TIC    Libros

De los libros a los bits

La Librería Hispano Americana, pionera en abrir su espacio a los 'makers' tecnológicos

18 JUN. 2018
6 minutos
Una librería se reinventa y se reconvierte en Bits & Books. / INNOVADORES

Los nuevos usos y consumos culturales obligan, también a las librerías, a una transformación radical para sobrevivir en la nueva era tecnológica. La primera en tomar este camino en España es la Librería Hispano Americana de Barcelona, referente en la venta de libros técnicos y científicos desde hace casi setenta años. Aseguran en Bits & Books, el nuevo nombre que adopta la librería, que el futuro de estos establecimientos pasa por entrelazar libros y tecnología, y más concretamente, a los amantes del movimiento maker. Solo Londres dispone hasta ahora de espacios similares.

Los creadores del concepto, Jeroni Boixareu y Ferran Fábregas, proponen nuevas maneras de aprendizaje y de trabajo íntimamente ligados a la tendencia educativa STEAM (acrónimo inglés de Science, Technology, Engineering, Arts y Mathematics), en un espacio donde desarrollar proyectos propios, codo con codo con otros makers, para favorecer el intercambio de conocimientos.

Sin límites de edad, para iniciados y expertos, Bits & Books integra diferentes espacios y servicios. En un local de 100m2 que los propietarios ya prevén ampliar a 150m2 antes de que finalice este año, ofrece ubicaciones para el coworking, tanto destinados a clientes fijos como knowmads (nómadas del conocimiento) y makerspaces. Disponen de impresora 3D, maquinaria de corte a láser y escáner 3D, además de una selección de componentes en venta para las creaciones maker. Bits & Books ofrece también la posibilidad de poner a la venta en el local las construcciones realizadas in situ por los propios usuarios del espacio.

Cursos de robótica, impresión 3D, Arduino y realidad virtual

El conjunto de servicios y dispositivos tecnológicos se complementan con una oferta de cursos y talleres, tanto para adultos como niños, con la particularidad que aquello que se diseña y se construye te lo llevas a casa, desde unas gafas con leds en los extremos para poder leer en la cama hasta una máquina recreativa o una impresora 3D. Los precios varían en función de los elementos utilizados, y abarcan desde la gratuidad hasta los 350 euros del taller de mayor coste, en el que se construye una impresora 3D. “En los talleres trataremos temas muy diversos y de diferentes niveles de dificultad. Ya tenemos programados los de robótica, impresión 3D, creaciones con Arduino y de realidad aumentada o virtual”, comenta Boixareu.

Bits & Books ya nos muestra las primeras creaciones makers hechas por los mismos creadores del espacio. “Las mesas y las estanterías de la librería las hemos hecho nosotros mismos, utilizando los servicios que ofrecemos en el local”, explica Fàbregas. También encontramos elementos construidos por sus primeros usuarios, como el kit de sintetizador musical que funciona con una Raspberry Pi, una especie de miniordenador de bajo coste; un kit educativo para escuelas hecho con Arduino; un sistema de placas para construir dispositivos digitales e interactivos; y una curiosa estructura de madera que mezcla arquitectura y biología, destinado a ser un hotel para insectos.

El conocimiento se democratiza y los precios de los componentes, también

“Antes la tecnología estaba tan solo en manos de las empresas, que eran las únicas que se lo podían permitir. Ahora, el conocimiento se ha democratizado y los precios de los componentes, también. Esto permite que cualquier persona, con nociones técnica mínimas y a muy bajo coste, pueda construirse estructuras sorprendentes de domótica o informática, pero también muebles u obras de arte”, comenta Fábregas.

Fundada en 1937, la Librería Hispano Americana fue adquirida en 1950 por la editorial Marcombo, actual propietaria del establecimiento, fecha en la que inició la especialización en el libro técnico y científico. Bits & Books busca ser un lugar “donde convergen ciencia, tecnología y arte, con un fuerte vínculo con la educación”, afirma Fàbregas. El nuevo espacio creativo, que ha supuesto una inversión de 70.000 euros y la contratación de tres personas que se suman a las ocho que ya trabajan en la librería, dibuja el futuro a la librería tradicional.