Opinión    La ventana de Trend Micro

Blockchain: la siguiente tecnología revolucionaria después de internet

Esta tecnología se define por su capacidad de descentralización, trazabilidad y por estar a prueba de manipulación

José Battat
21 NOV. 2018
7 minutos

Bitcoin, Ethereum y otras criptomonedas han ocupado muchos titulares. Aunque sus precios han subido y bajado como una montaña rusa y las noticias negativas nunca se detienen, la tecnología subyacente -la cadena de bloques o blockchain- es, sin duda, muy importante.  Algunos medios de comunicación y expertos incluso comparan la criptomoneda con internet, y la consideran otra tecnología clave después de internet. Tal y como dijera Jack Ma, el fundador de Alibaba: "Blockchain no es una burbuja, pero tal vez Bitcoin sí".

Por lo tanto, este artículo no trata sobre criptomonedas, sino que el objetivo es ahondar en lo que hay detrás de blockchain y sus aplicaciones futuras. Esta tecnología se define por su capacidad de descentralización, trazabilidad y por ser a prueba de manipulación, o al menos que no se pueda modificar fácilmente.  

Un sinfín de industrias están utilizando blockchain para transformar sus operaciones o resolver varios problemas, pues permite realizar seguimientos y gestionar la cadena de suministro, permite mejorar las industrias tradicionales para añadir valor y transparencia a sus productos y ayuda a luchar contra las noticias falsas. De hecho, la Unión Europea está lanzando un plan en 2018 para utilizar la tecnología de blockchain para aumentar la transparencia, la credibilidad y la trazabilidad de las noticias.

Sin duda, la tecnología blockchain ha abierto una puerta a un sinfín de posibilidades; pero todavía existen algunos mitos sobre blockchain que necesitan ser aclarados. Por citar algunos: blockchain no es una aplicación de criptomonedas, sino que es en sí misma un marco tecnológico; garantiza la exactitud de los datos en sus bloques, algo que solo es responsabilidad de los proveedores; o que proporciona anonimato, idea que se basa en que el comercio de Bitcoin no requiere de información de identificación personal. Sin embargo, blockchain en sí misma no proporciona anonimato. La decisión de ser anónimo o no depende de quien adopta la tecnología.

¿Qué hay del futuro?

Las aplicaciones de blockchain son amplias y variadas. Aunque aún está por ver cuáles tendrán éxito, vale la pena señalar algunas tendencias.

Blockchain “sin bloqueo”: blockchain confía en los mineros en su red para verificar las transacciones. A medida que el número de transacciones (es decir, bloques) que mantiene sigue aumentando, el tiempo que tarda en verificar un bloque aumenta consecuentemente. En el momento de escribir este artículo, se tarda unos 10 minutos en verificar una sola transacción de Ethereum. Para resolver este problema, algunos de los proyectos de blockchain, como Byteball e IOTA, están adoptando una nueva tecnología llamada DAG (Directed Acyclic Graph). En DAG, la persona que realiza una nueva transacción debe verificar algunas de las transacciones anteriores, sin procesar toda la cadena de bloques. El beneficio de DAG es que reduce de forma significativa el tiempo de transacción. Además, el dispositivo no necesita almacenar la cadena de bloques completa.

IoT y Blockchain van de la mano: según Gartner, el Internet de las cosas (IoT) crecerá hasta los 26.000 millones en 2020. La cantidad de datos que generarán estos futuros dispositivos no es lo que un solo centro de datos o servidor en la nube puede manejar. Dado que la mayoría de los dispositivos IoT no tienen un gran espacio de almacenamiento, la llegada de blockchain sin bloqueo permitirá reducir el tiempo de transacción y la cantidad de datos que deben almacenarse, lo que permitirá a los dispositivos IoT utilizar blockchain para el intercambio de datos y la colaboración. En ciberseguridad, por ejemplo, se aprovecha esta escalabilidad en la investigación sobre seguridad en IoT para diseñar una plataforma de IoT que pueda construirse de forma rápida y segura con diferentes dispositivos de distintos proveedores para permitir que trabajen juntos. Esta plataforma hará posible que los integradores de sistemas IoT puedan construir centros de operaciones de aeguridad (SOC) para ciudades inteligentes, fábricas inteligentes o granjas inteligentes.

Seguridad blockchain: blockchain y las criptomonedas han sido el blanco de muchos incidentes de seguridad, incluyendo el "ataque al 51%", los intercambios de criptomonedas hackeadas, el robo de claves privadas personales, lagunas en los contratos inteligentes, etc. Por ejemplo, si los ciberdelincuentes roban la clave privada de Bitcoin de un usuario podrán transferir todos sus Bitcoins a otra persona. O bien, los hackers pueden comprometer los servidores de un intercambio de criptomoneda a través de las vulnerabilidades del servidor. Por tanto, es imperativo tener en cuenta la seguridad en el diseño y la implementación al adoptar las tecnologías de blockchain.

En definitiva, blockchain abre un mundo de posibilidades, si bien es cierto que el destino de Bitcoin (o de la criptomoneda) aún se desconoce y que podría tratarse de otra burbuja de Internet. Sin embargo, lo que está claro es que la tecnología blockchain es definitivamente el próximo gran invento para cambiar nuestro mundo de la información.

José Battat, director general de Trend Micro Iberia