contribuir la propia pantalla.

Tres cámaras traseras y un sensor

Monta cuatro cámaras traseras. El angular y el gran angular tienen un sensor de 40 millones de píxeles. El primero es muy luminoso, con una apertura f/1,65 mientras que el gran angular se 'conforma' con un f/1,8. El tele es de tres aumentos con un sensor con menor resolución: ocho millones de píxeles, pero tiene estabilización óptica. La cuarta cámara, en realidad es un sensor ToF (tiempo de vuelo), que se encarga de medir la distancia desde la cámara hasta los distintos objetos encuadrados. Es una herramienta fundamental para lograr efectos como el Bokeh o desenfoque de fondo, que permite esos retratos en los que la figura principal se destaca del fondo.

El vídeo se acerca en general a los mejores del mercado, pero los supera en el modo de cámara súper lenta: ¡¡puede llegar hasta 7.680 imágenes por segundo!!

La cámara frontal, la de selfies, tiene un sensor con una gran resolución: 32 millones de píxeles y está apoyada por un sensor de profundidad que permite un buen modo retrato.

La batería que se encarga de mantener este gran equipo en marcha más de un día, tiene una capacidad de 4.500 miliamperios y cuenta, no podía ser menos, con un sistema de carga rápida: SuperCharge 40W: en media hora logras el 70% de la batería. La carga inalámbrica es de 27W.

La versión que se vende en nuestro país es la de 256 gigas de almacenamiento. Admite tarjetas de memoria, pero tienen que ser nanoMemory Cards, no las típicas microSD.