Entre Bits y Chips    Informática

La gama de portátiles de LG gana peso

Gana peso, pero sólo en el catálogo; se mantiene fiel a la ligereza: con pantalla de 14 pulgadas, un kilo de peso. Presenta también un equipo de 17 pulgadas y un convertible.

18 MAY. 2020 - Madrid
5 minutos
El nuevo convertible Gram de 14 pulgadas de LG,

Hubo un tiempo en el que todo el mundo fabricaba (ensamblaba, más bien) portátiles; las firmas de electrónica de consumo mantenían divisiones de informática, desde Sony o Samsung hasta LG o Panasonic. La revolución comercial china hizo que las cosas cambiaran y muchos se fueron desprendiendo o cancelaron sus ramas de ordenadores.

LG fue una de ellas, igual que Samsung o Sony. Parecía que las opciones eran: desaparecer, especializarse o perder dinero y recursos. No había nada que hacer frente a los fabricantes chinos.

Lo curioso es que desde hace un lustro LG ha ido recuperando su interés por el sector. Primero muy tímidamente lanzó el Gram. Un único modelo con un par de características destacadas: ligereza y robustez. Algo que parece contradictorio. Logró un portátil de 14 pulgadas de pantalla que pesaba 1.000 gramos y que, a la vez, había sido sometido a estrictas pruebas de resistencia.

Poco a poco ha ido renovando la gama sin perder de vista estas dos características. Y este año -mal momento, pero...- incrementa el número de modelos: un nuevo portátil de 17 pulgadas (1.300 gramos), de 15, de 14 (los dos un kilo clavado) y un convertible también de 14 pulgadas y, por supuesto, 1.000 gramos.

Con estos nuevos modelos, la página de informática de LG va tomando cuerpo, apuntalada también por los monitores ultrapanorámicos y muy orientados al mundo profesional y el videojuego (uno de los tractores de venta de esta época).

En cuanto a las novedades que aportan los recién llegados destaca el salto a la décima generación de los procesadores Intel Core y se mantienen las posibilidades de personalización, ahora hasta 24 gigas de memoria RAM y se puede aumentar el almacenamiento hasta los cuatro teras.

El secreto de la ligereza hay que buscarlo en los materiales utilizados para el chásis y las cubiertas. Y la ligereza no puede estar reñida con la resistencia tanto a los golpes como a la torsión; un material demasiado blando o fino no protegería la pantalla... Para que la confianza en la resistencia de esta gama Gram no sea únicamente un acto de fe, LG ha acudido, al igual que hacen otros fabricantes, a los tests de durabilidad y resistencia MIL-STD-810G. En ellos se comprueba desde su comportamiento ante caídas, como a la vibración, ambientes húmedos o extremadamente secos...

Lo que convierte a un portátil en eso, no es la pantalla ni el teclado ni el procesador... es la batería, la que le confiere su capacidad de trabajar sin estar conectado por un cable. Los nuevos modelos montan baterías de 72 y 80 Wh que les dan autonomía como para trabajar un día entero. Con una hora de carga, rendirían ocho horas de trabajo.

No he visto, y menos he tocado o probado, estos portátiles, pero escribo desde la confianza del conocimiento de modelos anteriores de la misma gama. Por las imágenes que ha compartido LG, tengo la sensación de que el híbrido de pantalla táctil no va a ser tan fino y manejable como nos gustaría.

Los precios para el equipo de 17 pulgadas (17Z90N) arrancan en 1.749 euros, el mismo que el convertible de 14 (14T90N); los portátiles 15Z90N y 14Z90N, de 15 y 14 pulgadas, respectivamente, cuestan a partir de 1.249 y 1.129 euros. Excepto el convertible, que llegará el 25 de este mes, ya están disponibles.