Actualidad    STARTUPS

CaixaBank, Naturgy, Telefónica, Seat y Aigües Barcelona se alían para innovar

Start4big es una iniciativa de innovación abierta para atraer a startups con proyectos ya testados tecnológicamente

26 NOV. 2018
6 minutos
Los directivos de Aigües de Barcelona, Maria Monzó; Seat, Christian Stein; Telefónica, Kim Faura; Caixabank, Jordi Nicolau; y Naturgy, Antoni Peris. / INNOVADORES

Cinco grandes compañías españolas como CaixaBank, Naturgy, Telefónica, Seat y Aigües de Barcelona, que suman 380 millones de clientes, han unido sus fuerzas para atraer a emprendedoras internacionales que desarrollen proyectos innovadores que impacten en sus ámbitos, en una iniciativa pionera en Europa.

La iniciativa, bautizada como Start4big y que se ha presentado en un acto con presencia de directivos de las cinco firmas, facilitará a las startups la oportunidad de trabajar con estas grandes corporaciones, que se comprometen a invertir los medios y el presupuesto que sea necesario para desarrollar los proyectos.

Ésta es la primera vez en Europa que cinco grandes compañías de diferentes sectores estratégicos se alían en una iniciativa de innovación abierta, siguiendo un modelo colaborativo multisectorial, según se ha puesto de manifiesto en la presentación, celebrada en Movistar Centre de Barcelona.

Start4big constará de ocho retos anuales, repartidos en dos ediciones, lanzadas para atraer a empresas emergentes en estado de madurez avanzada, lo que significa que tienen que contar con proyectos ya testados tecnológicamente.

En su primera edición, que arrancará este próximo mes de diciembre, la iniciativa pone el foco en la búsqueda de emprendedoras con proyectos que ayuden a los usuarios a controlar y gestionar el consumo en el hogar.

En paralelo, se persigue también dar con ideas que mejoren la experiencia del cliente o reduzcan los costes de los servicios y productos que impliquen transacciones online; o que proporcionen nuevos servicios aprovechando la comunicación entre distintos dispositivos, vehículos e infraestructuras.

Por último, se buscarán también herramientas que faciliten el seguimiento de las actividades de los clientes en tiempo real para personalizar su experiencia.

Está previsto que el próximo 11 de junio se haga público la lista final de participantes, que no tiene un número mínimo ni máximo fijado. Un grupo de expertos internos de las compañías socias analizarán las propuestas y serán los encargados de seleccionar a las emprendedoras, que tendrán seis meses para desarrollar sus proyectos pilotos.

Retos y proyectos

Cada edición tendrá una duración de seis meses y constará de cuatro retos: tres multisectoriales, en los que las startups trabajarán con dos o más de las empresas que han lanzado la iniciativa, y uno transversal, el de más envergadura, ya que tendrá que tener un impacto en las áreas en las que se mueven los cinco socios. 

La ciberseguridad, la inteligencia artificial, la robótica, el blockchain o el big data son algunas de los ámbitos en los que se moverán los diferentes retos.

Las compañías emergentes seleccionadas tendrán la oportunidad de desarrollar sus prototipos en entornos reales, de la mano de estas cinco grandes firmas, que están presentes en más de 80 países y que cuentan con un total de 200.000 empleados.

Así, podrán poner a prueba sus proyectos en compañías con una cartera de clientes de más de 380 millones de personas de todo el mundo y tendrán acceso a datos, infraestructuras, recursos y apoyo técnico y tecnológico.

Además de un presupuesto abierto, los cinco socios están dispuestos a desarrollar los proyectos seleccionados a través de fórmulas tan dispares como las licencias, las joint ventures o la inversión directa en las emprendedoras.

"Se creará una comunidad de innovación a escala global que será un polo de atracción de talento", ha destacado Maria Monzó, de Aigües de Barcelona, mientras que Jordi Nicolau, de Caixabank, ha subrayado que "el sector financiero está muy regulado y ésta es una ventana de oportunidad para incorporar la disrupción a nuestro entorno".

Los socios de la iniciativa han dejado abierta la puerta a que alguna otra gran empresa española pueda sumarse al proyecto de captación de startups.