TIC    EDUCACIÓN

Apps para facilitar la inclusión o bibliotecas digitales, así son las propuestas de SIMO

La feria innovación aplicada a la educación reúne un año más a grandes firmas y pequeñas startups del 'edtech'

Noelia Hernández
07 NOV. 2019
8 minutos

Las tecnologías de innovación educativa encandilan a las pequeñas empresas y a grandes compañías que esta semana se han reunido en SIMO Educación, la gran fería de la innovación aplicada al sector educativo en nuestro país, donde conviven grandes firmas como Microsoft, Samung, Grupo SM o Edelvives con proyectos de startups innovadoras.

Uno de esos proyectos emergentes es el ganador del #SpinUOC2017, el concurso que cada año organiza la Universitat Oberta de Catalunya a través de su plataforma Hubbik de apoyo al emprendimiento: Yo también leo. Es una aplicación para tabletas diseñada para que niños y niñas con síndrome de Down y TEA aprendan a leer. Surgió del proyecto de fin de máster de una de sus cofundadoras, Gemma Fàbregas, a partir de la idea que le dio su actual socia Marie Anne Aimée, madre de una niña con síndrome de Down.

“Después de ganar el #SpinUOC nos empezó a contactar gente de muchos sitios, no solo de España, también de países como Chile, Argentina o Perú. Nos preguntaban por la aplicación para empezar a utilizarla, pero solo era un proyecto, así que decidimos desarrollarla”, cuenta Aimèe a Innovadores. “Tras ganar el premio AMB (Área Metropolitana de Barcelona), pudimos hacer el prototipo y a finales de noviembre tendremos ya la primera versión”. La idea es ir mejorándola por eso, de la mano de la UOC, en pocas semanas acudirán a una ronda de inversores.

La aplicación reproduce el método de lectura global que utilizan las personas con discapacidad intelectual. “Esta metodología es muy visual: en lugar de aprender a leer por fonemas lo hacen a través de imágenes. Cuando han adquirido suficientes palabras, aprenden que estas se dividen en sílabas y después en letras. Lo contrario a lo que nos enseñan en la escuela”, describe la confundadora de Yo también leo. Hasta ahora este método solo estaba disponible en formato papel.

Otra de las startup que ha llevado su proyecto a SIMO Educación en Classlife. Una plataforma SaaS (Software as a Service) que empezó su desarrollo hace cuatro años y hace dos la comercialización. Su propuesta para los centros educativos es una solución que les permita organizarse como si fueran una empresa. “Nuestra plataforma permite gestionar toda la parte administrativa en una única plataforma que permita darle valor a todos sus equipos con canales de comunicación eficientes y enfocarse en lo más importante de una escuela, que es la educación”, nos cuenta Mario Espósito, director y fundador de Classlife.

Dentro de la plataforma se puede llevar a cabo la gestión de ventas, con equipos comerciales y campañas de email marketing; financiera, con pasarelas TPV o remesas bancarias; y secretaría académica, donde junto a los expedientes de los alumnos también es posible intercambiar datos con las administraciones. El alumnado cuenta con un campus virtual, a modo de red social, para activar su participación y colaboración con todo el entorno educativo.

Centros educativos de España, Francia, Luxemburgo, Panamá, Guatemala y Estados Unidos ya están utilizando esta plataforma que se inició con fondos propios. Hace un año realizaron una primera ronda de financiación y, con los primeros objetivos cumplidos, iniciarán una segunda para cumplir con sus planes de expansión internacional.

Entre las más de 200 marcas que han acudido a SIMO Educación, también estaba Odilo, una compañía española con ocho años de trayectoria que empezó como una startup de base tecnológica. “La empresa empezó con una plantilla de cinco profesionales y este año hemos sido elegidos por el Parlamento Europeo como el caso de éxito de Educación Digital en Europa en 2019”, nos cuenta su directora de marketing, María Teresa San Segundo.

Odilo es una biblioteca digital que, basada en el análisis de datos y tecnologías de inteligencia artificial, realiza recomendaciones personalizadas de lectura para ayudar a mejorar los niveles de lectoescritura de los estudiantes. Actualmente cuentan con más de dos millones de títulos en 43 idiomas diferentes y comparte espacio en ese salón con algunos de los referentes de la innovación educativa, como Microsoft.

Esta gran tecnológica ha presentado en este salón, junto a otras propuestas, el proyecto desarrollado en colaboración con la NASA. Se trata de dos kits de programación en los que “se mezclan el concepto de ‘aprender haciendo’ con el de la robótica para que desarrollen tanto habilidades digitales como soft skills”, ha explicado Belén Gancedo, directora de Educación de Microsoft en España. Quien también manifestó la apuesta de esta compañía por la el uso de la inteligencia artificial en entornos educativos para, por ejemplo, una enseñanza más personalizada y la mejora de los resultados académicos.

Tras el cierre de la última edición de SIMO Educación, con un aumento del 2% de empresas participantes, queda patente que la transformación educativa pasa por la innovación y por el uso de la tecnología como herramienta pedagógica. Sin olvidar que los protagonistas son los alumnos y el motor los profesores.