Industria    Tecnología

El ascenso de las Hololens: del quirófano del Gregorio Marañón a las plantas de Thyssenkrupp

Las gafas de realidad mixta de Microsoft están consiguiendo mejorar la experiencia inmersiva con el reconocimiento del entorno de trabajo y el manejo intuitivo de objetos virtuales

12 FEB. 2020 - Madrid
6 minutos
Un operario utiliza la realidad mixta de la mano de unas HoloLens de Microsoft.

En el hospital Gregorio Marañón de Madrid cuentan entre el instrumental médico con un dispositivo que parece fuera de lugar en un quirófano: un visor de realidad mixta. La primera versión de HoloLens de Microsoft es utilizada en determinadas operaciones, facilitando al cirujano su trabajo y ayudándole a ser más preciso. En la planta que el fabricante de ascensores Thyssenkrupp tiene en España empezaron a usar esta tecnología para las reparaciones, y ya han empezado a incorporar la segunda versión de este visor con forma de gafa.

Estos son solo dos ejemplos de cómo la realidad mixta –combinación de la realidad palpable con la realidad virtual y aumentada– es aplicable a diferentes sectores, como la construcción, salud, energía, logística y, sobre todo, industria. “Gracias a un visor como HoloLens 2 se puede seguir viendo el mundo que nos rodea, el lugar en el que estoy, y al mismo tiempo incorporar elementos virtuales con los que interactuar como si fueran reales”, explica David Hurtado, Innovation Lead de Microsoft, durante un encuentro en sus oficinas. 

Más ejemplos. En una fábrica se puede visualizar información de manera virtual a medida que se van pasando por las máquinas y de cada una de ellas comprobar sus datos de telemetría. O si se produce un fallo en alguna de ellas, el operario no necesita tener todos los detalles, puede hacer un diagnóstico básico y llamar al especialista para que le indique qué tiene que hacer. Al mismo tiempo que recibe las instrucciones por voz, las visualiza frente él y, todo ello, con las manos libres para ejecutar cada acción.

“Una de las características de la realidad mixta es que no aísla del lugar en el que uno está, se sigue viendo el espacio de trabajo, tanto en entornos industriales como durante una operación. Lo que consigue, a través de hologramas, es aumentar esa realidad con herramientas que ayudan a desempeñar de una forma más eficiente ese trabajo”, apunta José Antonio Lozano, Sales & Business Development en Plain Concepts, partner de Microsoft y especialistas en ofrecer soluciones personalizadas con HoloLens, entre otro tipo de innovaciones.

HoloLens2 se ha desarrollado teniendo en cuenta tres factores: “Comodidad, ergonomía y experiencia inmersiva a través de la realidad mixta”, enumera Hurtado. En un dispositivo autónomo “que se potencia con las capacidades de la nube” y que lleva incorporada la batería en la parte trasera para equilibrar mejor el centro de gravedad. El resto de la tecnología está situada en la parte frontal.

Al contrario que en la primera versión, el nuevo dispositivo carece de una pantalla física como tal. En su lugar se utiliza un sistema de espejos “que se encargan de generar  la imagen”, describe el Innovation Lead de Microsoft. Heredados de la tecnología desarrollada para Kinect, dos sensores situados en la parte frontal se encargan de escanear continuamente el entorno y hacer un mapeo tridimensional. “Esto permite que el mundo físico y el virtual interactúen, y que se identifiquen las manos de quien lo está utilizando, ayudando a que el manejo de los objetos sea completamente natural”, aclara Hurtado. Se pueden configurar hasta 25 puntos por cada mano, programar gestos, y definir las propiedades de los objetos.

Debajo de los ojos hay otros dos sensores que monitorizan los iris. Su función es doble: por una parte, el dispositivo sabe hacia donde se dirige la mirada, facilitando la interacción (por ejemplo, reconoce en qué punto está cuando se lee un texto y lo desplaza) ; y por otra, sirve para identificar al sujeto y ejerce de sistema biométrico (evitando, así, introducir una contraseña y mejorando su fiabilidad).

Junto a los usos en la reparación de maquinaria en la industria, el uso de la realidad mixta de HoloLens 2 también tienen aplicación en la formación de los empleados, que se enfrentan a situaciones reales y mejoran su entrenamiento. Microsoft ya está trabajando con sus clientes en diferentes escenarios y con dos opciones: comprar el visor de realidad mixta y empezar a usarlo, o diseñar proyectos personalizados con su partner, Plain Concepts.