Especial    Pagos

Las tarjetas se ‘desmaterializan’ en el móvil para el primer ‘dinero digital’

Mastercard, nuevo ‘partner’ tecnológico del neobanco Bnext, el primero que logra una licencia de ‘entidad de dinero digital’ del Banco de España

11 MAR. 2020 - Madrid
9 minutos
Guillermo Vicandi de Bnext (izq.) conversa con Alejandro Banegas de Mastercard (dcha.)
Guillermo Vicandi de Bnext (izq.) conversa con Alejandro Banegas de Mastercard (dcha.) / Vicent Bosch

Según el último estudio Navegantes en la Red, de AIMC, dado a conocer este jueves, con encuestados que son usuarios intensivos de internet (no son la media, pero señalan tendencias), uno de cada tres utiliza ya el móvil para hacer pagos cotidianos. Estamos ante un nuevo cambio de paradigma del uso del dinero. ¿Cómo afectará esto al llamado dinero ‘de plástico’?

"A nosotros no sólo nos afecta, sino que hemos tenido una intervención muy directa en ella", reivindica Alejandro Banegas, director de Desarrollo de Negocio de Mastercard. La tendencia "empezó por la sustitución del efectivo por tarjetas y ahora se ha producido un proceso de digitalización del plástico a través de todos los dispositivos que hay en el mercado". 

La entidad que proporciona tecnología a los emisores de tarjetas se presenta como una "compañía tecnológica" cuyos desarrollos permiten "desmaterializar ese plástico en un soporte móvil digital, para poder hacer pagos en cualquier comercio. A finales de 2016 fuimos los primeros en lanzar, con Apple Pay y tres partners, este nuevo concepto de pago digital, al que se han ido progresivamente adaptando todas las entidades en España. Cada vez la gente lo utiliza más y al sumarse otras marcas (Google, Samsung, etcétera) lo siguiente es el mundo del dispositivo inteligente: relojes inteligentes deportivos como Fitbit, Garmin, Swatch… Hemos ido acompañado a las entidades que querían llevarlo a más dispositivos, porque es una experiencia de usuario segura, limpia y muy fácil".

"Y para nosotros, encima, es más barato y más práctico", añade Guillermo Vicandi cofundador y CEO del ‘neobanco’ Bnext. "Una tarjeta que nosotros estampamos, que tenemos que meter en un sobre para enviarla a tu casa, cuesta dinero. Hay tarjetas que se pierden por el camino, el envío cuesta bastante… hemos tratado de hacer virtud de eso y hacemos un packaging muy chulo y una tarjeta que mola, pero si hacemos la tarjeta virtual, con la tokenización, que va a la app inmediatamente y ya la tienes disponible, es más barato y es mucho más fácil", destaca Vicandi.

La fintech Bnext obtuvo el pasado enero la primera licencia del Banco de España como 'entidad de dinero digital' y acaba de cerrar un acuerdo con Mastercard para que sea su "partner tecnológico" en su desarrollo del nuevo modelo de negocio bancario. "Necesitamos alguien que sea el procesador, o sea el emisor de la tarjeta. Nosotros, como entidad de dinero electrónico tenemos la capacidad de emitir instrumentos de pago. Y eso puede ser desde una tarjeta normal, hasta todos ‘pays’ imaginables y todo lo sofisticado que quieras que sea".

Vicandi subraya que, además, el instrumento de pago no es simplemente una tarjeta: "Mastercard tiene servicios que son la bomba. Por ejemplo, Send, con el que puedes enviar dinero entre tarjetas Mastercard, aunque sean de diferentes bancos, en tiempo real. Si tu tarjeta se pierde o caduca, nosotros te la sustituimos, como hace todo el mundo, pero no tienes que volver a meter los datos en todos tus otros servicios, como en Netflix. Todo ese tipo de procesos y de tecnología relacionada con el instrumento de pago que hace Mastercard, nosotros los utilizamos en el front end de nuestra aplicación para que ‘mole’, a la gente le guste y sean los servicios que a ellos les interesan".

Sobre ese futuro del dinero, "que ya es ahora", apunta Vicandi, tiene una percepción bastante clara Banegas, con el contactless como clave común en tarjetas y móviles: "El efectivo va a seguir existiendo, aunque cada vez menos. La gente se va acostumbrando para los pagos pequeños a utilizar medios electrónico. Lo que está pasando es que progresivamente va a desaparecer el plástico y la gente va a operar más en tecnología digital".

Por ejemplo, detalla el responsable de Mastercard, "los comercios pequeños se están adaptando. En Madrid, con la EMT, hemos habilitado el pago del transporte público con cualquier tarjeta contactless. Puedes pagar 1,50 euros. Y esto está haciendo que los clientes demanden, cada vez más, poder pagar tickets pequeños y que los comercios se vean obligados a aceptarlo".

Cómo funciona por dentro un neobanco

¿Qué significa ser una ‘entidad de dinero electrónico’? "Es una figura un poco distinta a una licencia bancaria, a pesar de que también somos una entidad supervisada por el Banco de España", explica Vicandi.

"Nosotros no podemos tomar el depósito del dinero del cliente. Tenemos un acuerdo con un banco, donde tenemos una única cuenta, en la que está todo el saldo de todos nuestros clientes. Nosotros hacemos anotaciones contables del saldo que corresponde a cada uno. Se llaman cuentas de dinero electrónico, o cómo lo llamamos, Mastercard incluido, ‘wallets’. Como si fueran monederos».

Bnext genera un número IBAN para cada cuenta, pero el resto de bancos no lo reconocen. "En España Iberpay, que es la cámara de compensación de pagos, la construyeron los bancos y es propiedad suya. Y aunque la normativa europea dice que las entidades de dinero electrónico deberíamos poder acceder a la compensación de pagos [para lo que se requiere el IBAN], los bancos en España prefieren pagar la multa todos los años de la CE por no admitir a las entidades de pago y a las de dinero electrónico en el sistema. Nuestra diferencia fundamental con un banco es que nosotros el dinero de los clientes no lo tocamos. Ni lo prestamos ni lo invertimos, por tanto, no hay absolutamente ningún riesgo", puntualiza Vicandi.