Opinión    La ventana de... Start4big

Innovación abierta: cómo juntos llegamos más lejos

24 ENE. 2020
6 minutos
Kodak, un ejemplo de fracaso a la hora de innovar

Kodak y Nokia fueron dos gigantes con algo en común: sus modelos de negocio fueron arrastrados por el futuro porque la tecnología fue mucho más rápida que ellas. Kodak inventó la fotografía digital, pero desestimó desarrollarla porque ponía en riesgo su core business, los carretes. Y Nokia, líder mundial en la fabricación de móviles a principios de siglo, no supo aprovechar su ventaja en la batalla por el smartphone y acabó absorbida por Microsoft. 

Visto en perspectiva, es fácil concluir que se equivocaron  doblemente: no priorizaron la innovación y no colocaron al cliente en el centro de la cadena de valor para anticiparse a sus necesidades o nuevos hábitos. Hoy, en plena revolución tecnológica, todas las empresas nos enfrentamos, más que nunca, a ese mismo reto: salir reforzados de la transformación digital con un mejor servicio que responda a las necesidades, intereses y nuevas formas de vivir de nuestros clientes. 

Para alcanzar este reto, tal vez el mayor desafío de las últimas décadas, innovar es imprescindible pero no suficiente. Debemos innovar de forma eficiente, sabiendo aprovechar una abrumadora cantidad de herramientas tecnológicas que están transformando el mundo: desde el Big Data a la inteligencia artificial pasando por el internet de las cosas. Y debemos innovar más y más rápido.

Según el Índice de Innovación Global 2019, elaborado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), España se sitúa en la posición 29 en innovación. Encabezan la lista Suiza, Suecia, Estados Unidos, los Países Bajos y el Reino Unido; por su parte, China ha iniciado un auténtico sprint para liderar la I+D mundial en 2025. Como país, por tanto, tenemos un largo recorrido por delante y ,a la vez, una gran oportunidad, si queremos seguir siendo competitivos en esta revolución tecnológica. 

En esa carrera mundial por la innovación, las alianzas entre empresas y emprendedores e investigadores y la colaboración con las administraciones públicas nos harán necesariamente más fuertes. Y ahí es donde la innovación abierta nos ofrece una oportunidad para crecer juntos, de la mano de otras compañías y aliándonos con start-ups de todo el mundo, abriendo los procesos de innovación para que fluyan de fuera a dentro de la compañía y al revés.

Tal vez la historia de Kodak o Nokia hubiera sido diferente si hubiesen podido colaborar, estrechamente, con investigadores o emprendedores como Mike Krieger (creador de Instagram) o Steve Jobs (fundador de Apple). Sin duda, juntos habrían desarrollado soluciones increíbles, respondiendo con rapidez a las necesidades de un nuevo cliente que sigue haciendo fotos y comunicándose por móvil, pero que lo hace con un smartphone o una tablet en la mano. Muy pronto lo querrá hacer con realidad virtual, reconocimiento facial e inteligencia artificial. Abramos nuestros procesos de innovación, forjemos alianzas entre empresas y con start-ups e investigadores y sabremos responder a tiempo. 

* Firman los miembros del Comité Directivo de Start4big: María Monzó, directora de Innovación y Conocimiento de Aigües de Barcelona; Jordi Nicolau, director ejecutivo de CaixaBank; Jesús Chapado, director de Innovación de Naturgy; Núria Domínguez, manager de Alianzas Estratégicas e Innovación Abierta de SEAT y Bruno Vilarasau, director de Servicios Digitales Telefónica Mediterráneo

Start4Big es la plataforma de innovación abierta creada por Aigües de Barcelona, CaixaBank, Naturgy, SEAT y Telefónica, es un ejemplo de este modelo de colaboración multisectorial y abierta al talento externo a la compañía. Una alianza inédita que busca innovar más rápido y mejor, atraer talento, elevar la innovación en nuestro país y mejorar la experiencia del cliente, en palabras de sus impulsores.