Opinión    Algoritmia y violín

Big Ideas para la conmoción

24 MAR. 2019
4 minutos
Uno de los eventos de #SomosMujeresTech. / Vicent Bosch

El espíritu de #SomosMujeresTech Big Ideas 2019, que celebramos en CaixaForum Madrid, es estimular la innovación desde la conmoción. 11 directivas de empresas tecnológicas eligen aspectos a mejorar en la sociedad y presentan propuestas de solución. Tienen cabida desde la economía circular, hasta el modelo educativo, el feminismo, la nube, la agricultura o la democratización tecnológica.

Hay un elemento sustancial en la iniciativa, que tiene que ver con esa visión de la innovación como cultura y no como un mero al culto a lo nuevo. Necesitamos observar las transformaciones que trae la revolución tecnológica desde distintas perspectivas y trabajar en la síntesis (¿no ha sido esa tradicionalmente la tarea de la Ética?), mirarla con ojos de ciencia, de empresa, de política, de inversión, de movimiento ciudadano y, por supuesto, específica de mujer (aunque también participe en las anteriores). Pero hay también un elemento circunstancial en el formato de las Big Ideas, que es el estrictamente emocional, sin el cual resulta mucho más complejo conseguir la conmoción, ese movimiento-con-el-otro. Ese factor emocional radica en el hecho de que cada directiva la hace suya, interviene en primera persona.

Es precisamente ese factor circunstancial el que dota al evento que celebramos en CaixaForum de una dimensión novedosa en el ecosistema de innovación español, fuertemente institucionalizado como la mayor parte de los espacios por los que transita la sociedad civil. Puede parecer inaudito que alguien asuma el compromiso público de decir lo que piensa y proponer a los demás una solución. Pero en INNOVADORES siempre hemos apostado por vías disruptivas y esta vez, de la mano de la consultora Hill+Knowlton, no podría ser de otro modo.

Por eso #SomosMujeresTech Big Ideas 2019 nace con la vocación de convertirse en una cita anual indispensable, desde la que se lancen ideas transformadoras para los meses siguientes. Plantaremos la semilla, con la presentación de las ideas, y dejaremos que se desarrolle con aportaciones del resto de actores del ecosistema, porque todas se incorporarán a la plataforma Ideas4all, donde podrán ser debatidas, comentadas, enriquecidas, a lo largo de un año.

Sobran en nuestro país gurús explicando lo que ha pasado (habitualmente con seis meses de retraso) y faltan personas dispuestas a decir lo que se debe hacer. Eso es mucho más complicado, implica un compromiso personal y el riesgo de fallar. No hay asomo de institucionalización en #SomosMujeresTech, una iniciativa que no se asienta sobre ninguna asociación, federación, fundación ni empresa. Se habla de innovación con voz de mujer. Después de escuchar, estamos invitados a aportar.

Eugenio Mallol es director de INNOVADORES