A fondo    Transformación digital

Logística 4.0: la entrega perfecta

El comercio electrónico y el cambio en los hábitos del consumidor han impulsado una digitalización en la que tecnologías como el big data, la IA o el marchine learning son cruciales para una logística más eficaz

11 minutos
Un operario en un centro logístico de DHL.
Un operario en un centro logístico de DHL.

Hace un año la firma de análisis PwC hacía una llamamiento al sector del transporte y la logística para la transformación de los modelos de negocio en su encuesta mundial de CEOs. La entrada de nuevos competidores y el cambio en las dinámicas de compra de los consumidores advertían de la necesidad de dejar atrás los procesos tradicionales. "Al ritmo que está cogiendo la innovación, las compañías no pueden seguir ignorando las nuevas tecnologías o acabarán por no reconocer su sector de actividad", se afirma en el mencionado informe. 

Casi doce meses después la pandemia desatada por el coronavirus no ha hecho más que poner en evidencia la urgencia de esa transformación. "El sector se ha adaptado muy rápidamente demostrando su alta capacidad, flexibilidad y adaptabilidad a situaciones. Aquellas empresas que más innovación tenían ya en su ADN están saliendo más airosas de esta terrible situación", afirma Francisco Aranda, presidente de UNO, Organización Empresarial de Logística y Transporte, a INNOVADORES. 

El comercio electrónico

Uno de los catalizadores que venían impulsado la digitalización del sector ha sido el crecimiento del comercio electrónico, cuyo volumen de negocio en nuestro país alcanzó los 41.509 millones de euros en 2018, un 32,4% más que en 2017, según la última edición del informe El comercio electrónico B2C en España, desarrollado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (ONTSI). 

"La logística es el nuevo marketing del comercio en una época en la que los productos cada vez son más parecidos y lo verdaderamente diferencial es la experiencia de entrega al cliente final", describe Aranda. Un cliente que, además, es más exigente que nunca, con acceso a más información y que busca una experiencia lo más satisfactoria posible. "Esto ha provocado que las empresas deban apostar por tecnologías que, por un lado, permitan ofrecer distintos canales de compra (omnicanalidad) y, además, gestionar de forma eficiente toda la cadena de suministro para cumplir con las necesidades y exigencias del consumidor".

Este nuevo contexto ha obligado al sector logístico a reinventarse para sobrevivir. "Llevamos años siendo conscientes del auge y la importancia de la tecnología y la digitalización. Tendencias como el big data, la inteligencia artificial (IA) o el machine learning son y serán imprescindibles para el desarrollo de nuestra actividad", sostiene Marian Illera, directora del área de Transformación y Tecnología de SEUR.

Entre los proyectos puestos en marcha en este compañía desde 2014, Illera destaca Predict, un sistema de información que avisa al destinatario de la hora de entrega del pedido; las entregas interactivas, que dan el control sobre sus envíos a los usuarios; o el live tracking, con el que el destinatario conoce en todo momento dónde se encuentra su pedido y puede comunicarse con la empresa logística en cualquier punto del trayecto. 

Logística predictiva

Uno de los aspectos críticos de este sector es tener capacidad para realizar pronósticos en la producción y reaccionar a tiempo ante la demanda de los clientes. Los operadores de logística y transporte "se han convertido en empresas tecnológicas que ofrecen el servicio de planificación y gestión de la cadena de suministro. Es un tema de menos ruedas y más inteligencia. Ahora, gracias a la tecnología, podemos hablar de logística predictiva", afirma el presidente de UNO.

PiperLab, empresa española de big data, diseña modelos de previsión a través del análisis de los grandes volúmenes de datos que generan estas compañías. "Para SEUR, en concreto, pusimos en marcha una herramienta en 2015 para la planificación de recursos en todas sus unidades de negocio y rutas principales, aplicando algoritmos de machine learning a datos históricos enriquecidos, explicados y proyectados con datos externos, como calendarios, eventos, festivos, tendencias sectoriales, etc.", describe Maite Gilarranz, cofundadora de PiperLab, a este suplemento. "Con estas previsiones gestionan repartidores, furgonetas o recursos de call center, entre otros, con el consiguiente ahorro de costes y priorizando siempre el servicio», añade Gilarranz.

El análisis predictivo de datos para anticipar los volúmenes de pedidos y mejorar el inventario también forma parte de la estrategia de digitalización de DHL. Una herramienta que ha sido fundamental en las últimas semanas: "Nos ha permitido controlar las diferentes operaciones en tiempo real y tomar decisiones basadas en datos y hechos. La digitalización y la normalización – en otras palabras y hasta cierto punto ‘la inteligencia artificial’ – ha desempeñado un papel decisivo al permitirnos mantener las cadenas de suministro de nuestros clientes incluso durante la crisis", nos confirma Roberto Pascual, director general de DHL Supply Chain Iberia.

El entorno que deja tras de sí la Covid-19 y el que está por venir ha acelerado la adopción de procesos de trabajo que hubieran tardado varios años en afianzarse. El análisis de datos mediante tecnologías de big data y el uso de machine learning son apuestas claras, pero no las únicas. "Ya no nos podremos enfrentar al sector logístico sin tener en cuenta la robótica colaborativa […], pero también los dispositivos portátiles que garanticen ubicuidad en entornos inteligentes de operación", afirma el director general de DHL Supply Chain Iberia. 

Por su parte, Marian Illera, de SEUR, menciona el uso de realidad aumentada, "no solo para facilitar nuestra operativa, también para ser más eficientes en los procesos de pesaje y cubitaje". Mientras que Maite Gilarranz cree que "blockchain será la tecnología definitiva en el tracking e identificación de las mercancías, y los dispositivos IoT serán imprescindibles para el control y la seguridad en la cadena de suministro". La madurez de todas estas tecnologías, sin duda, facilitará su implantación en un sector que no quiere quedarse atrás en una industria cada vez más digitalizada. 

El sector busca talento 

La digitalización ha traído consigo una revolución de sus recursos humanos en busca perfiles especializados en nuevas tecnologías. Según el IV Informe de tendencias de empleo y talento 2019, elaborado por Foro de Logística, la mitad de las empresas dice no tener cubiertos los puestos más digitales porque no encuentran candidatos.

Entre los perfiles más demandados figuran  ingenieros de software logístico, responsables de transformación digital, especialistas en blockchain o arquitectos de sistemas.

La industria de la logística representó en 2018 un 8% del PIB español con una facturación de 110.000 millones de euros. Ese mismo año la ocupación aumentó en un 2,7%, una cifra que en julio de 2019 ya alcanzaba un crecimiento de un 1,7%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).