Entre Bits y Chips    Entrevista

La impresión 3D es un buen aliado frente al virus

La fabricación convencional es mucho más rápida, pero, a la vez, menos flexible que la impresión tridimensional. Esto las convierte en máquinas adecuadas para prototipos y tiradas cortas.

01 ABR. 2020 - Madrid
8 minutos
Impresoras 3D PRi3, de ABAX, imprimiendo viseras para protección sanitaria.

Quien haya probado alguna vez a imprimir un modelo con una impresora 3D habrá podido comprobar que no son rápidas. El movimiento del cabezal sí lo es, y la impresión de cada punto también, pero tarda horas en acabar incluso las figuras más sencillas.

Para fabricar un centenar necesitas decenas de máquinas trabajando horas y horas. Entonces, ¿por qué se están empleando para imprimir viseras de protección o partes de respiradores en esta crisis del coronavirus?

"Por la flexibilidad que aportan las impresoras 3D. Se puede cambiar el producto que fabricas con sólo sustituir el fichero CAD. Un día estás fabricando una cosa y al día siguiente, viseras de protección frente al Covid-19". La respuesta la da Begoña Hernández de Aguirre, directora comercial de ABAX. "Es la gran ventaja de la impresión 3D frente a otros métodos. La inyección, una vez que tienes todo el proceso montado, es mucho más rápida, pero sólo puedes fabricar esa pieza".

ABAX es una pequeña empresa familiar madrileña que se dedica tanto a la fabricación de impresoras 3D a medida de sus clientes, como a formación y servicios de impresión. Desde que el SARS-CoV-2 nos puso patas arriba, varias de sus máquinas -las que quedan libres de los proyectos en curso- trabajan conjuntamente con el grupo Coronavirus Makers y con Reesistencia Team.

El primero de ellos, Coronavirus Team, cuenta con 15.000 seguidores en Telegram. Es un equipo distribuido que fabrica en sus propias casas y en sus impresoras domésticas viseras para los elementos de protección de los sanitarios. El segundo se ha empeñado en desarrollar un modelo de respirador que se pueda fabricar utilizando impresión 3D junto con otras tecnologías.

Pero ABAX, a diferencia de los voluntarios que imprimen desde casa, es una empresa que aporta a estos grupos su excedente de tiempo de trabajo. ¿Y además a qué se dedica?
"En estos trabajos colectivos nosotros estamos concentrados en ayudar a que los proyectos salgan adelante y aportamos nuestra experiencia tanto en el campo de la impresión en sí como en el trabajo específico en sanidad", explica Begoña Hernández de Aguirre. "La semana pasada ya habíamos fabricado 1.200 viseras y hoy mismo (este pasado lunes) hemos comenzado a imprimir las válvulas para las máscaras de buceo Charlotte, de Decathlon".

(El mismo día en el que mantuvimos esta entrevista, el Ministerio de Sanidad rechazó la homologación provisional que había concedido la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para fabricar las viseras, pero siguen llegando a los hospitales).

"Así como la flexibilidad es una de las fortalezas en general de la impresión 3D, nosotros añadimos la eficiencia. Nuestra tecnología de impresión nos permite ser muy precisos (podemos bajar de 50 micras por capa). Y aportamos este conocimiento y tecnología para trabajar en biomodelado para hospitales como La Paz, el 12 de Octubre o el del Niño Jesús y fabricamos viseras específicas para el Gregorio Marañón, todos ellos dentro de la Comunidad de Madrid".
¿Me puede poner un ejemplo de biomodelado? ¿Qué beneficios aporta?
"Nosotros tenemos impresoras instaladas en La Paz. Basándonos en un TAC de un paciente, podemos por ejemplo reproducir su columna vertebral para que el cirujano estudie un modelo físico y sepa qué se va a encontrar y cómo puede actuar. Incluso nuestro departamento de ingeniería podría diseñar útiles específicos para poder llegar mejor a un punto determinado. Estos sistemas pueden ahorrar mucho tiempo de quirófano. Y eso es bueno para todos: menos horas de trabajo del cirujano y su equipo, menor ocupación del quirófano y también será menos anestesia para el paciente".

La directora comercial de ABAX se queja de la inexistencia de un tejido empresarial en Madrid en el ámbito de la impresión 3D que pueda afrontar proyectos como los de Coronavirus Makers, Reesistencia Team o el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona. "En la Comunidad de Madrid no se está favoreciendo el desarrollo de una comunidad 3D", apunta.

En Cataluña, por ejemplo, SEAT participa en el diseño y fabricación de respiradores aportando como motor los que mueven los limpiaparabrisas de sus coches. Fuera de España, la compañía británica Dyson ha entrado ya en fase de fabricación de los 10.000 respiradores que le encargó la Administración.

Begoña Hernández de Aguirre, directora comercial de ABAX.

Familiar y española 100% Abax es una compañía española que ha desarrollado su propia tecnología de impresión 3D. Es 100% española y tanto el diseño como el desarrollo de la maquinaria 3D es propio. La mayor diferencia con respecto a otras marcas es "la mayor precisión y calidad. Por eso nosotros podemos diseñar proyectos e imprimir productos que otros no pueden", dice su directora comerncial.
Diseñan y fabrican las impresoras, realizan proyectos a medida, imprimen para terceros y también forman a sus clientes. La precisión de sus máquinas puede bajar de las 50 micras y trabajan hasta con 500 grados.