Industria    Palabra de CIO

De la Puente (Gestamp): “Todo lo que pueda sensorizarse dará valor”

Pablo de la Puente explica la apuesta por la industria 4.0, la cocreación para digitalizar sus plantas y la importancia de automatizar el conocimiento

9 minutos
Pablo de la Puente, CIO de Gestamp. / Vicent Bosch

Quizás para muchos de nuestros lectores su nombre resulte desconocido, pero Gestamp es uno de los grandes actores de la industria automovilística, ya no nacional, sino a escala global. La causa de que no nos suene esta marca es que no fabrica ni vende coches, ruedas o presta servicio de atención técnica: lo suyo es fabricar los componentes metálicos y los chasis de la gran mayoría de vehículos que circulan por nuestras carreteras.

Fundada en 1997 en Vizcaya, al principio esta empresa solo operaba en España y con un único cliente (SEAT). Ahora, con más de 20 años de vida, hablamos de una multinacional que factura 8.200 millones de euros anuales, más de 40.000 empleados y alrededor de la centena de fábricas repartidas por todo el globo. Un gigante oculto bajo la pintura que no está exento, ni mucho menos, de la transformación digital que afecta a todo el sector.

"Empezamos en 2015 con todo el proceso de transformación digital, no tanto enfocado a la creación de nuevos modelos de negocio, sino a la mejora de la eficiencia y la calidad de los productos, reduciendo los chequeos manuales y acelerando los procesos", explica a INNOVADORES Pablo de la Puente, CIO de Gestamp, quien lo ejemplifica con un caso paradigmático (a la par que curioso):  "El chasis es el producto más complejo, necesita más de 200 soldaduras e intervienen unos 100 robots. Muchas veces, el proceso se tenía que parar para poder llevar a cabo tareas de mantenimiento de las puntas de los láseres, las cuales había que sustituir y sólo lo hacíamos cuando los operarios oían un sonido característico. Nos explicaron ese truco y decidimos digitalizar ese conocimiento de los operarios, para lo que pusimos micrófonos y entrenamos un sistema que detectara ese sonido que los trabajadores nos decían era el indicador de que había que cambiar la pieza. Ahora podemos identificar los patrones de desgaste y saber cuándo va a hacer falta llevar a cabo la sustitución, para así evitar para la planta".

Para De la Puente es solo un ejemplo de cómo Gestamp "está automatizando el conocimiento que tiene la gente y expandirlo a todas las plantas". Pero eso solo fue el comienzo, ya que la apuesta por la industria 4.0 de esta compañía abarca ahora muchos más proyectos ligados a ámbitos tan diversos como la gestión integrada de los procesos en las plantas (usando SAP como epicentro tanto de las distintas fuentes de datos como para la gestión de los procesos mismos), la exploración de la impresión 3D ("la estamos valorando para prototipos, por ejemplo", afirma el directivo), algún proyecto piloto con blockchain ("principalmente con clientes y proveedores para asegurar la trazabilidad, aunque todavía estamos analizando su viabilidad") o la eficiencia energética. 

Sobre este último punto, el CIO de Gestamp reconoce que su empresa no es "especialmente intensiva en consumo energético. Pero en 2015 vimos que teníamos que racionalizar nuestro gasto y decidimos empezar desde cero, contratando a Siemens para recoger cualquier señal de las máquinas y activos de la planta. Creamos junto a ellos un software con el que analizar el consumo y detectar posibles áreas de mejora que, en nuestro caso, nos llevaron a cambiar todos los compresores de todas las fábricas. Ahora ese programa lo estamos comercializando junto a Siemens para otras compañías y a nosotros nos ha permitido ahorrar ocho millones de euros, un dinero con el que hemos pagado todos los demás proyectos digitales".

Una declaración de intenciones, la de trabajar junto a otras marcas en la cocreación de los proyectos digitales, que Gestamp ha extendido hasta el punto de abrir todos los datos que generan sus fábricas a los distintos proveedores de su maquinaria. "ABB, Fagor y el resto de fabricantes pueden ver en tiempo real la información de nuestras plantas... a cambio de que mejoren el consumo energético y la productividad de sus máquinas en base a esos datos", sintetiza Pablo de la Puente.

"El dato fluye para evitar el tratamiento manual. Hemos hecho, por ejemplo, un piloto de declaración automática de producción. Pasa todo a través de la sensorización de las personas, y por pensar en la nube no sólo para el ERP, sino para el cliente y para tener trazabilidad. Ahora casi hemos conseguido conseguido, a través de machine learning, que los robots de las fábricas se autorregulan. No lo estamos haciendo aún en automático, pero técnicamente es posible porque recogemos señales incluso cada 100 milisegundos y las procesamos en tiempo real". Con ello no es de extrañar que el CIO de Gestamp no dude en ser categórico al respecto de la confluencia entre internet de las cosas y datos: "Todo lo que pueda ser sensorizado nos aportará valor".

Inmersa en todos estos proyectos de industria 4.0, esta compañía vasca todavía tiene tiempo para iniciativas más disruptivas. Es el caso de cómo sus ingenieros están trabajando en reducir el peso de las piezas de carrocería para permitir la instalación de más baterías en los coches eléctricos e híbridos, aumentando de este modo su de por sí débil autonomía, o reduciendo las emisiones de CO2 de los vehículos a combustión de gasolina o diésel.

Estandarizar: una sola voz en 100 fábricas Pablo de la Puente se muestra especialmente preocupado por las diferencias de rendimiento, conocimiento y procedimientos entre su centenar de fábricas. Por ello, Gestamp está estandarizando y dotando de tecnologías que permitan compartir experiencias y mantener un nivel operativo similar para un mismo cliente, independientemente de la planta