TIC    TRABAJO DEL FUTURO

Las videoconferencias se reinventan en local y con traducción simultánea

Cisco presenta nuevas tecnologías de colaboración sin internet, con asistentes de voz y transcripción automática de la conversación en varios idiomas, incluido el español

28 ENE. 2020 - Barcelona
4 minutos
Una sala de videoconferencias de Cisco

El 20 de abril de 1964, el mundo asistió atónito a uno de los grandes avances en telecomunicaciones de la historia. En la Feria Mundial de Queens (Nueva York), los ganadores del certamen de Mister y Miss América estaban manteniendo una conversación de diez minutos, pero no por teléfono o en persona. O quizás un poco de ambas, porque se trató de la primera videoconferencia de la historia.

Un avance prometedor, ideado por más de dos centenares de ingenieros de los míticos Laboratorios Bell, pero que no logró hacerse un hueco en nuestra realidad hasta bien entrados los 2000. De hecho, era imposible que esa videoconferencia triunfara: además de emitir la imagen en blanco y negro a unos ridículos 30 frames por segundo, la transmisión se realizaba por distintas líneas telefónicas dedicadas exclusivamente a esta tarea.

Obviamente, tirar cables específicos para videollamadas en paralelo a los de telefonía resultaba absurdo por su coste, con lo que hubo que esperar a la revolución de internet para que herramientas como Skype o MSN Messenger popularizaran esta funcionalidad.

Pero la vida es un camino de ida y vuelta. Buena prueba de ello es que algunos fabricantes ya están reinventando la rueda para, ahora, desligar las videollamadas de internet. Es el caso de Cisco, que ha anunciado en su evento Live! de Barcelona una tecnología con la que llevar la videoconferencias al edge, sin usar recursos de la red exterior. De esta forma, las conexiones en grandes campus se realizarían directamente entre los dispositivos de los usuarios y a través de su red local, lo cual no sólo elimina cualquier preocupación en materia de seguridad y confidencialidad, sino que también reduce los gastos al reducir el uso intensivo de la banda ancha de la compañía.

No es la única novedad que se avecina en materia de colaboración a través de vídeo. En esa misma cita, el fabricante norteamericano también ha anunciado capacidades de reconocimiento de voz que permiten al sistema ser uno más de la reunión. Así pues, su plataforma Webex es capaz ahora de transcribir en tiempo real todo lo que se vaya diciendo en la conversación, identificando a la persona que lo dice y, lo que es más sorprendente, traduciendo mediante subtítulos lo expresado para que las barreras idiomáticas sean cosa del pasado. A eso añádanle análisis de sentimiento y resúmenes del encuentro completamente automáticos y la cosa empieza a ponerse interesante.

Estas capacidades -junto a un asistente de voz para controlar los principales comandos de la plataforma- no son un casual. Cisco ha realizado numerosas adquisiciones en los últimos tiempos en materia de IA, asistentes conversacionales y reconocimiento de voz, como Voicea o MindMeld. También en el área de contact centers, donde los bots por voz se configuran como un elemento más de la ecuación, la marca norteamericana se ha asociado con Google para usar sus tecnologías de inteligencia artificial.