Entre Bits y Chips    Consumo

Lenovo presume de cifras y de pantallas flexibles

Muestra sus dos equipos con pantalla flexible, el Motorola Razr y el ThinkPad X1. El móvil se podrá comprar a finales de enero por 1.599 euros y el portátil llegará en el segundo semestre de 2020

7 minutos

El gigante mundial de la informática organiza cada final de año una jornada a la que invita a sus grandes clientes y también a la prensa. Son los Accelerates. No los hace en todos los países. En Europa, solo en los cinco grandes mercados. Y han aprovechado la oportunidad para mostrar, además de las cifras del ejercicio, dos modelos que están dando muchísimo que hablar: el móvil Motorola razr y el portátil ThinkPad X1, ambos con pantalla flexible.

El razr es una reinterpretación del móvil más exitoso de Motorola. En su día fue un portento de ingeniería, un terminal de tipo concha, muy fino para el momento, totalmente metálico y del que se hicieron numerosas versiones. La actual tiene todas las características para convertirse en el móvil aspiracional que necesitaba Motorola.

La división de móviles es probablemente el eslabón más débil de Lenovo en España. Tienen terminales muy competitivos en la gama de entrada -el e6, a 99 euros, se está conviertiendo en un superventas- y también en la zona media con los moto G, pero necesitaban cubrir la gama más alta y el razr puede cumplir ese papel. De hecho, desde Motorola, afirman que en Estados Unidos, único país en el que ha comenzado la preventa, está funcionando muy bien. A pesar del precio: 1.599 euros.

Una pantalla para ver cine

Es un precio elevado, pero está en la línea del Galaxy Fold, hasta la fecha el único con una pantalla plegable en el mercado. El terminal de Samsung cuesta 2.020 euros. A favor del razr cuenta no sólo esa notable diferencia de precio, sino el formato por el que han optado en Motorola.

Tanto el Galaxy Fold de Samsung, como el Mate X de Huawei tienen forma de cartera. Son móviles que se abren por su eje vertical, como un libro. La pantalla que se logra cuando están desplegados es grande, pero tiene un formato casi cuadrado. De esa forma, para ver contenido audiovisual, uno de los principales cometidos de una pantalla grande, se desperdicia buena parte de la superficie. El razr se abre por el eje horizontal. Cuando está cerrado es un móvil pequeño que cabe perfectamente en cualquier bolsillo y se puede utilizar como móvil y también como cámara en esta posición. Cuando se despliega, vemos una pantalla panorámica de 6,2 pulgadas, con un fomato perfecto para ver una película o una serie.

Plegado, el razr mide 9,4 x 7,2 x 1,4 centímetros y muestra una pantalla OLED de 2,7 pulgadas. La pantalla interior es también OLED, pero plástica y tiene una resolución de 2.142 x 876 píxeles. No han optado por el procesador más avanzado de Qualcomm. Lleva el Snapdragon 710 con seis gigas de RAM y 128 de almacenamiento. La batería es de 2510 miliamperios y la cámara principal es de 16 megapíxeles mientras la selfie es de cinco. Este primer razr con pantalla plegable se podrá reservar desde finales de enero y no es 5G.

Prototipo de portátil

El ThinkPad X1, el portátil con pantalla flexible que Lenovo está paseando por el mundo y que recaló en Madrid, está en una fase menos depurada que el razr. El complejo sistema de plegado no se ajusta al 100%, deja una cierta holgura, pero todavía tienen más de medio año por delante antes de que llegue al mercado.

En este proceso es de desear que también adelgace, ya que es un tanto voluminoso para los portátiles actuales. Hablamos de un portátil, pero el concepto es diferente, tal vez más cercano a una tableta. Cuando se despliega es todo pantalla, no hay un teclado físico como sucede en cualquier portátil. La pantalla es una OLED de 13 pulgadas y resolución 2K, pero si lo colocamos como un portátil, la parte inferior se convierte en un teclado virtual y la pantalla se reduce a una de 9,6 pulgadas.

Cuatro equipos cada segundo

Pero los Accelerates son fundamentalmente para contar cómo ha ido el año y qué se espera del siguiente ejercicio. Según los datos que compartieron, Lenovo concluye el año como líder mundial tanto en la venta de ordenadores como de superordenadores.

La compañía, que emplea a 57.000 trabajadores, 10.000 de ellos ingenieros, cuenta con 15 centros de investigación y está presente en 180 países, vende cada segundo cuatro dispositivos.

En España, es el número uno en ventas de ordenadores en el sector empresarial y el segundo en consumo, un puesto que no consigue superar desde hace años, una especie de espina clavada que el presidente de Lenovo Iberia, Alberto Ruano, se propone arrancar año tras año. Tal vez en 2020...