A fondo    2020, EL CAMBIO DE ERA

2020: revisamos las previsiones tecnológicas de todo lo que tendría que pasar en el 'año D'

Las empresas han jugado con la barrera del próximo año como paradigma del triunfo de la transformación digital. ¿Se cumplirán realmente todos los pronósticos?

7 minutos

Los designios temporales del cambio de década no solo marcan la agenda de reguladores y gobiernos, sino también el propio ritmo de la industria tecnológica. Y es que, dada la necesidad humana de establecer fronteras y metas para organizar nuestro pensamiento, las empresas han jugado con la barrera del año 2020 como paradigma del triunfo de la transformación digital.

Pero las ilusiones del sector materializadas en previsiones y 'bolas de cristal' no siempre acaban por cumplirse. Salvo sorpresa de última hora, son muchas las tendencias tecnológicas que se quedarán bien lejos de lo estimado para el próximo curso.

Un buen ejemplo de ello lo encontramos en la realidad virtual. Firmas como Canalys anticiparon en 2016 que las ventas de cascos de realidad virtual se multiplicarían por 10 hasta 2020. La consultora IDC predecía, a su vez, que estos dispositivos se venderían como churros en 2021: nada menos que 72 millones de gafas de realidad virtual y otros 27,3 millones de sus pares para aumentada. Total: 99,3 millones de dispositivos. Pero la realidad se impuso y ya en diciembre de 2017, estos mismos analistas recortaron sus previsiones a 59,2 millones de unidades vendidas en 2021 a escala global.

Un baile de cifras y correcciones que también se replica al hablar del internet de las cosas. Hubo expertos que llegaron a pronosticar que, el próximo año, tendríamos ya 100.000 dispositivos conectados, cifras que luego Cisco redujo a la mitad  (50.000) y que Gartner todavía rebajó más hasta los 20.400 millones de objetos inteligentes. Más recientemente, la GSMA dio cifras actualizadas que demuestran cómo las predicciones anteriores también van a quedar lejos de cumplirse: según la asociación de telecomunicaciones, habrá 25.000 de conexiones IoT... pero en 2025, no en 2020. Parece que los retrasos en el abordaje y despliegue del 5G ha echado por tierra las dotes adivinatorias de muchos, o al menos esa es la excusa fácil.

También parecen demasiado optimistas las previsiones esbozadas en torno a la inteligencia artificial. Si centramos el tiro en una de sus principales aplicaciones comerciales en la actualidad, los chatbots, vemos cómo hoy en día siguen siendo una opción residual para la mayoría de empresas. Sin embargo, estudios no tan lejanos como el de la firma de marketing Wunderman llegaron a asegurar que estas herramientas serían la fuente principal de información para los consumidores en 2020. Una cifra similar a la ofrecida por Gartner, cuyos expertos estimaron que más del 85% de los centros de atención al cliente serían operados por bots el próximo curso. Nada más lejos de la realidad: ante la necesidad de diferenciarse en el mercado, muchas firmas de consumo están recuperando el 'toque humano' en sus puntos de contacto con el cliente.

También Gartner es protagonista de otra previsión a todas luces fallida: la de que más del 40% de las tareas relacionadas con la ciencia de datos se automatizarán en 2020. Hoy por hoy, la industria está más centrada en democratizar esta clase de tecnologías que en mejorar su eficiencia. "No hay dudas de que en este contexto de transformación digital será vital contar tanto con cloud como tecnología de automatización de procesos y con la inteligencia artificial para poder extraer valor de los datos. Otra cosa es cómo se adopte, que dependerá de la casuística particular y, por tanto, del modelo de negocio que haya detrás", explica José Antonio Cano, director de Análisis de IDC Research España.

Precisamente, el cloud computing constituye una de las pocas áreas donde todas las predicciones que señalabana su ascenso como opción por defecto en la computación empresarial- han acertado: ya en 2016, Cisco anticipaba que en 2020 el 92% de las gestiones y los datos serían procesados en data centers cloud, frente a los CPD tradicionales. También en materia de ciberseguridad hay pleno al 15, en tanto que todas las cifras estimadas por los analistas se han visto sobrepasadas ante la enorme actividad delictiva en el entorno digital. 

No ocurre lo mismo con el coche autónomo, cuya complejidad técnica fue subestimada repetidamente por los fabricantes del motor. Para muestra, un botón: en 2015, tanto Google como Nissan, Toyota o General Motors anunciaron que tendrían vehículos sin conductor disponibles comercialmente en 2020. Hoy por hoy, y como quedó reflejado en el reciente CES de Las Vegas, los actores de la industria apelan al horizonte de 2025 como fecha más plausible para que se produzca este lanzamiento masivo.

Ahora, con el 2020 a la vuelta de la esquina, toca revisar todas estas cifras para la próxima década, pero también incluir nuevas tendencias. "En el horizonte ya aparecen las tecnologías exponenciales como quantum computing, que cambiarán el actual panorama tecnológico", anticipa Cano.