I + D    SEGURIDAD

Carreteras con 'estufas' para evitar el hielo y la nieve

Canadá prueba con éxito esta tecnología que funciona con una malla metálica conductora de electricidad

03 ABR. 2019
2 minutos

La nieve y el hielo son dos fieros enemigos de las carreteras. Un frenazo o un giro brusco y, ay, tragedia. El problema es que solo existen medidas reactivas, las máquinas quitanieves o la sal funcionan una vez que los copos ya se han acumulado. ¿Por qué no actuar antes de crear el peligro? Esta pregunta es el motor del proyecto Snowless. 

La siguiente cuestión lógica, el cómo. ¿De qué forma evitar la formación de estas capas resbaladizas? La empresa israelí SAN Hitech tiene la respuesta: metiendo estufas bajo el asfalto

"Una vez que tienes coches circulando, las dinámicas del hielo y la nieve pueden cambiar por el movimiento de los vehículos y en un lugar como la salida de una autopista, crece el riesgo de la fatalidad", señala el socio de la compañía Yonatan Elimelech.

La clave de esta disruptiva técnica es una malla metálica que se incorpora en el asfalto. Se trata de una aleación metálica capaz de calentarse rápidamente cuando una corriente eléctrica pasa a través. En realidad, el material absorbe muy poco calor, pero sí es capaz de irradiarlo hasta derretir el hielo en 15 minutos. 

Además, los sensores del sistema monitorizan los cambios de temperatura en el material de la superficie. Estos datos se combinan con las previsiones meteorológicas y la información sobre la energía necesaria para calentar la red. Así el sistema es capaz de encenderse cuando es realmente necesario, evitando la formación de capas de hielo y nieve sobre la carretera o eliminándolas con rapidez.

La tecnología puede funcionar incluso con las temperaturas más bajas. De hecho, ya ha demostrado su valía en países como Canadá, donde ha llegado a operar con éxito a -50°C.