I + D    EVENTO

Así gestionan los datos FBI y Heathrow en la era de las máquinas

La Biblioteca de Alejandría y el aeropuerto londinense exponen en Toronto su experiencias junto a OpenText para aportar inteligencia, seguridad y 'humanidad' al manejo de documentos

María Climent
17 JUL. 2018 - Toronto (Canadá)
9 minutos
El CEO y CTO de OpenText, Mark Barrenechea, durante su charla en el Enterprise World 2018 en Toronto. / INNOVADORES

A simple vista, no tienen absolutamente nada en común. El FBI, Novartis, T-Mobile, JPMorgan Chase, GM, Citi, Novartis, la (nueva) Biblioteca de Alejandría, Marks & Spencer, el aeropuerto de Heathrow o la ciudad de Madrid. Pero este ecléctico listado de entidades guarda, en realidad, dos similitudes (como mínimo). La primera, todas usan y mueven información empresarial. La segunda, todas recurren a OpenText para hacerlo.

"Nos enfrentamos al reto de gestionar la información en la era de las máquinas", anuncia el vicepresidente ejecutivo de ingeniería y TI, Muhi Majzoub, sobre el escenario. Y OpenText, que acaba de celebrar su Enterprise World en Toronto, sabe cómo hacerlo. Líder en el sector, sus soluciones son capaces de proteger, gestionar y obtener valor de todas las fuentes de información de una compañía. No es raro que más de 4.000 asistentes de todos los puntos cardinales, se hayan acercado esta semana a la calurosa ciudad canadiense para conocer los avances en una materia que atañe a cualquier organismo, sea de la naturaleza que sea.

"Estamos viviendo en un mundo completamente nuevo"

Nadie puede escapar de este mundus novus, como lo bautiza el CEO y CTO de OpenText, Mark Barrenechea. "Estamos viviendo en un mundo completamente nuevo", aclara. Se refiere a la conectividad planetaria, la nueva fuerza laboral liderada por los millennials, la Industria 4.0 o la "inteligencia aumentada" con la robótica y los algoritmos avanzados.

Retos de todo tipo para empresas con distintas necesidades, pero con un común denominador: la obligación de aprovechar su información de forma inteligente y de forma adaptada a sus objetivos. Tal y como se pudo comprobar durante el evento, cada organización tiene una prioridad relacionada con la gestión de la información y Opentext satisface a todos. Para Gopal Padinjaruveetil, responsable de seguridad de Auto Club Group (la segunda asociación automovilística de América), su gran preocupación es ganar conectividad para estrechar lazos entre los propios miembros de la agrupación. "Aunque no sólo perseguimos la conectividad humana, también la de los dispositivos para así crear una auténtica identidad digital", señala.

Una necesidad que coincide con la de Jennifer Bell, responsable de gestión de contenido de Zoll. Para esta empresa, que desarrolla wearables médicos, es prioritario unir al paciente con el doctor. "Tenemos que ser capaces de recoger las cifras y convertirlas en información médica", dice.

El interés del gigante de bebidas energéticas Monster Energy es, por su parte, "la optimización de los procesos", según su responsable digital, Kyle Hufford. Mientras que el director de gestión de la información del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIH) de EEUU, Matt Eisenberg, reconoce que internet de las cosas ha abierto nuevas alternativas como la posibilidad de conocer si alguien se está tomando la medicación.

La Humanidad se enfrenta a un entorno de confianza cero

Sea cual sea la prioridad, siempre hay un telón de fondo común, la seguridad. Según el Foro Económico Mundial, la Humanidad se enfrenta a un entorno de confianza cero. En su análisis de 2018, los desastres naturales (a los que Barrenechea se refiere como "actos de Dios") están en la misma posición que las amenazas de las máquinas (los ciberataques). Y lo que es peor, "el 28% de las brechas de seguridad se producirá por ataques internos". "Esto quiere decir que el 28% de los empleados son maliciosos", especifica. Al final, lo que buscan los ciberdelincuentes es información, ya sea de los clientes, de las cuentas, de los productos… Es por ello que el CEO de OpenText asegura que “a seguridad es el sistema inmunitario de los negocios".

Jack Ramsay, senior managing director de Accenture Digital, expone un problema añadido: aunque ahora parezca que los datos están seguros, las tecnologías que están por venir pueden hacerlos vulnerables. Habla específicamente de la computación cuántica que, a su juicio, "podrá descifrar cualquier cosa que hoy esté encriptada, desde nuestro ADN a nuestra cuenta bancaria".

Las tecnologías que están por venir pueden hacerlos vulnerables

Preocupaciones que se suman a otras cuestiones como la privacidad. Barrenechea pone como ejemplo el caso del ‘asesino de Golden State’, que entre los años 70 y 80, mató a 12 personas y violó a 50 mujeres. Pero no fue hasta abril de este 2018 cuando las autoridades de California lograron detenerlo. Y lo hicieron de la forma más sencilla posible: ‘subiendo’ una muestra de ADN que tenían a la web GEDmatch. Este tipo de portales abiertos permite a los ciudadanos averiguar información sobre su pasado genético comparando su ADN con otros públicos. Cuál fue la sorpresa de los investigadores cuando obtuvieron un resultado de esa búsqueda, que les llevó hasta un familiar del criminal, un hombre de 72 años. Aunque en este caso las implicaciones de la tecnología fueron positivas, Barrenechea se pregunta dónde queda la privacidad de las personas. "El GDPR se convertirá en el nuevo estándar", añade.

Pero no todo está perdido. El CEO y CTO de OpenText confía en la tecnología como catalizador de la "humanidad aumentada". "Me asquea cualquiera que quiera separar a un hijo de sus padres", revela entre aplausos. Su empresa trabaja activamente con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR) para ayudarles, a través de sus herramientas de gestión de la información, a "identificar, gestionar y enviar los recursos adecuados a los refugiados cuando y donde los necesiten".

Éxito en Los Ángeles Para los organismos públicos, la gestión de la información no es una opción. Es el caso del condado de Los Ángeles (EEUU), con más de 10 millones de habitantes. Para la que sería la 18ª mayor economía del mundo, es prioritario el uso inteligente de los datos a la hora de proporcionar «los mejores servicios sociales, de salud o de seguridad», explica su subdirector, Murtaza Masood. Con OpenText, ha desarrollado aplicaciones para la planificación del aparcamiento o la equidad en las investigaciones.