I + D    Investigación

BrainNet, la interfaz que conecta cerebros para colaborar resolviendo tareas

Investigadores de las universidades de Washington y Carnegie Mellon quieren crear una red social de cerebros conectados

04 OCT. 2018
3 minutos
Resolver tareas utilizando la comunicación directa cerebro a cerebro. / INNOVADORES

El reto: resolver problemas de forma colaborativa. La solución: BrainNet, la primera interfaz no invasiva para conectar cerebros, hasta tres al unísono, y que colaboren entre sí para solucionar diferentes tipos de problemas, generando de este modo una “red social” de cerebros conectados. Jugar al mítico Tetris ha sido una de las pruebas de fuego para testear este sistema.

Investigadores de las universidades de Washington y Carnegie Mellon desarrollan esta interfaz que combina la electroencefalografía (EEG) para registrar las señales cerebrales y la estimulación magnética transcraneal (TMS) para entregar información no invasiva al cerebro.

BrainNet permite que tres personas colaboren y resuelvan una tarea utilizando la comunicación directa cerebro a cerebro. Dos de las tres personas se denominan `remitentes’, porque sus señales cerebrales se decodifican utilizando el análisis de datos EEG en tiempo real. De este modo se pueden extraer conclusiones para la toma de decisiones sobre el problema que se plantea.

Las decisiones de los remitentes se transmiten a través de internet al cerebro de la tercera persona, llamada ‘receptor’. Las decisiones que han tomado las dos primeras personas se envían al cerebro del ‘receptor’ mediante la estimulación magnética de la corteza occipital y este integra esta información y toma una decisión utilizando una interfaz EEG.

Para explicar mejor este proceso, los investigadores han utilizado las pruebas hechas con el Tetris. Los ‘remitentes’ decodifican las señales enviadas a su cerebro tras analizar los datos con la EEG y deciden si girar la pieza o mantenerla en la misma posición para rellenar la línea. El ‘receptor’ conoce esta decisión a través de la estimulación magnética que le ayuda a tomar su propia decisión. Los ‘remitentes’ tienen una segunda oportunidad para validar o no esta decisión del ‘receptor’ para retroalimentar la acción.

En esta investigación se han realizado test con cinco grupos de tres personas, que utilizaron con éxito BrainNet para realizar diferentes tareas con el Tetris. En estos experimentos, el equipo de investigación ha provocado ‘ruidos’ artificiales en la señal de uno de los remitentes, pero los ‘receptores’ pudieron deducir “cuál era el ‘remitente’ más fiable, basándose únicamente en la información transmitida a sus cerebros”.