TIC    CISCO LIVE 2020

La red, un punto de partida para desmontar los silos

La multinacional norteamericana Cisco anuncia nuevas funcionalidades para llevar el mismo grado de visibilidad de las aplicaciones a las infraestructuras digitales de las empresas

03 FEB. 2020 - Barcelona
6 minutos
Liz Centoni, vicepresidenta senior y directora de Cloud, Compute e IoT en Cisco. / Alberto Iglesias

Los silos han sido, desde siempre, el talón de Aquiles de la transformación digital. Conforme se iba incorporando tecnología a las empresas, ésta se ha ido articulando en un complejo modelo de infraestructuras y sistemas que ni hablaban entre ellas ni podían gestionarse de manera unificada y, lo que es peor, arrojaban una sombra alargada que ocultaba la extensión e implicaciones reales del despliegue TIC.

Con todo lo que ello conlleva, desde costes inesperados e inexplicables hasta ineficiencias y bajos rendimientos, pasando por constituir un agujero de seguridad que ha sido explotado prolíficamente por parte de los ciberdelincuentes.

Esa preocupación se ha ido resolviendo con numerosas propuestas, desde la virtualización de los sistemas físicos hasta las soluciones de orquestación e hiperconvergencia (claves en un mundo donde se aúnan centros de datos propios, servicios en la nube y procesamiento en el extremo). Pero sigue habiendo rincones de oscuridad en las estructuras tecnológicas de las compañías, y los fabricantes saben que eso es una oportunidad de negocio que no pueden desaprovechar.

Es el caso de Cisco que, en su evento Live! de Barcelona, ha centrado sus miras en nuevas funcionalidades para dotar de visibilidad a toda esa complejidad, de ayudar a ordenar los silos y a reorganizar los sistemas reduplicados o conectados de manera incoherente.

Con una premisa básica como telón de fondo: si la situación actual es insostenible, el futuro hiperconectado se antoja ridículamene disparatado. Liz Centoni, vicepresidente senior y directora de Cloud, Compute e IoT en Cisco, lo sintetiza con claridad: "Las capacidades humanas no pueden escalar para gestionar todas las redes y modelos de computación; la única forma de hacerlo es apoyándonos en la inteligencia artificial".

En ese marco, la histórica marca ha presentado algunas novedades enfocadas a cubrir esta necesidad, especialmente en lo que tiene que ver con la interrelación entre los desarrolladores de aplicaciones y los administradores de sistemas. Ellos configuran, si cabe, otra venda en este camino hacia la visibilidad. Así se entiende la nueva funcionalidad de mapeo para el backend y frontend que se integrará en AppDynamics.

"Hay muchas herramientas para la monitorización y detección de problemas en la capa de aplicaciones y otras muchas para la infraestructura, pero cada uno de esos equipos no tenía información sobre lo que sucedía en el otro nivel. Lo que buscamos ahora es que ambos equipos tengan los mismos datos y puedan solucionar, por ejemplo, problemas de rendimiento técnico en el frontend que se deban a incidencias en el backend", explica Centoni.

Mismo es el caso del optimizador de cargas de trabajo anunciado para la solución Intersight. "Hemos creado un mapa completo del CPD y los sistemas en la nube, con todas las dependencias entre cada elemento, desde las máquinas virtuales hasta el switch", detalla la directiva. "Gracias a este mapa y a recomendaciones basadas en inteligencia artificial, los gestores pueden mejorar el rendimiento de sus aplicaciones, resolver incidencias de manera más rápida y asegurarse de que cumplen con la regulación y son seguras".

Para el ámbito industrial, Cisco ha presentado una funcionalidad similar, CyberVision, que ofrece esa información granular de cada dispositivo conectado en la fábrica, con sus interconexiones y derechos de acceso a otros sistemas.

La detección de cada uno de estos puntos de la cadena se realiza de forma automática y eso nos lleva al último reto con que Cisco está lidiando actualmente: la sensorización en términos absolutos aprovechando el IoT. La base es una cifra clave: para 2023 se estima que habrá cerca de 30.000 objetos conectados a Internet. Y cada uno es potencialmente un sensor con el que optimizar rendimientos y detectar anomalías que constituyan una amenaza para la seguridad de toda una empresa o gobierno. 

"Tenemos ya sensores integrados en nuestros switches y routers para decodificar el tráfico en local, pero queremos que todo objeto conectado pueda servir a esta misión. La red entera debe ser un sensor, ofreciendo métricas relevantes a nivel técnico, de negocio y de seguridad", remarca al respecto Scott Harnell, director de Intend Based Networks.

Unir el mundo de IT y el OT La progresiva migración de la industria desde sus entornos cerrados a un mundo conectado a Internet no está siendo sencillo por las enormes diferencias de gestión ente el IT y el OT, como reconocen desde Cisco.