Agro    Alimentación

La startup española Naturae alarga la vida de la fruta cortada a 40 días con altas presiones hidrostáticas

La tecnología de la startup española Naturae ha sido premiada en los International Quality Innovation Awards en Tel Aviv

14 FEB. 2020
6 minutos
La startup de Valladolid Naturae multiplica por 10 la vida útil del alimento.
La empresa de Valladolid Naturae multiplica por 10 la vida útil del alimento. / Innovadores

La industria alimentaria evoluciona hacia las demandas (cada vez más exigentes) del consumidor. Sin embargo, las mastodónticas estructuras de las empresas tradicionales no siempre son capaces de cumplir esas necesidades. La startup española Naturae ha logrado lo que no han podido las grandes del sector. Su trabajo acaba de ser reconocido como mejor innovación responsable del mundo en los International Quality Innovation Awards (QUIA), que se han entregado esta semana en Tel Aviv (Israel).

Dos son los retos alimentarios que esta joven empresa de Valladolid quería ayudar a resolver. El primero, el de recuperar el enfoque más natural de la comida. "Según el Eurobarómetro 354, el 66% de los europeos desconfía de los conservantes químicos que llevan los alimentos", señala el CEO de Naturae, Juan Manuel Sanz a INNOVADORES. "Y con razón", apunta. "Existen numerosísimos estudios científicos que correlacionan esa presencia con problemas de salud como pueden ser la hiperactividad infantil, ciertas reacciones alérgicas o problemas digestivos".

Los nitratos, los nitritos, los parabenos, el hipoclorito... han sustituido a técnicas más naturales como la sal o el ahumado para conservar los alimentos. "Estos conservantes químicos, en determinadas cantidades, están legalmente permitidos; pero cuando se van acumulando a lo largo de los años, aparecen los problemas", comenta Sanz.

El segundo desafío al que se enfrenta Naturae es el desperdicio alimentario. La FAO advierte que en el mundo se desechan 1.300 millones de toneladas de comida anualmente. "Con esa cantidad se podría alimentar África, Europa y América durante un año", señala el CEO. "Tiramos un tercio de todo lo que se produce en el campo". Por un lado, los consumidores queremos que la fruta y la verdura que comemos sea perfecta, con el color y el calibre ideal. Por otro, "no hemos sido capaces de encontrar un equilibrio entre lo compramos y lo que comemos". Y es que de ese tercio que acaba en la basura, el 43% lo tiramos en casa.

Ante este escenario, la spin off de la Universidad de Valladolid -fundada por un equipo de ingenieros, biólogos y químicos en 2013- decidió buscar una solución a través de la innovación. "Es la manera que tenemos de competir con las grandes compañías alimentarias, haciendo alimentos diferentes que tengan algo único", afirma Sanz.

Naturae necesitaba sustituir los conservantes químicos por un método inocuo que facilitase la desinfección de la fruta y las verduras.  ¿Y qué mejor que el agua y el ozono? La startup ha creado un sistema de altas presiones hidrostáticas capaz de eliminar la microbiología del alimento de manera natural.

La tecnología también presenta ventajas sobre el otro procedimiento que se suele usar para la limpieza, las altas temperaturas. "Los tratamientos térmicos eliminan las propiedades del alimento, que además cambia de color y olor", comenta el CEO. "Nuestra desinfección se produce de forma natural, sin perder las propiedades nutricionales originales".

Pero la tecnología de la startup española llega más allá. "Conseguimos que aumente la vida útil del alimento". La fruta cortada que hay en el mercado no dura más de cuatro días, contribyendo así al desperdicio alimentario. "Si la persona tiene más tiempo para consumir el producto, tirará menos comida". Pues Naturae ha logrado multiplicar por 10 esa vida útil, llegando a los 40 días, gracias a su sistema de altas presiones y "alguna tecnología adicional".

Además, la empresa da una segunda oportunidad a las frutas y verduras que, aunque se encuentran en perfecto estado, son descatalogadas por agentes de la cadena alimentaria. "Tenemos acuerdos con agricultores y proveedores de origen que frutas que son perfectamente utilizables, pero que por su aspecto se descartan", comenta Sanz.

Todo ello acaba de llevar a Naturae hasta Tel Aviv. Primero, la startup recibió el Premio a la Innovación Responsable de los Centros de Excelencia (CEX) en España. Este reconocimiento la clasificó directamente en la competición global, donde ha resultado ganadora del International Quality Innovation Award en su categoría entre grandes y pequeñas empresas de todo el mundo.