Comercio    TURISMO

Biometría, robots, realidad aumentada, hologramas... así será el hotel del futuro

Los hoteles se adaptan a los clientes omnicanal y apuestan por la inteligencia artificial integrada en el edificio, según un informe elaborado por The Valley

27 NOV. 2018
5 minutos

La ciudad inteligente, la casa inteligente, el coche inteligente... y la saga continúa con el hotel inteligente y, en parte, gracias al poder que el móvil da a los clientes. Gracias a los smartphones, el cliente puede controlar todos los aspectos de su estancia, desde el check in y el check out online, hasta los sistemas de domótica de las habitaciones. De hecho, cada vez es más frecuente encontrar suites con tecnología de control por voz. 

Según el estudio El hotel como ágora, elaborado por The Valley, hay hoteles que ya se construyen con inteligencia artificial integrada, que, además, cuentan con softwares diseñados exclusivamente para funcionar en los asistentes de voz. El único objetivo: proporcionar al huésped la experiencia digital completa.

Y una de las principales herramientas para conseguirlo ya está en el bolsillo del cliente: su móvil. "La llave móvil debe ser segura y compatible con toda la variedad de dispositivos móviles, franquear el paso ininterrumpido desde el parking hasta la propia habitación y permitir, además, otras funcionalidades como el check in o el pago de otros productos", apuntan desde The Valley. Además de la llave móvil, otras tecnologías para proteger al cliente y hacer su estancia más cómoda, como la biometría facial o dactilar, ya se están utilizando en los hoteles.

Todas estas tendencias persiguen mejorar la experiencia de un cliente cada vez más omnicanal y para ello es necesario "crear un flujo ininterrumpido en el customer journey del usuario", a través de avanzados interfaces de reconocimiento de voz, que funcionan mediante asistentes. 

Y estos asistentes puede ser robots que entregan el equipaje u otros productos en las habitaciones, sirven bebidas o facilitan información a los clientes. Estos conserjes o botones robóticos ya se están probando en diferentes cadenas hoteleras, pero "su valor real aún no ha sido comprobado en profundidad", por lo que, según este informe, "el futuro revelará si, una vez que se reduzcan los costes, terminan por generalizarse y convertirse en 'trabajadores' indispensables en los hoteles".

De hecho, a pesar de los avances de la tecnología conversacional, todavía queda mucho para que la interacción con robots o chatbots puedan satisfacer completamente las necesidades de los clientes. "Nada puede reemplazar la empatía y la comprensión inherentes de los seres humanos, al menos de momento".

En este punto, la realidad aumentada y los hologramas van a jugar un papel importante. Así, algunas de las cadenas internacionales ya están empleando la realidad aumentada para mostrar a sus clientes vistas de 360º de propiedades en venta en el extranjero o para cuestiones más prácticas como calcular, antes de un viaje, el tamaño de los equipajes o saber si se adecúan a la política de tarifas de las diferentes aerolíneas. Por su parte, los hologramas ya están siendo incorporados en algunos hoteles como opción para impartir conferencias u organizar reuniones 3D a tamaño real.

Marketing contextual Otra de las tendencias que está en auge es aprovechar, gracias a la inteligencia artificial y el análisis de big data, el uso de los datos de comportamiento, plataformas sociales, geolocalización y datos demográficos para ofrecer al usuario contenido de marketing significativo y relevante, es decir, ofertas contextualizadas para cada cliente.