Industria    Defensa

Así se librará la guerra del futuro: con láseres, cañones microondas y (muchos) drones

Spotlight Exhibit, del Departamento de Defensa de EEUU, pone de manifiesto que las batallas dependerán más de un chip que de un arma pesada

RAFAEL SALIDO (EFE)
26 ABR. 2019
7 minutos

¿Cómo se librarán las guerras del futuro (no tan próximo)? Con láseres de alta precisión, cañones microondas y drones para la evacuación de soldados heridos. Estos son solo algunos de los proyectos que acaparan la mayoría de los focos del Spotlight Exhibit, un evento que sirve al Departamento de Defensa de EEUU para presentar sus últimos avances.

Como si de una feria comercial se tratara, decenas de puestos han ocupado el patio central de la sede del Departamento de Defensa para dar a conocer algunos de los proyectos en los que han estado trabajando laboratorios de todo el mundo en colaboración con las Fuerzas Armadas estadounidenses.

A pesar del carácter castrense del evento, la mayoría de las iniciativas exhibidas destacaban más por su minimalismo tecnológico que por su aspecto militar, lo que refleja el sentir de un Ejército cada vez más consciente de que, en el futuro, las guerras dependerán más de un chip que de una arma pesada.

"Estos son los sistemas que veremos en el futuro", aseguró a Efe el ingeniero Robert Snead. Snead colabora con el Comando de Desarrollo de Tecnología de Combate del Ejército en el diseño de vehículos equipados con armamento láser, capaz de hacer mella en un blindado. Este proyecto permitirá a los soldados abrir fuego con gran precisión sobre objetivos situados a una gran distancia.

"Estamos ahora trabajando con objetivos como pequeñas piezas de artillería y vehículos todoterreno, elementos que no podemos atacar fácilmente con los sistemas que tenemos actualmente", puntualizó Snead, quien dijo, además, que algunos de estos equipos ya están listos para entrar en combate.

Otra de las grandes necesidades militares en estos momentos es la de aumentar la funcionalidad de sus vehículos, que en la medida de lo posible serán no tripulados. Este es el caso del todoterreno en el que trabaja el capitán Daniel Harder, del Ejército de Tierra. "Es como una furgoneta por control remoto; puedes usarlo para transportar material, puedes emplearlo como vehículo militar... Es una plataforma multiusos", aclaró.

Aunque aún está en desarrollo, Harder considera que, gracias a la participación de diversas ramas de las Fuerzas Armadas, la cantidad de usos que se podrá dar a este vehículo, cuyo tamaño y aspecto se asemejan al de una tanqueta, pueden ser casi ilimitados. Por el momento, están testando su utilidad como plataforma lanzamisiles, automóvil de carga e incluso como un helipuerto móvil para vehículos no tripulados de tamaño medio.

Algo más grande, pero igualmente no tripulado, se espera que sea el ARES, un dron de gran tamaño concebido principalmente para la evacuación de soldados heridos en el frente. "Hay ocasiones en que nuestros helicópteros se ven retrasados o no reciben la autorización para volar, de manera que, si podemos emplear vehículos no tripulados, los heridos tendrán muchas más opciones de supervivencia", comentó Nathan Fisher, científico del Comando de Investigación Médica de las Fuerzas Armadas.

Fisher reconoció que este recurso no es ideal, puesto que "el herido no contaría con personal cualificado" en su evacuación, pero aseguró que en cualquier caso es un escenario mejor que dejarle en el frente a la espera de una ayuda que podría no llegar a tiempo.  "A veces poder llevar a un herido a un hospital es el factor más importante de la ecuación", zanjó.

En un escenario de combate cada vez más dominado por los vehículos no tripulados, se antoja imprescindible una herramienta capaz de hacerles frente. En eso trabaja, precisamente, el teniente James Wyner. La Fuerza Aérea, explicó, está desarrollando el proyecto Thor, un "sistema único" capaz de "derribar grupos de drones".

"Básicamente, lo que hace es enviar una onda expansiva de radiación microonda, que anula los sistemas electrónicos de los aparatos, que, por consiguiente, caen al suelo", detalló. Este sistema, que necesita ser transportado en una especie de contenedor equipado con una antena y cuyo rango de acción es similar al de un arma de corto alcance, se encuentra en su última fase de desarrollo y en septiembre será sometido a los últimos test.

Además de estos proyectos, el Departamento de Defensa presentó sus últimos avances en tecnología hipersónica, satélites, gafas de realidad virtual o equipos de exploración subacuática de bajo coste.

Todo ello expuesto a los ojos inquisitivos de un buen número de militares de alto rango y a la mirada fascinada de una pléyade de niños que acudieron al Pentágono con motivo del Día Nacional de Trae a tus Hijos al Trabajo, convirtiendo la feria en una auténtica fiesta.