TIC    Red social

Ningún español entra en el nuevo Consejo Asesor de Contenidos de Facebook

Facebook deberá implementar las decisiones de este órgano, que serán vinculantes, sobre la libertad de expresión en internet

15 MAY. 2020
3 minutos

Facebook ha hecho públicos esta semana los 20 primeros nombres de su Consejo Asesor de Contenidos, "procedentes de distintos entornos profesionales y culturales, a fin de reflejar la diversidad de la comunidad de Facebook". Solo hay una representante del idioma español, Catalina Botero-Marino, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de Los Andes.

Es una mala noticia que España no haya ‘colocado’ a nadie en este nuevo órgano, que nace con el objetivo de "garantizar el respeto a la libertad de expresión" mediante un juicio independiente, ahora que su comunidad ha superado los 2.000 millones de personas. Sus decisiones afectarán tanto a Facebook como a Instagram.

De hecho este crecimiento de usuarios es lo que ha llevado a esta red a poner el punto de mira en sus decisiones sobre lenguaje y la seguridad en internet. "El Consejo Asesor de Contenido se ha creado para ayudar a Facebook a responder algunas de las preguntas más difíciles sobre la libertad de expresión en internet: qué contenido eliminar, cuál conservar y por qué", explican en su página web.

El reto de este órgano es "emplear la independencia de su criterio para defender el derecho a la libertad de expresión de las personas" y, además, garantizar que dicho derecho se respete de forma adecuada.

Por ello, recuerdan que las decisiones del Consejo de ratificar o revertir las decisiones de contenido de Facebook serán vinculantes, lo que significa que Facebook deberá implementarlas, a menos que hacerlo suponga el incumplimiento de la ley.

Eel Consejo estará formado por 40 miembros de todo el mundo con un conjunto diverso de disciplinas y perfiles. "Estos miembros podrán seleccionar los casos de contenido que se someterán a revisión y ratificar o revertir las decisiones de contenido de Facebook", explican. 

Los cuatro pilares que deben caracterizar a este órgano son la independencia, la eficacia, la accesibilidad y la transparencia.